Pekerman merece un aplauso

Este viernes en la Bombonera, quizás se pueda hacer un acto de justicia. Y es que el público presente, ese que agotó las entradas para ver a Messi, también podría hacerse un tiempo para brindarle un caluroso aplauso al padre de la criatura, al padre de la Scaloneta. Muchos jóvenes que colmarán las tribunas solo quieren ver al rey del fútbol, pero si desde el 2004 Leo defiende la camiseta de la Selección en parte fue por la sagacidad de un grupo de dirigentes y entrenadores que formaron la generación Pekerman, que lo scoutearon para que jugara para Argentina y no para España. La Pulga es la punta final de un ovillo: en el medio el maestro José (junto con Hugo Tocalli) diseñó un plan que comenzó en 1994, que se extendió hasta el 2007 y que tuvo reminiscencias con el ciclo del Bocha Batista.

Mirá también

Este viernes estará dando órdenes en Venezuela, arrancando un proyecto, como el que ya hizo con éxito en Colombia. Tiene un cuerpo técnico con pasado en Ezeiza, como Batista y Leandro Cufré, quien fue campeón Sub 20 con el cuerpo técnico argentino, en el Mundial de Malasia 1997. Obvio que el foco no estará puesto en un rival que ya está eliminado de Qatar y que apunta a intentar pelear una plaza para el 2026. Pero intrínsecamente, por lo que enseñó, por los valores que inculcó, por sus formas, parte del éxito actual es gracias a ese orfebre que recorrió todo el país, para que no se le escaparan un Aimar en Río Cuarto, un Scaloni en Pujato, un Samuel en Rosario y más…

Mirá también

No será la primera vez que José enfrente a Argentina. Ya lo hizo en cuatro oportunidades cuando dirigía a Colombia. Pero estaría bien brindarle el reconocimiento que se merece, un aplauso, una plaqueta, en un partido que sólo servirá para darles rodaje a muchos jugadores argentinos y para hacerle la despedida al plantel, en lo que puede ser el último match antes del Mundial en nuestro país.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *