¿Por qué no expulsan jugadas violentas?

En un tiempo se decía que el mejor árbitro era el que entraba a la cancha con 22 jugadores y terminaba con 22. Una sentencia no apoyada por las reglas, ni por la justicia, que solo suponía que con buenos árbitros los jugadores se portaban siempre bien. Muchos dejaban pasar cualquier cosa para terminar con los 22. ¿Es eso lo que les pasa ahora?

En Godoy Cruz-Racing, Chancalay le revoleó un patadón en el muslo a Barrios, sin la pelota a distancia de juego, una grosería. En Colón-Unión, Garcé derribó a Alvez y lo pisoteó, pasándole los tapones por la pierna; ni siquiera pareció casual. Luego, Portillo le bajó la plancha a Aliendro, muy cerca del tobillo, que se dobló como si fuera de goma. Ya el viernes, en Lanús-Defensa, Pizzini también le clavó los tapones en el tobillo al Laucha Acosta.

Mirá también

En las cuatro jugadas, los árbitros sacaron amarilla. Tello debió ser corregido desde el VAR por Falcón Pérez; Herrera, por Rapallini, y Echenique, por Trucco. Vale decir que si de los jueces principales dependía, los cuatro iban a continuar alegremente jugando después de semejantes brusquedades.

Hablamos de al menos dos de los árbitros mejor conceptuados hoy por la conducción de los referís (Herrera y Tello, que está por viajar al Mundial).

Echenique sólo amonestó. Y discutió bastante con el VAR antes de echar a Pizzini.

Echenique sólo amonestó. Y discutió bastante con el VAR antes de echar a Pizzini.

Mirá también

Podemos destacar los aciertos del VAR, que no dejaron pasar esas barbaridades e hicieron ver sus errores a los colegas, aunque es para un seguimiento si esos jueces de cabina obran con igual rigor cuando están dirigiendo en la cancha.

En cambio, proponemos ver qué pasa con muchos árbitros de campo: están dejando que los jugadores se maten, que se peguen con saña, que se entren con violencia, que se lastimen. No fueron acciones a sus espaldas, o muy lejos de ellos, o con la visual cortinada: vieron de cerca esas incidencias y no les parecieron expulsables. Tomen nota, muchachos: están ayudando a los que pegan.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *