Ocampos y el difícil momento que le tocó vivir

Después de dos buenas temporadas en el Sevilla, en las que con goles y un gran nivel fue uno de los máximo protagonistas del equipo de Julen Lopetegui, la 2021/2022 no comenzó de la mejor manera para Lucas Ocampos, quien se perdió los primeros tres partidos por lesión y luego alternó entre la titularidad y el ingreso desde el banco en 13 de los 16 partidos que disputó el conjunto andaluz esta temporada.

Sin embargo, el 30 de octubre, seis meses después de su último tanto con la camiseta del Sevilla (el 25/4 frente al Granada), Lucas se volvió a reencontrar con el gol. Fue en el compromiso ante el Osasuna, en el primer encuentro que el ex River jugó completo desde el inicio de la temporada. Sólo tres días más tarde, volvió a convertir, esta vez un tanto clave frente al Lille por la Champions.

Y, si bien no pudo repetir en el clásico ante el Betis, poco a poco Ocampos se muestra cada vez más cómodo en la cancha y mucho más cerca de ese nivel que lo llevó a convertirse en una de las figuras de su equipo. Así, en medio de este buen momento, Lucas no se olvidó de todo lo que le tocó vivir en los últimos meses y, en una sentida nota con la prensa oficial del club dio detalles de lo sucedido.

“No hay que ser un genio para darse cuenta de que subí un poco mi nivel, que me siento mejor y que por suerte voy dejando atrás sensaciones feas que tuve en lo físico y también en lo psicológico. Las cosas van saliendo mejor y, aunque no se vea, hay mucho trabajo detrás y lesiones que no me dejaron estar en mi mejor momento”, comenzó.

Mirá también

Además, agregó: “Sigo trabajando con molestias en el tobillo, que van a estar ahí, pero por suerte la pelota volvió a entrar y esperamos seguir así. Uno se conoce, lo que puede dar. Cuando las cosas no salen como quiere, y más yo que soy tan competitivo, siempre intento estar a la altura. Estoy en un club que te exige siempre lo mejor y en el que hay mucha competencia”.

“Cuando no me salían las cosas me frustraba, pero también me gusta porque significa que no me da igual y que con trabajo uno siempre logra lo que quiere”, añadió.

Mirá también

En la misma línea, Lucas reveló el difícil momento que le tocó vivir en el 2020, en plena definición de la Europa League: “Lo sabe muy poca gente. Yo me lesioné contra los Wolves en Alemania y me estaba haciendo la resonancia cuando me llaman para decirme que había fallecido mi abuela. Estaba con el doctor y me llamó mi padre llorando”.

“Son momentos muy difíciles y las personas que lo sabían dentro del staff me ayudaron mucho. Jugar con ese dolor me ayudó para no pensar en esos momentos. Todo esfuerzo tiene la recompensa y fue llevarnos la copa. Al día siguiente de los cuartos de final no podía caminar, pero venía una semifinal contra el United y una posible final. Yo había tenido la mala fortuna de perder esa final el año antes con el Marsella, pero al final todo salió como esperaba”, reconoció. 

Mirá también

Por otro lado, recordó su primera temporada en el club y expresó: “El primer año hice muchos goles, pero soy ese mismo jugador. Falta ese empujoncito por el que sigo trabajando. No puedo decir los goles que voy a marcar de aquí al final porque estaría mintiendo, pero sí que voy a trabajar por ser ese jugador. Yo soy así y juego de la misma manera al fútbol y en cualquier competición”.

Mirá también

Y cerró: “No puedo prometer 30 goles pero sí trabajar como el que más. La verdad es que me siento mejor desde el último parón. He podido trabajar con menos dolor y eso me da mucha más confianza”.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *