Que esto sea el comienzo de algo y podamos soñar

Estábamos en la discusión del sistema, uno de los modos más absurdos de perder el tiempo, porque los líderes de la Premier no tienen modos fijos. Así y todo, estábamos en ¿cómo lo paró Gago? ¿era 5-3-2? ¿y entonces cómo es que esos dos no pintaron por el área en todo un tiempo? Así fuera un 4-1-5 no hubiera cambiado el sopor de un fulbito sin filo, un tedio exasperante, como si lo que los jugadores entendieron era que es posible jugar sin pensar que enfrente hay un arco al que hay que atacar toda vez que se pueda.

Mirá también

Pero cuando todo indicaba que seguiríamos preguntándole al oráculo cómo era posible que estuviera Caramelo y no Aníbal Moreno y sobre todo los motivos por los que Correa estaba jugando de entrada, justo ahí, entonces, una serie de rebotes que hasta hace una semana no entraban, esos mismos esta vez le cayeron al Chueco Mena (se merece que le caigan todas y que se le dé el gol) y el Correa desconectado que la clava y aunque no lo crea ni Dios, al fin ganando. Y enseguida un centro-gol de Rojas, otro al que se le dio en modo insólito (merece que entren las buenas, pero todo suma cuando te falta todo por todos lados).

De pronto dos goles arriba y ahí Gago movió el banco bien y a tiempo (doble mérito) y todos metieron con fiereza, aferrándose al triunfo como el náufrago a la balsa. No jugamos bien pero había que cortar la sequía y ver si -como dice nuestro técnico- podemos empezar a acostumbrarnos a decir el verbo “ganar” y que el torneo deje de llamarse para nosotros calvario semanal y vuelva a llamarse como lo llaman todos, Liga Profesional. Hasta pudimos hacer alguno más.

Quizás sí, finalmente, se trata de sistemas: del sistema de la confianza en el juego asociado, del sistema que coloca al Osito bueno en su lugar de titular indiscutido y saca al Oso malo de sus funciones, del sistema de querer ganar siempre. Ojalá esto sea el comienzo de algo y haga que estos cinco partidos que quedan nos permitan soñar, otro verbo que hace tiempo necesitamos volver a pronunciar.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *