¿Por qué Boca quiere cruzarse con River en semis?

“El clásico se gana metiendo más goles que el rival, el contrario no pateó al arco”. La frase de Juan Román Riquelme sobre la victoria de Boca en el último Súper todavía está fresca. Por lo reciente y por lo picante. Fue la manera que encontró el vice, con su sello (diciendo sin decir), de referirse a ese triunfo marcando a la vez la superioridad de su gestión sobre River. Pues bien, bajo ese aura, bajo esa racha, bajo esa nueva era, el Xeneize va por más: va por el golpe semi final….

Es así: si bien el adversario de este miércoles por los cuartos de final de la Copa Argentina es Quilmes, el foco está puesto en volver a encontrarse con el equipo de Gallardo en semis. Porque si ambos pasan, se cruzarán otra vez en dos meses.

Mirá también

En Boca ya sienten que ya ganaron el primer campeonato dentro del actual campeonato: ese 1-0 en la Bombonera con gol de Pipa confirmó la paternidad de estos tiempos y marcó un quiebre en la pelea. El equipo de Ibarra se metió en la lucha por el título y el de Gallardo acusó el impacto: nunca pudo terminar de recuperarse. Y hoy está lejos.

Por eso, ahora el objetivo que se palpita puertas adentro, la motivación que despierta el partido de este miércoles ante el Cervecero, es tener la posibilidad de otro cara a cara con River y de darle la estocada a este mal momento del Millo. Y no sólo dejarlo afuera otra vez como pasó en el 2021 (octavos de final, en La Plata), sino sacarle uno de los pasajes a la Libertadores 2023.

Mirá también

Boca viene de festejar en el último Súper con gol de Benedetto. (Foto: Prensa Boca)

Boca viene de festejar en el último Súper con gol de Benedetto. (Foto: Prensa Boca)

Mirá también

Justamente, ese boleto Boca ya lo tiene asegurado por ganar la Copa de Liga. Por eso ahora, su otro gran objetivo es hacer lo que esté a su alcance para que River no lo obtenga. Ya la victoria en la Bombonera por la Liga sumó a esa causa, porque alejó al Millo del título y, si bien todavía tiene la chance por la tabla general, lo dejó herido para el sprint final. Y hay varios atrás que van por esa plaza, como Argentinos, que ayer ganó y quedó a sólo ¡3 puntos! del Millo.

Por eso, recortarle ese pasaporte que entrega la Copa Argentina se transformó ahora en un estímulo para Boca, que si bien también está enfocado en el torneo local (está a dos puntos de Atlético Tucumán), sigue buscando motivaciones que excedan la coyuntura. Porque en definitiva, lo que está en juego, ya lo ganó: es el actual campeón a nivel local, es el defensor del trono en la Copa Argentina y ya tiene el pasaporte copero. ¿Entonces? El clásico rival siempre es una tentación, sobre todo cuando la racha viene a favor.

Lo que está claro es que Boca ya cambió el chip con River. Otra vez, se siente ganador a la hora de enfrentarlo. La frase de Hugo Ibarra en la previa, aun a pesar de ser un DT novato en los superclásicos, marcó un poco el semblante interno del plantel a la hora de afrontar los Súper. “Vayan a alentarnos con mucha fe y ganas, nosotros haremos el resto”, dijo el Negro. Y así pasó.

Mirá también

Y ahora, internamente, aun a pesar de las súper bajas que tendrá el equipo en Mendoza, es la meta que asoma en el horizonte. Claro, para eso hay que ganar y el Millo tiene que hacer lo mismo ante Patronato, también este miércoles, en La Rioja.

Ventaja en los mano a mano

En los mano a mano, encima, Boca eliminó las dos veces a su eterno rival. Ambas en 2021. Una, la citada por Copa, en La Plata. La otra, unos meses antes, por la Copa de la Liga, en la Bombonera, también vía penales. Y a eso hay que sumarle esta marca 100% efectiva del 2022: el triunfo con Battaglia como DT en marzo, el 1-0 de Villa con la camiseta amarilla en el Monumental; y el último 1-0 con el festejo de Pipa en el alambrado, de local, ya con Ibarra al mando. Este envión, claro, también actúa de señal.

Mirá también

Por todo, Boca tiene razones de sobra para afrontar el partido ante Quilmes a full. Será otra vez en Mendoza, donde encima viene de ganar el viernes pasado ante Godoy Cruz por la Liga. Y aunque el Negro tendrá que seguir combatiendo ausencias y algunas dudas, buscará poner el mejor 11 posible para llegar a la semi. Un detalle: jugará con el resultado de River puesto. Es decir que, cuando salga a la cancha a enfrentar al Cervecero, el Xeneize ya sabrá si lo tiene o no en semis.

La racha de 11 partidos sin derrotas y la seguidilla de seis victorias en los últimos siete partidos, también fortalecieron el espíritu de un equipo que se sobrepuso a bajas de peso y también a un contexto que hace un tiempo no parecía alentador. Hoy sigue vivo y con chances concretas en todos los frentes y, como si fuera poco, quiere dar el golpe súper final…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *