patadón de roja y el llanto desolador de Zeballos

No se habían terminado de acomodar en la cancha y ya se había picado el partido producto de una patada criminal de un futbolista de Agropecuario que le costó la roja a los cinco de juego. Agustín Leyendeker fue el autor de la infracción que no solamente dejó con uno menos a su equipo, sino también a Boca: su víctima, el chico Exequiel Zeballos, de apenas 20 años, tuvo que abandonar el campo de juego como consecuencia del patadón.

Fue llamativo, también, el accionar del árbitro Maximiliano Nicolás Ramírez, que en primera instancia amonestó al defensor de Agropecuario, pero que luego, en medio del tumulto que se generó a partir de la infracción, recibió la indicación del primer asistente Pablo González de que debía echarlo. Así lo hizo y enmendó el error: era falta de roja directa, no de amarilla.

Agropecuario -  Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Agropecuario – Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Agropecuario -  Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Agropecuario – Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Agropecuario -  Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Agropecuario – Boca. El asistente va y le informa al referí que cambie la amarilla x roja.

Pero la imagen más dolorosa no fue la de la patada sino la que se vio después, con Zeballos ya afuera del campo, sentado en el banco, sumergido en un llanto desolador. No era (únicamente) el dolor que sentía en el tobillo, ya recubierto de hielo; más bien era el dolor de no haber podido continuar en el partido.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *