Modric: de escapar de la guerra al sueño de repetir una final

Hay jugadores que tienen el GPS de la pelota incorporado. No necesitan correr mucho para estar ubicados siempre en el lugar indicado. Hacen siempre el camino más corto para que la pelota esté en sus pies. A los 21 o a los 37. Luka Modric fue el mejor jugador del Mundial 2018 y hoy es clave en esta Croacia que se jugará con Argentina la chace de una nueva final. Pero como tantos cracks, tiene una historia durísima. Desde tener que escapar por la Guerra en los Balcanes, a ver cómo mataban a su abuelo, a sobrevivir como refugiado.

“No me gusta volver a esas cosas, todo eso es pasado. Pero por supuesto que una Guerra tiene una influencia. Ha hecho de Croacia un país más fuerte. Pero no quiero debatir del pasado, tenemos que mirar al futuro”. Su discurso se repite. Modric no quiere victimizarse con el tema y trata de mandar un mensaje de no rendirse pero no le pudo haber sido fácil.

Antonio Mohamed11-12-2022

“Croacia es un rival que juega con la pelota, pero es un equipo grande que le puede costar este trajín”

Nacido el 9 de septiembre de 1985 en Zadar (en ese momento parte de Yugoslavia; desde 1995 es Croacia), a los seis años tuvo que abandonar junto a su familia Zaton Obrovacki, el pueblo próximo a Zadar en el cual vivía por la Guerra de los Balcanes, y debió vivir varios años como refugiado, alojándose en hoteles junto a su madre, Radojka Dopud, que era trabajadora textil, y sus hermanos. Stipe, su padre, debió sumarse al ejército croata. Y su abuelo fue asesinado por rebeldes serbios…

Pero si hubo algo que nunca dejó atrás fue su pasión por el fútbol, a tal punto de vivir con la pelota en el Hotel Kolovare, donde paró durante bastante tiempo junto a su madre. En el estacionamiento se armaban partidos y alguien iba a ver esa calidad del GPS humano hecho jugador de fútbol.

Cuando terminó la guerra, Modric y su familia volvieron a vivir a Zadar, donde el padre de Luka trabajó como técnico aeronáutico en el aeropuerto. A los ocho años estuvo dos semanas a prueba en el Hajduk Split, pero no quedó.

El niño Modric.El niño Modric.

Dos años más tarde, Tomislav Basic, jefe de la cantera del NK Zadar, lo redescubrió y en 2003, con 16 años, fichó en el Dinamo Zagreb, el paso definitivo de su camino al primer nivel. “Eran muy pobres. No tenían dinero para camisetas o canilleras para Luka, así que le hice unas de madera. Las conservé porque sabía que Modric iba a llegar a ser un gran jugador”, le ha contado Basic a Marca en junio del 2012, cuando Modric llegaba al Madrid.

selección de croacia11-12-2022

El penal errado de Marquinhos que le da la clasificación a Croacia

El que lo vio primero fue el Tottenham Hotspurs que pagó 21 millones de euros y se lo llevó. En 2012 llegaría su fichaje por el Real Madrid por 30 millones de euros. Una incorporación que no fue fácil, ya que tuvo que declararse en rebeldía. No viajó a la pretemporada de su equipo inglés para forzar la llegada a España.

Vive con su esposa Vanja Bosnic y sus tres hijos en La Moraleja, un barrio residencial exclusivo en el norte de Madrid. Trata de tener una vida normal como la puede tener uno de los mejores jugadores del planeta. La insistencia sobre el tema de su infancia, el intento periodístico de entrarle a la situación desde otro lado nunca lo mueve de su eje y por eso, en lugar de dar detalles de su pasado, prefiere dejar un mensaje para el futuro. “Sölo podría agregar en lo personal que nunca te tenés que rendir. Que siempre debés creer en vos mismo, luchar y luchar por tus sueños por más obstáculos se te presenten”.

Mundial Qatar 202211-12-2022

Croacia pasó a cuartos en los penales

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *