Pulga Rodríguez, patrimonio nacional –




Por Ezequiel Fernndez Moores, para Revista Anfibia

Fotos: Carolina Niklison / Anfibia

Luis Miguel Rodrguez naci poco antes de que se cumplieran las primeras seis horas de 1985, ao de Argentinos Juniors campen de la Libertadores y del “Nunca Ms”, el juicio histrico a las Juntas Militares. “Naci en esta misma casa entre las cinco y las seis de la maana del 1 de enero de 1985”, precisa Beatriz Ardiles, Bety, desde Simoca, con fondo de canto de gallos. “Tres kilos ochocientos”, anunci Pocholo -Pedro Rubn Rodrguez, el padre, ya fallecido-. “Lo pes en esa balanza que antes era la balanza de pesar los pollos”, cuenta Bety y suelta la risotada. Unos meses antes, un Luis Miguel de apenas 13 aos ya haba almorzado con Mirtha Legrand y ofrecido sus primeros shows en San Miguel de Tucumn. Pero el artista mexicano no tuvo nada que ver con el nombre del sexto de los nueve hijos (una niita muri). Le pusieron “Luis” en homenaje a Hugo Luis, hermano ms chico de Pocholo. Y “Miguel” por Miguel Angel, hermano de Bety. “No fue por el cantante, sino por la familia”, cuenta Bety. La familia, claro, son Los Rodrguez de Simoca, municipio de ocho mil habitantes en el sureste de Tucumn, fundado como “villa” en 1859 y a 52 kilmetros de la capital San Miguel. El Andrs Calamaro de Los Rodrguez de Simoca sera Pulga. O Pulguita. O Miguel, como todava le dicen en Simoca. Como sea, Luis Miguel Rodrguez (1,67m y 71 kilos), es la mejor alegra que ha tenido el ftbol argentino en tiempos difciles de pandemia.

Si Luis Miguel no se debe al cantante, Pulga tampoco es por Messi. Pulga, en rigor, le dicen a Walter, hermano mayor que dio su apodo a Pulguita. Walter, 44 aos, nueve hijos, tres nietos, debut a los trece aos en Alto Verde (el club que est pegado a la casa de los Rodrguez), fue temperamental volante derecho en Atltico Tucumn y, ya retirado, funcionario en el gobierno peronista de Simoca.

Walter fue clave cuando Luis Miguel, frustrado por tanto desamparo, quiso dejar el ftbol y se fue a trabajar con pap Pocholo, albail y pintor. Pulguita era uno de los mejores en las canchas que el Inter de Italia financiaba en la vecina Monteros, en el monte tucumano, rea caera de la provincia. Esos clubes son complejos que poderosos equipos europeos apoyan en el Tercer Mundo no solo por mera filantropa, sino tambin para captar a un Maradona o a un Messi a precio cero. Pulguita tena catorce aos y ya haba debutado en la Primera de Unin Simoca, el otro club de su ciudad. Fue uno de los cuatro pibes seleccionados por el representante Jos Ismail para una prueba en Italia. Era el Inter del magnate petrolero Massimo Moratti, de Ronaldo y Roberto Baggio. Maradona ya nos haba enseado que el “calcio” era en esos aos la meca del ftbol. “Pulguita” viaj varias veces. Cuenta que pas inclusive un da en la casa de Javier Zanetti, “il Capitano”, mito argentino en el Inter, hoy vicepresidente del club que ahora est en manos chinas. Cosas del ftbol globalizado.

Fotos: Carolina Niklison / Anfibia

En uno de esos viajes, Pulguita casi recala en Real Madrid (“Ismail dijo que no porque si se enteraban en Inter nos mataban”). En otro -ya cerradas las puertas del club italiano “por las cagadas del representante”- termin perdido, sin dinero, vivienda, pasaporte ni idioma, en un Mcdonald’s de la estacin de tren de Bucarest, con oferta supuesta para jugar en el Craiova rumano a cambio de 500 dlares mensuales. Otra vez sopa. Europa qued como eterna “cuenta pendiente”.

La vuelta fue difcil. “Lo primero que le dije a mi vieja fue que nunca ms me iba a ir de Tucumn”, cont alguna vez Miguel, como le dice “Bety”, descripta a su vez en Simoca como “la mejor cocinera de guiso de pollo en el mundo”. Miguel pas a trabajar con Pocholo y a jugar hasta tres partidos por fin de semana a cambio de setenta pesos. En 2004 volvi a dejar Tucumn. Lo fich Racing de Crdoba, que jugaba el Torneo Argentino A. Racing ascendi al Nacional B, pero Pulguita jug poco y decidi volver nuevamente a Simoca, una ciudad fundada en 1859 y cuyo nombre, segn algunos historiadores, proviene del quichua “shim mu kay”, que significa “lugar de paz y silencio” o “lugar de gente tranquila y silenciosa”.

Por segunda vez, Pulguita pens en dejar el ftbol. Walter, su hermano mayor, logr que Ismail cediera su condicin de dueo del pase de Luis Miguel. Ya dijimos que Pulga es un hombre de temperamento.

De vuelta en Tucumn, en 2005, Pulguita jugaba otra vez en Unin Simoca, bien cerquita de la misma casa en la que haba nacido veinte aos antes, despus de que Bety pas dos das enferma y haciendo trabajo de parto. Es la misma casa desde la que Bety respondi los mensajes para esta nota. “Barrio Antonio Garca 24 vivienda. Esquina Repblica Argentina. Pasaje Carlos Gardel. Nmero de casa 706. Simoca”. La misma casa en la que hubo fiesta el ltimo viernes, despus de que Pulga llev a Coln de Santa Fe a la conquista de su primer ttulo de Primera Divisin en 116 aos de historia.

Los 6 GOLAZOS del “Pulga” Rodrguez en la Copa Diego Armando Maradona

Era la final de la Copa de Liga contra Racing. La TV de pago (el “Pack ftbol” de Fox y TNT) anunci todo el da el partido. Pero se pasaron la previa comentando el anuncio de retiro de Carlos Tevez. Que su pelea con Juan Romn Riquelme, que Boca lo trat mal, que pobre Carlitos “el jugador del pueblo” y que etctera, etctera. Fueron cerca de siete horas de etcteras. El partido se acercaba y la imagen se trasladaba al estadio Centenario de San Juan, escenario de la final. Pero an dentro del campo de juego todos seguan hablando de Tevez. El Pollo Vignolo, Gustavo Lpez, el Bichi Fuertes. Todos. Faltaba apenas media hora para que comenzara el partido y Tevez segua en pantalla. Su conferencia de prensa termin apenas cinco minutos antes de que empezara la final. Chau Carlitos, hola Pulga. Jugador del pueblo.

Contbamos que en 2005 Luis Miguel Rodrguez jugaba otra vez con Unin Simoca. El duelo esa tarde era contra Azucarera Argentina por la Primera B de la Liga Tucumana. Anot doce goles en el primer tiempo, que termin 16-0. Podran haber sido muchos ms, pero no hubo segunda etapa. Los rbitros no cobraron sus honorarios correspondientes y se negaron a seguir. Rodrguez tena 20 aos. Enterado de los doce goles, el periodista Walter Saavedra busc al jugador rcord. Lapsus geogrfico incluido, es notable el hallazgo en el tramo final de la entrevista.

—Hincha de qu equipo? —pregunta Saavedra. —De Tucumn o de la Argentina? —inquiere “Pulga”. —De Tucumn —precisa el periodista. —De Tucumn, de San Martn —responde “Pulga”. —Y de Buenos Aires? —pregunta Saavedra. —De Boca.

Es un hallazgo, porque Pulga (para esta parte hay que decirle Pulga) es el segundo goleador e dolo mximo de Atltico Tucumn, rival eterno de San Martn, los dos grandes del ftbol tucumano. Acaso no dicen que Ricardo Bochini era de Racing cuando era pibe? Y Maradona no era de Independiente? En rigor, Pulga desde hace tiempo que no es ni de Unin Simoca o Alto Verde, ni de Atltico o San Martn. Ni Coln ni Boca (al que estuvo cerca de llegar en 2009). Luis Miguel “Pulga” Rodrguez pas a ser de todos. Patrimonio nacional, como le cantaban a Diego cuando no queramos que se fuera a Europa.

Fotos: Carolina Niklison / Anfibia

Quin, excepto los hinchas de Racing, por supuesto, no quera que Coln y “Pulga” celebraran el viernes pasado? Quin no se alegr con su ftbol desenfadado? Cmo no sentirse algo representado con ese jugador petiso, sin los pectorales de Cristiano Ronaldo, nuestro PR7 algo lento y sonrisa de potrero?

Le pido a Csar Carignano, ex Coln entre tantos clubes, hoy periodista y escritor, que me defina al crack. “Pulga –me escribe- es una reivindicacin en s misma. Reivindica el potrero, la gambeta, el engao y el disfrute”. Carignano dice que “Pulga” reivindica qu es la velocidad en el ftbol y qu es jugar en estos tiempos ms atlticos. “Pulga es poesa pura”, afirma Carignano en audio. El colega Leo Noli escribi tiempo atrs en La Gaceta de Tucumn la historia de “El Mudo” Abelardo. El abuelo materno -al que Pulga no conoci- era goleador temible, demasiado jodn para llegar a crack y muy peronista. En plena Revolucin Libertadora gritaba su “Viva Pern!” cuando cerraban los bailes “y sala disparando”. Pap Pochola le dijo alguna vez a Pulguita que acaso su talento para el ftbol lo hered de “El Mudo”.

En 2005, el hermano Walter ubic a Pulguita en el equipo de UTA (Unin de Transportes Argentinos), torneo regional, por 400 pesos mensuales. El nombre y los golazos comenzaron a circular y el ex jugador Jorge Solari se lo llev en 2005 para Atltico Tucumn. En la temporada 2007/08 el Atltico del “Indio” Solari fue “una maquinita” en el Torneo Argentino A. “Un equipo champn”, lo defini una vez el propio Solari. All fue donde Pulguita comenz a festejar goles levantndose la camiseta y mostrando la leyenda “I love Simoca”.

Logrado el ascenso, Atltico sigui bien en el Nacional B. Pulguita anot 23 goles y, una tarde de 2009, Diego Maradona lo convoc a la seleccin para un amistoso ante Ghana en Crdoba. La noticia se la dio Carlos “Bolilla” Oardi, uno de sus periodistas ms amigos. Pulguita par el auto. Le temblaban las piernas.

Espectacular cao del Pulga Rodriguez… al arbitro

En Buenos Aires tuvo que pedir ayuda para llegar al predio de la AFA en Ezeiza. “Qu hacs Pulga, cmo ands? Todo bien?”, le pregunt Diego en la primera prctica. (“Y yo no poda conjugar dos palabras”). Jug algo ms de media hora contra Ghana. Argentina, con jugadores del medio local, gan 2-0 con goles de Martn Palermo. Hoy se arrepiente de no tener una foto propia con Diego. Apenas una de una prctica: Diego da indicaciones y l lleva la pelota. Hizo un cuadro con esa foto.

En la final del ltimo viernes, tras la victoria 3-0 ante Racing, “Pulga” record a su compaero Facundo Faras (18 aos, podra ser su hijo) que fue baja por Covid, cit como ejemplo a otro club chico (Defensa y Justicia) y luci gorro del Diego. “Llor mucho con su muerte”, me cuenta Oardi. Diego viva tirando caos, como Pulga le tiraba a los rbitros antes de los partidos. Hasta que empezaron a cerrarle las piernas.

Newell’s Old Boys (2009-10) fue el nuevo desafo fuera del terruo. Pero se recuerda un golazo a Boca y no mucho ms. Hubo que volver a Tucumn. Y los aos que ayudan a crecer. En el “Decano” (Atltico Tucumn) su ftbol lo encontr ya ms maduro, dentro y fuera de la cancha. “El ftbol –le dijo una vez a El Grfico- me sac todos los vicios”. Por eso super una nueva cada cuando en 2011 se rompi los ligamentos de la rodilla derecha y estuvo seis meses parado. Ayud que Walter lo sac de un momento depresivo llevndolo a Simoca para recuperar vida.

En 2014 anot un golazo de media cancha a Independiente, en 2015 fue campen del Nacional B y en 2017 finalista de la Copa Argentina. Fue suplente en un partido histrico del Atltico que diriga Pablo Lavalln, cuando se clasific a la Copa Libertadores llegando al estadio de Quito sobre la hora y con camisetas prestadas de una seleccin juvenil argentina que tramit el entonces embajador en Ecuador Luis Juez.

En junio de 2017, el arribo del DT Ricardo “Ruso” Zielinski favoreci su mejor momento. El suyo y el del Decano, que jug la final de la Copa Argentina contra River y lleg a ubicarse entre los ocho mejores de la regin (cuartos de final de la Libertadores). El estadio fue una fiesta el da de su gol nmero cien (los hinchas tiraron cien pelotas desde las tribunas). Pulguita era Gardel. Pero a comienzos de 2019, inesperadamente, se fue otra vez de Tucumn. El jugador neg siempre que su partida se haya debido al declive poltico del ex gobernador Jos Alperovich, que supuestamente aportaba dinero para retenerlo. Y que haba dejado de hacerlo una vez que perdi con Juan Manzur, gobernador actual, una puja interna que afect a Atltico, porque ftbol y poltica, sabemos, han ido histricamente de la mano.

Un ao antes, fines de 2018, Pulguita haba hecho pblica su afiliacin al peronismo junto con su compaero y amigo de Atltico Guillermo “Bebe” Acosta y hasta circularon rumores de que se presentara como candidato en las elecciones de 2019, pasacalles includos. El jugador particip de actos, donaciones y fotos. Pero, dicen los que ms lo conocen, siempre busc que todo (visitas a hospitales, sillas ortopdicas, bicicletas en el Da del Nio, vestirse de Papa Noel, partidos benficos) estuviese vinculado con ayudas a Simoca, donde Walter (“Pulga”) fue funcionario, su hermana Karina ahora es legisladora y Pulguita mantiene su residencia.

“Increble que te dejes usar, Pulga”, leo en uno de los foros de la prensa tucumana. “A ver si entends –replica otro- El Pulga es peronista”. Basuras al margen, algunos foros me llevan a pensar que, si “Pulga” hubiese fracasado como jugador, desde algunos sectores lo habran masacrado por su acercamiento a la poltica. Al peronismo. Como sea, apareci Coln de Santa Fe. Ms dinero y el desafo, a los 34 aos, casado con Paula (su mujer de toda la vida) y con dos hijos, de abandonar la zona de confort y probarle al ftbol argentino que los cracks no siempre tienen que jugar precisamente en Boca o River.

“Siempre es igual –me dice el Ruso Zielinski-, pods haber sido siempre un crack, pero en Buenos Aires, si sos del Interior, te ‘descubren’ solo despus de una buena campaa como esta de Coln. Est el preconcepto del vago, de que el habilidoso no corre, pero Pulga fue siempre un profesional cien por ciento. Primero en todos los entrenamientos. Capitn. Con sacrificio para el equipo y que hace tcticamente lo que le peds. Un diferente, que te deja con la boca abierta en los entrenamientos, pero adems vivo, inteligente. Y un tipo brbaro, y muy comprometido con su sociedad”.

Le prenunto a Zielinski (actualmente en Estudiantes de La Plata) si acaso hablaban de poltica con “Pulga”. “De poltica no, pero s de cien mil cosas, de todo lo que puedan hablar dos tipos que se aprecian y de buena relacin…Conocs Simoca?”, me pregunta el Ruso. Porque me dice que para conocer a “Pulga” sera bueno comenzar por Simoca, porque “hay que conocer los interiores de las provincias”, de Tucumn, Santiago del Estero, Catamarca, Jujuy, su vida y sus carencias, y porque Luis Miguel, que viene de all y que trabaj mucho para llegar donde lleg, le hablaba mucho de Simoca, la ciudad que se jacta de ser Capital Nacional del Sulky y que celebra todos los sbados una Feria mtica de pueblo donde hay de todo. Y que Pulga, me dice Zielinski, “ayuda mucho a Simoca”.

Emocionan en estas horas las imgenes de la fiesta histrica de Coln, campen por primera vez en ms de un siglo, los videos de abuelos shockeados, de Dady Brieva, de Los Palmeras y el “sabalero sabalero”. Emociona ms porque Coln se rehzo tras la final de Sudamericana que perdi en Asuncin contra el ecuatoriano Independiente del Valle, con Pulga -que ya haba perdido a pap Pocholo- errando un penal, rumores de que quera irse y otra vez ese cierto odio clasista (algunos, veo en los foros, le decan “Punga” Rodrguez).

Pulga lider la nueva gran campaa del equipo que dirigi Eduardo Domnguez con un equipo que combin veteranos y pibes del semillero. En la semifinal contra Independiente de Avellaneda, Pulguita anot gol y asistencia, pero me impresion una imagen en especial. Coln ganaba 1-0, faltaban pocos minutos y un tiro libre suyo deriv en peligroso contragolpe para el Rojo. Pulguita, que ya ms veterano aprovecha su gran pegada para jugar en estilo Riquelme (“su mejor lugar en la cancha es libre, sin referencia”, me dice Zielinski), corri sin embargo cuarenta metros en pique desesperado para evitar el posible empate. “Correr por el hambre y despus por la gloria”, elogia a Pulga el diario espaol AS, citando al antroplogo y documentalista de ftbol David Mata.

En la final del viernes (Coln termin ganando 3-0 en gran exhibicin) se lastim y fue reemplazado. Acaso fue su ltimo partido en Coln. Todos lo seguan mirando a l. Y l diciendo que “la gloria no tiene precio” y que “si tuviese un avin me ira volando a Simoca”. A su pueblo lleg el sbado por la noche. Caravana de motos, recepcin en Unin Simoca y distincin del intendente: “Persona ilustre y embajador del deporte”.

Wikipedia publica siempre el apartado “Personalidades” cuando describe a cada ciudad. En Simoca la enciclopedia dice que la personalidad de la ciudad es “Luis Miguel Rodrguez alias ‘Pulga’. Dios de los goles lindos”.



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *