por qué no festejó, “fue muy triste que nos roben” y “estoy para jugar un ratito más”

“No lo festejé en ese momento: me quedé parado. Ante Vélez me cobraron una falta porque la toqué con la mano, y nunca la toqué. Fue muy triste que nos roben un gol de esa manera…”.

Las declaraciones de Suárez

Mirá también

Matías Suárez se quedó parado. Lo abrazaban Borja, Solari, Zuculini. Gallardo metía puñito… Pero él eligió quedarse quieto, expectante. No quería pasar de nuevo por lo mismo. Aquella desilusión del 6 de julio en la que Roberto Tobar le anuló un gol por una mano que no percibió ni siquiera viendo 43 veces la jugada, pero que cobró ante la insistencia de Rafael Traci (VAR) y Braulio Machado (AVAR), apoyándose además en su asistente Claudio Ríos.

El video del gol de Suárez

Todos se acercaron a saludarlo, pero Mati se mantuvo serio. (Fotobaires)

Todos se acercaron a saludarlo, pero Mati se mantuvo serio. (Fotobaires)

No gritó, Suárez. Y merecía gritar ese gol. Porque valió. ¿Cuánto? Mucho, tanto para River como para el propio Matías. Si en el último año calendario padeció más de lo que jugó. Si pasó por el quirófano para tratar una sinovitis de rodilla y luego tuvo una larga rehabilitación. Si regresó activo, con cuatro goles -dos decisivos, ante Alianza Lima y Colo Colo- en sus 438’ en el primer cuatrimestre, pero luego comenzó a pagar las secuelas de la inactividad con lesiones musculares. Si pasó por todo eso, y también por aquella injusticia en el Liberti, merecía gritar. Y con ganas.

Mirá también

“La rodilla está muy bien. Voy de a poco, Marcelo me va llevando. Creo que estoy para jugar un poquito más, pero cuando me toque, estaré.”.

Suarez está aun cuando juegue a cuentagotas: el cuerpo técnico no lo quiere sobreexigir, por eso anoche lo hizo entrar 17 minutos. Pero el tiro certero que le permitió volver al gol después de tres meses y 11 días -o 93’ en cancha- valida que continúa siendo una alternativa clave. Vigente pese a no tener el peso de otros tiempos, cuando convirtió buena parte de sus 34 goles en el club (rankea sexto en el ciclo MG junto a Mora).

Mirá también

“Cada vez que me toque jugar, voy a tratar de ayudar al equipo”, reflexionó el cordobés de 34 años, que con su grito le permitió a River volver a zona de Libertadores 23, arrimarse a Atlético y nutrir la confianza que había escuálida tras el golpe ante Sarmiento.

“Lo ganamos bien. El equipo hizo un gran partido”, dijo MS7 comprendiendo que su gol fue importante para River, pero todavía más para él. Y que por eso, pese a todo, merecía festejarlo.

Mirá también

El gol de Suárez destrabó un partido difícil para River. (Fotobaires)

El gol de Suárez destrabó un partido difícil para River. (Fotobaires)

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *