Nadur, la investigación por el tema Ábila y las elecciones


En el medio de lo que será un semestre sumamente político en Huracán, que en junio de este año celebrará las elecciones presidenciales, hay un tema candente en Parque Patricios en el que está enredado nada menos que Alejandro Nadur. De hecho, el hombre que lleva nueve años de mandato podría ser sancionado por el Tribunal de Honor del club. ¿El motivo? El mal manejo de la negociación por Ramón Ábila​.

El Globo compró oportunamente a Wanchope a mediados del 2013 por 400.000 dólares y, luego de ser goleador, campeón dos veces y dejar una marca imborrable, cuatro años más tarde lo vendió en ¡U$S 8.000.000! al Cruzeiro. Sin embargo, por la falta de pago de los brasileños, sumado a una demanda que se inició en FIFA, la relación entre los clubes entró en un conflicto que únicamente pudo solucionar Boca: compró la mitad del pase del cordobés de 29 años, le abonó a Huracán lo adeudado y se comprometió a pagarle el otro 50% (4.000.000 de verdes) antes del 1 de febrero del 2020 o, en caso de que lo vendiera, darle la mitad de esa suma. Ah, y en caso de que no ocurrieran ninguna de estas dos posibilidades, el futbolista debía volver a Patricios. Pero nada de eso pasó…

Mirá también Mirá también

Wanchope llegó en el 2013 al Globo: fue campeón dos veces, ascendió y dejó una marca imborrable.

Y si no pasó es porque en septiembre del 2019 entre Boca, Huracán y el jugador firmaron un acuerdo en donde Ábila afirmaba que no sólo no volvería al Globo, sino que además ahí mismo anticipaba que llegado el caso, ejecutaría la cláusula de rescisión de su contrato ya firmado con el Globo. De este modo, el club de Patricios pudo cobrar esa suma anticipadamente tal como lo solicitaba Nadur por la situación financiera del club (casi U$S 2.000.000). Es decir, que de esta forma tambien, el Xeneize finalmente obtenía anticipadamente la totalidad del pase del jugador que según se preveía, sucedería recién en febrero de este año

Ante esto, no sólo los hinchas de Huracán explotaron, sino también toda la rama política del club. Y no era para menos. Por eso, y asumiendo la totalidad de la culpa, Nadur emitió un comunicado, se hizo absolutamente responsable de su falta (y también muy mala) de comunicación y avisó que pese a todo “Huracán en total vendió al jugador por U$S 6.000.000”. Sin embargo, la cosa no quedó ahí: debido a las insistentes quejas, sobre todo de la oposición, y con la idea de esclarecer lo sucedido, el propio secretario del club, Fernando Moroni, pidió un Sumario Administrativo para que se evalúe el accionar en la negociación de Ábila y se deslinden responsabilidad en cada caso.

Mirá también Mirá también

Nadur lleva nueve años al frente del club. Aún no se sabe qué papel tendrá en las elecciones de junio.

De esa evaluación se está encargando el Tribunal de Honor, que por estos días también se ocupa de la presentación de avales (deben ser 380) de las agrupaciones que tienen tiempo hasta fin de febrero para poder participar del acto eleccionario (por ahora sólo dos pudieron: Círculo Arriba Huracán y MaxHuracán). De la recolección de pruebas se rescata el comunicado antes mencionado de Nadur y también su declaración reiterando su responsabilidad total en el caso. Ahora bien, ¿de qué se lo “acusa”? No de decir una cosa y hacer otra, sino de que nunca se aferró a lo que impone el nuevo Estatuto que entró en vigencia el año pasado: pese a que la compra y venta de jugadores la lleva a cabo la mesa directiva, a partir del 2019 -y antes de definir nada- el tema debe pasar por la Comisión Directiva. Y Nadur no lo hizo. Siendo que él es el único que tiene la potestad para llamar a CD… Ni el vicepresidente, ni el secretario, ni el tesorero, ni nadie. Solamente él.

Ahora bien, por lo visto y teniendo en cuenta la decisión que tomaría el Tribunal de Honor, Nadur podría ser sancionado. ¿Cuál sería la pena? Bueno, existen las sanciones económicas (por ejemplo, pagar la suma de tantas cuotas sociales) y también están otras más severas y que tienen que ver con los puestos en la CD. Y ahí sí, en ese caso, sería un poco más grave porque podría tratarse de la suspensión del cargo. Y todo eso, por supuesto, con las elecciones a la vuelta de la esquina. Al parecer, no sólo el equipo de Israel Damonte se juega mucho en este semestre, sino que el plano político del club, mucho más.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *