menos relato y más hechos

Boca se acostumbró a vivir sin paz. Eliminación copera, declaraciones de Battaglia, despido de Battaglia, arenga con mensaje de Benedetto que se filtra, presentación de Ibarra con ayudantes que nunca trabajaron con él, limpieza de Izquierdoz, Rojo dedicándole un gol al capitán borrado, derrota fea con San Lorenzo, el 9 que asume que no fue futbolística la salida del Cali, Almendra pasa de repatriado a avisar que no arregla contrato, amago de recuperación con Talleres, ovación para Rossi, salida del ex capitán encapuchado con destino a un equipo de la segunda española, caída con paliza táctica con Argentinos, buen triunfo con Estudiantes, el “Rossi no se va” que retumba en la Bombonera, oferta “gigante” al 1 para que se quede, papelón del equipo con Patronato… Este resumen frenético ocurrió en el mundo Boca en menos de un mes.

Mirá también

La explosión Rossi con una reunión trunca, la bomba que detona el presidente Ameal y la respuesta del representante del arquero fue un capítulo más de este clima invivible. Porque la mera descripción de los hechos delata que en este contexto será muy complicada la construcción de lo que sea. Y Boca necesita en algún momento tener un punto de partida. Desarmar el revólver con el que se dispara en el pie todos los días.

Mirá también

Las estrategias para cuidar los números del club son potestad de los dirigentes. Y por donde se lo mire, esa gestión está floja de papeles. Porque deportivamente, más allá de los títulos, adolece de lo que ellos mismos ponen como objetivo: la Libertadores. Y porque institucionalmente debe encontrar la forma para afrontar las negociaciones como lo que son: negociaciones. Si la gestión se basa siempre en plata o mierda, el riesgo es que se suceda lo que sucede hoy. Y ojo que son varios (Villa y Fabra, por nombrar a dos) los que aún tienen el desafío de la renovación contractual.

Ídolos que se empiezan a caer del poster, referentes que prefieren irse, un equipo que camina la cancha, un técnico que no pensaba ser DT de la Primera y un Consejo al que no le parece simpatizarle trabajar en paz y cae en un relato cada día más lejos de los hechos. Esto es (hoy) Boca.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *