“No está en mi diccionario relajarme”, advirtió Schwartzman tras su gran 2020 –



El grito eufrico del “Peque” tras vencer por primera vez a Rafael Nadal.

El argentino Diego Schwartzman, quien concretó en el 2020 todo lo bueno que insinuaba y se ubicó por primera vez en su carrera entre los 10 mejores tenistas del planeta, adelantó este martes que “no está en su diccionario relajarse” y que su próximo objetivo es consolidarse en el “top ten”.

“No está en mi diccionario relajarme, no lo se hacer. Mi próximo objetivo es tratar de mejorar o mantener lo que hice, por algo lo logré y quiero conservarlo, no está en mi pensamiento quedarme con lo hecho”, subrayó el “Peque” en una entrevista que concedió a .

Schwartzman, de 28 años, comenzó la temporada en el puesto 14 del ranking mundial y lo finalizó en el noveno (estuvo octavo tras su acceso a las semifinales de Roland Garros), con la ratificación de que su tenis aguerrido y espíritu combativo lo hicieron superarse y, lejos de cobijarse en la zona de confort tras lo bueno que había hecho en 2019, creció y se instaló en el grupo de elite.

Las “semis” en París, las finales en Roma, Colonia y Córdoba, y su histórica clasificación al Masters de Londres, algo que un argentino no conseguía desde 2013 cuando lo logró por última vez el tandilense Juan Martín Del Potro, fueron los puntos más altos que protagonizó en 2020.

El año del tenista surgido en el Club Náutico Hacoaj no había tenido demasiados resultados para destacar entre enero y marzo, apenas su aparición el la final en Córdoba (perdió con el chileno Cristian Garín) o su acceso a las “semis” en Buenos Aires, donde se marchó sin jugar por un desgarro sufrido durante el partido de cuartos de final ante el uruguayo Pablo Cuevas.

“En Córdoba tuve una buena semana, competí bien, pero en la final Cristian jugó un partidazo y me ganó bien. Llegué a Buenos Aires con ganas de tomarme revancha porque el año anterior había perdido la final (ante el italiano Marco Cecchinato) y no haber podido jugar la semifinal, sumado a que sufrí la primera lesión de mi carrera generó un momento duro, me costó asimilarlo”, recordó el “Peque”.

En la final de Roma, cay ante el nmero 1, Novak Djokovic.

Schwartzman, ganador de tres títulos en su carrera, Estambul 2016, Río de Janeiro 2018 y Los Cabos 2019, se recuperó de ese momento y, luego del receso impuesto por la pandemia de coronavirus entre marzo y agosto, protagonizó una gira sobre cemento decepcionante, incluida su rápida eliminación del US Open, en la ronda inicial.

“Todos los años tuve momentos en que digo qué me pasó acá, pienso que hice todo mal y me siento peor de lo que debería sentirme. En ese momento me reuní con mi gente para encontrar soluciones. De ahí comencé una mejoría pausada, pero firme”, analizó el número uno del tenis sudamericano.

El tenista entrenado por Juan Ignacio Chela se instaló en Europa y comenzó su reacción en el Masters 1000 de Roma, donde le ganó por primera vez al español Rafael Nadal en el polvo de ladrillo del Foro Itálico, luego consiguió otro impacto ante el canadiense Denis Shapovalov, y recién claudicó en la final ante el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic.

“Haberle ganado a ‘Rafa’ en Roma me dio una confianza muy grande, me sirvió para el partido siguiente ante Shapovalov, porque me mantuve enfocado y fue importante en lo anímico, esos dos triunfos los pongo en el podio de mi carrera”, enfatizó el “Peque”.

Su final en Roma ante Djokovic fue el preludio de lo que vendría en Roland Garros, donde se instaló entre los cuatro mejores con cinco victorias consecutivas, la más resonante sobre el campeón del US Open, el austríaco Dominic Thiem, en cuartos de final, y recién se despidió ante “Rafa” en semifinales.

“En Roland Garros llegué al ‘top ten’ luego de una muy buena primera semana, que se potenció con el triunfo sobre Thiem. El venía de ganar el US Open pero yo sabía que no era invencible, que tendría mis chances y así sucedió, fue un gran partido en el que jugué bien, con mucha confianza”, expresó Schwartzman, quien doblegó el austríaco en cinco sets y luego de una batalla que se extendió por más de cinco horas.

Schwartzman clasific al Master de Londres, el octavo argentino en lograrlo.

Una vez asegurado el “top ten”, el argentino perdió en sets corridos con Nadal en semifinales, en un partido en el que “no hubo nada para reprocharse”, y después de su actuación en París llegó una final más, en Colonia, Alemania, luego los cuartos de final en París-Bercy, eso le alcanzó para ser el octavo argentino de la historia en jugar el Masters.

Su temporada fue muy buena porque se consolidó entre los mejores del circuito, aunque lejos de conformarse, Schwartzman adelantó que ya entrena para mejorar el año próximo.

“Comenzaré la temporada en Australia y luego existe mucha incertidumbre sobre la gira de Sudamérica, que es la que más me gusta jugar. Todavía no hay precisiones sobre los torneos ni está el calendario, porque la pandemia sigue, no se fue”, resaltó finalmente Schwartzman.



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *