Paulo y al Bolso – Olé


Se para, Gallardo. Se para y, en llamas, grita una pregunta. “Paulo, ¿qué tapones tenés?”. El chileno Paulo Díaz le muestra la parte baja de su botín. Van 10’ del amistoso ante Nacional y el deté ya está enchinchado. No puede creer cómo el zaguero quedó tan expuesto en el mano a mano ante Ocampo, quien lo eludió con un quiebre de cintura que lo dejó tapones al Norte…

Paulo Díaz arrancó así su noche en Maldonado. La continuó por la misma línea. El hombre que aspira a ser el reemplazo de Lucas Martínez Quarta ante Independiente (suspendido por acumulación de amarillas) sólo jugó 45 minutos. Dirán los días y los entrenamientos si su actuación en el primer tiempo ante Nacional condicionará sus oportunidades para ser titular el domingo 19… Porque cometió furcios futbolísticos tanto en el 0-1 como así también previo al 0-2 (cometió el penal que derivó en el gol de Bergessio: le metió un codazo a Matías Viña) y -aunque el error inicial fue de Javier Pinola- no pudo cerrar en el 0-3. Porque Trasante, con el cuerpo, lo movió y definió cruzado ante Armani…

Paulo supo decir en San Martín de los Andes que quería demostrarle a Gallardo que podía ser titular en este River. Su primera prueba de 2020 no fue del todo positiva. En 2019, su desempeño tampoco fue el ideal. En su primer semestre en River, en el que debió adaptarse a su nuevo club y a la vida de largas madrugadas de padre primerizo (el año pasado nació el pequeño Agustín). a Díaz le le tocó estar de entrada ante Talleres y Vélez, cruces en los que no había mostrado la solidez que sí tuvo en su paso por San Lorenzo. Su ingreso en la final de la Libertadores ante Flamengo tampoco había sido bueno. Anoche, Paulo y al Bolso…

PUNTA DEL ESTE (ENVIADO).

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *