Pérez suma apoyo para seguir


Parecía no haber vuelta atrás. En el club prácticamente todos auguraban que la historia estaba juzgada después de las palabras que Hugo Moyano disparó el miércoles: “Seguramente Pablo Pérez no va a seguir en Independiente”. La bronca que desató la expulsión del jugador contra Boca (0-0) había sido tal que el presidente de Independiente estaba convencido de que lo mejor era echarlo. La temperatura bajó y algunos dirigentes se tomaron un tiempo para reflexionar. Entre esos directivos se encuentra Héctor Maldonado, secretario general de la institución y mano derecha de Hugo. Notaron en el futbolista un sincero arrepentimiento por lo sucedido. Y todo pegó un giro tan drástico que ahora no es descabellado asegurar que hay algunas chances de que volante mixto continúe en Avellaneda. En síntesis: la novela todavía no terminó y al jugador se le abrió una ventana para entrar cuando ya empezaba a mirar desde afuera.

¿Qué fue lo que modificó el panorama? En primer lugar Jorge Bilicich, representante del jugador, había prometido que iba a traer dos ofertas de clubes de España. “Por el límite salarial que pone la Liga, no se va a poder hacer”, comentó el agente. La chance de irse a Newell’s también quedó descartada ya que la Lepra no está en condiciones de abonar ni el 30% del salario que el jugador percibe en el Rojo. Las opciones empezaron a caerse y en este momento no hay vías de escape abiertas.

Mirá también

Sin embargo, el motivo principal que podría atarlo a Independiente es otro. El jueves, los dirigentes habían llegado a un acuerdo de palabra con el jugador en relación al monto que iban a tener que abonarle para efectuar su desvinculación. Quienes conducen los destinos de la institución se comprometieron a tratar de conseguir ese dinero, aunque la determinación le cayó muy mal al plantel. El club está atrasado en el pago de los sueldos, premios y bonus por trayectoria de muchos futbolistas que hicieron trascender su malestar. En definitiva, pagarle a Pérez una gran suma de dinero al contado y no estar al día con el plantel se torna un despropósito.

Mirá también

En ese contexto, parte de la dirigencia ahora quiere que Pérez siga para evitar un mal mayor. La posibilidad de abonarle la rescisión en cuotas quedó desechada este viernes. La CD está en contacto permanente con Pérez. “Vamos a hablar con él. Independiente precisa un compromiso de él con la institución y no que la perjudique. Ojalá lo pueda entender. Estuvimos charlando con él y lo vimos triste, arrepentido”, comentó Maldonado. En las próximas horas habrá más charlas con el jugador. Hay dirigentes que, tras hacer una radiografía de la situación, quieren que continúe para evitar un potencial conflicto con el plantel. El gran problema es que Hugo Moyano quedó preso de sus palabras y a esta altura de los acontecimientos cualquier resolución estará signada por la desprolijidad.

¿El jugador aceptará permanecer después de todo lo que pasó? Por lo pronto, en caso de que siga los dirigentes intentarán que juegue el clásico del domingo 9 de febrero ante Racing. El Tribunal de Disciplina le aplicó una sanción provisoria y no podrá estar este sábado ante Central. Si le dan más de una fecha, Independiente pedirá que el volante pueda estar ante la Academia y que cumpla la suspensión luego del Preolímpico que está disputando la selección Argentina Sub 23, ya que el Rojo tiene afectado a Gastón Togni.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *