Por qué es un regreso especial para Benedetto

Rompió su sequía goleadora ante River y repitió en el partido siguiente ante Lanús para darle a Boca dos triunfos por 1-0 muy importantes. No estaba bien para el juego ante Huracán y por eso salió en el entretiempo. Y ni pudo viajar a Mendoza para visitar a Godoy Cruz. Pero Darío Benedetto ya está para volver este miércoles ante Quilmes por los cuartos de final de la Copa Argentina. En un cruce que le trae lindos recuerdos. 

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Pipa ya dejó atrás el cuadro gastrointestinal con fiebre que lo tuvo a maltraer entre miércoles y viernes de la semana pasada y ayer en la práctica abierta en Ezeiza se lo vio entrenándose a la par de sus compañeros sin inconvenientes, en una jornada que igualmente tuvo varias ausencias de peso como Marcos Rojo, Nicolás Figal, Sergio Romero y Luca Langoni.

A la vez, Benedetto parece haber dejado atrás la mala racha general que empezó con la arenga contra el Consejo, los tres penales fallados contra Corinthians y Talleres, los problemas en su tobillo y la pelea con Zambrano que derivó en una sanción de dos fechas impuesta por el club.

De esta manera, ya recuperado y a la espera de la recuperación de su joven compañero de ataque y nuevo goleador Langoni, el número 9 podría reemplazar a Luis Vázquez, quien estuvo en ese segundo tiempo frente al Globo y también contra el Tomba, en ambos sin poder convertir e incluso lejos de esa chance…. 

Mirá también

Mirá también

Lo especial de este partido para Benedetto no será solamente que jugará su primer encuentro como titular en esta Copa Argentina (Orsini vs. Central Córdoba de Rosario y Agropecuario, y Vázquez vs. Ferro), sino que Quilmes es el rival ante el cual se produjo su despegue en Boca, seis años años atrás, el 25 de septiembre de 2019 en la Bombonera.

En aquel momento, recién llegado desde el América de México, Pipa sólo había podido convertir justamente a Santamarina de Tandil por la Copa Argentina, pero había quedado expuesto con flojas actuaciones en las semifinales de la Libertadores ante Independiente del Valle (jugó por la banda en la ida y fue el banco en la vuelta, y el equipo de Barros Schelotto fue eliminado) y no venía bien en los partidos más bravos del torneo local con cuatro juegos sin goles.

Mirá también

Mirá también

Boca vs Quilmes festejo de Benedetto
Foto Ricardo Alfieri

Boca vs Quilmes festejo de Benedetto
Foto Ricardo Alfieri

Hasta que llegó Quilmes y por fin pudo mostrar todo su repertorio de crack para cumplir el sueño de anotar en el Templo xeneize. Y fueron tres golazos, uno de taco, otro con un bombazo y el restante de cabeza, además de una asistencia también de taco para Ricardo Centurión. “Venía soñando con tener un partido así, con irme de la cancha de esta manera. No venía convirtiendo pero sabía que se me iba a dar. La descarga fue muy fuerte, me saqué la mufa“, dijo tras el triunfo por 4-1, y eligió como su favorito… el pase de taco a Centu antes que los goles.

Esa fue la última vez de Pipa contra Quilmes, porque luego de esa temporada descendió. Y este miércoles lo volverá a ver. Con algún recuerdo más que especial.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *