plaqueta, la 10 de Barracas y más…

Juan Román Riquelme disfrutó el triunfo de Boca en su palco de la Bombonera, pero fue uno de los más buscados, claro, por la gente de Barracas. No sólo Iván Tapia, el capitán del Guapo, reconoció su idolatría por JR, sino que su hermano Matías, presidente del club, también cumplió su propio sueño: entregarle la 10 de su club al vice xeneize.

La imagen no pudo su mejor: la sonrisa de Román también lo muestra a Riquelme agradecido por ese reconocimiento, porque no sólo se llevó la 10 de Barracas la leyenda Román, sino también una plaqueta y hasta un banderín del club. La idolatría de JR en los Tapia quedó marcada a fuego en este partido que terminó 2 a 0 a favor del Xeneize.

Riquelme con Matías Tapia, hijo de Chiqui y presidente de Barracas, que le entregó la 10 del Guapo.

Riquelme con Matías Tapia, hijo de Chiqui y presidente de Barracas, que le entregó la 10 del Guapo.

Mirá también

Mirá también

“Día único. Ayer los Barraqueños cumplimos sueños. Yo cumplí uno. Todavía quedan muchos ! Feliz día a todos los trabajadores. Yo trabajaré incansablemente hasta verte en lo más alto guapo”, escribió en su Instagram uno de los hijos del presidente de la AFA y máximo mandatario de Barracas, junto con la foto del equipo en la Bombonera y la imagen junto con Román en las entrañas del Templo.

Como si fuera poco, Jonathan Blanco, otro de los jugadores del Guapo (quien ingresó en el segundo tiempo) también hizo público su fanatismo por Román con un tatuaje en la pierna izquierda en su honor que exhibió después del partido. “Es mi ídolo desde chico. Todo jugador que es hincha de Boca lo tiene de ídolo a él, a Martín Palermo. Son históricos”, contó.

Jonathan Blanco y su tatuaje de Román.

Jonathan Blanco y su tatuaje de Román.

Mirá también

Román volvió a sonreír

Después de mostrarse en varios partidos con gestos de preocupación por el nivel del equipo, esta vez en el palco de la Bombonera se vio a un Román más sonriente y aliviado con el triunfo del equipo de Battaglia.

Y una noche, Riquelme volvió a sonreír con el triunfo de Boca.

Y una noche, Riquelme volvió a sonreír con el triunfo de Boca.

Mirá también

Esa felicidad de JR tenía motivos de sobra. Primero, la victoria en la Bombonera por primera vez en el año por la Copa de la Liga, luego de cuatro empates y una derrota. Y segundo, la clasificación a los cuartos de final una fecha antes del final, lo que le permitirá al cuerpo técnico y a los jugadores ir con tranquilidad a La Paz.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *