“No me voy a poder ir nunca de River”

El hincha de River sólo había visto llorar al guerrero Leonardo Ponzio en la triste noche del gas pimienta en la Bombonera, pero en las últimas horas el capitán y máximo símbolo del eterno ciclo de Marcelo Gallardo se puso sensible por su inminente retiro del fútbol y no deja de derramar lágrimas de emoción. Ya se había quebrado en el homenaje que recibió el domingo ante Defensa en el Monumental y este martes la conmovedora imagen se repitió en la distinción que le hizo la Legislatura porteña como la Personalidad Destacada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el ámbito del Deporte. “Siento que no me voy a poder ir nunca de acá. Es muy grande. Me dolería perder el lugar que logré en esta institución”, dijo el volante central de 39 años en el acto realizado en el Paddock del estadio de Núñez.

Ponzio designado Personalidad Destacada.

Ponzio designado Personalidad Destacada.

Si bien el León comentó que “cuesta referirse a un retiro”, admitió que “sé que iba a llegar el final” y aclaró que “no le puedo pedir más a este deporte”. También destacó que está “disfrutando lo último que queda” y que “prefiero terminar de la manera que yo quiero y no en otra circunstancia, hoy me puedo tomar ese atrevimiento”. Obviamente, el hombre que igualó el récord de títulos de Ángel Labruna en el club agradeció el reconocimiento de la Legislatura y reconoció que está viviendo “semanas difíciles” porque es consciente de que sólo le quedan dos partidos y que tiene la posibilidad de dar su decimoséptima vuelta olímpica con la Banda el sábado 18 ante Colón. Después, se sumaría a la secretaría técnica como colaborador de Enzo Francescoli.

Mirá también

Mirá también

Con la presencia del presidente Rodolfo D’Onofrio y de su sucesor, Jorge Brito, LP23 volvió a expresar lo que significa River en su vida. “Encontré una segunda casa,. Me fui, volví. Siempre digo que de River no hay que irse nunca. Podría haberme ido en unos contextos de no jugar, pero siempre hay algo que te encamina para seguir soñando y así fue. Yo le si todo a esta profesión y logré lo que soñé desde chico”, agregó. De esta manera, la bandera del glorioso River de Napoleón que se convirtió en ídolo protagonizó un capítulo más de su despedida, a la que aún le faltan un par de escenas inolvidables: “Ojalá que no me vaya nunca, que pueda ser útil desde el lado que me toque”.

Mirá también

El deseo de Ponzio sobre la continuidad de Gallardo

Pese a si bien evitó referirse a la continuidad de Gallardo como entrenador del equipo, manifestó su deseo de que “ojalá se quede”, aclaró que “el legado ya está marcado“ y confesó que tuvo una charla con el Muñeco sobre su decisión de terminar su etapa como jugador en la que “no hubo nada que convencer o hablar”. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *