Palavecino y su noche soñada

Fue hace un tiempito y tuvo muchísima repercusión. A Mauro Camoranesi, el argentino campeón del mundo con Italia en el 2006, le preguntaron quién era el mejor jugador del fútbol argentino. Y su respuesta llamó la atención: Agustín Palavecino. Claro, en ese entonces, comienzos de septiembre, el volante alternaba la titularidad y, de hecho, River venía de empatar ante el Rojo, y el Muñeco lo había sacado en el entretiempo. Incluso, en varios partidos ni siquiera había sido el primer cambio: antes que él, entraban Carrascal, Paradela, Simón o Tomy Galván (como en aquel 1-1 ante el Lobo en La Plata).

Mirá también

Es que de aquellos primeros partidos en los que parecía adaptarse más rápido que el resto de los refuerzos (con gol a Boca incluido en marzo de este año), el ex Deportivo Cali sufrió un bajón y perdió bastante terreno en la consideración del Muñeco. “Palavecino todavía no pudo jugar su mejor fútbol. No tiene que perder la confianza: es un momento que debe atravesar sin bajar los brazos. Yo confío en los jugadores que tengo”, decía Gallardo, consultado sobre el bajo rendimiento de Pala. Pero, claro, el tiempo (había que confiar, sí), le dio otra vez la razón al Muñe. Porque hoy finalmente se ve a ese jugador por el que tanto insistió y al que ya transformó en, prácticamente, un todoterreno. Porque Palavecino muestra un despliegue tremendo. Sí, a su calidad técnica (ésa que se vio en sus primeros partidos) le agregó esa cuota de sacrificio que hay que tener en este River. Anoche se vio clarito: primero mostró toda su visión y clase para, con un pase precioso, dejar mano a mano a Romero en el 2-0 de Julián y, luego, en el 3-0, anticipa y roba la pelota para habilitar a Julián, que le devolvió la gentiliza a Romero.

Mirá también

“La figura fue el equipo. Golpeamos en los momentos justos. Ganamos un partido importante, sabíamos que iba a ser duro porque ya lo habíamos enfrentado en la Copa. ¿El pase a Juli en el segundo? No lo había visto, me gritó que se iba solo. La tiré y después él resuelve”, dijo Pala, que, para cerrar una noche inolvidable, vivió su primera ovación: sí, al salir a los 24’ ST (entró Carrasca), el Monumental lo aplaudió de pie.

Mirá también

Mirá también

Los goles de River contra Argentinos

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *