“Me gustaría superar a Traverso”

El día posterior a su consagración en el Súper TC 2000 es más ajetreado del que le dio el título en el Gálvez porteño, pero no tan estresante. ¿Qué es atender a varios medios comparado con los 40 minutos más una vuelta en las que sufrió, hizo cuentas y hasta manejó con lluvia para irse con el campeonato? Agustín Canapino habló con Olé de esa consagración y cómo maquilló un poco el dolor de la pérdida de Alberto, su padre y quien fuera el director de sus equipos, el 15 de marzo por culpa del Covid-19.

Mirá también

Canapino llegaba primero y se aseguraba el 1 si salía 3 °. Iba en esa posición con Damián Fineschi en sus escapes, mientras Leonel Pernía, su perseguidor en la tabla, estaba en los espejos del líder Julián Santero. O sea que si el Tanito superaba al piloto de Honda y el Titán era rebasado por el Fino, chau título. Así se vivieron / sufrieron las últimas vueltas pero nada de eso pasó y el arrecifeño de 31 años festejó.

-De afuera se disfrutaron las últimas vueltas. ¿Vos cómo las viviste?

-Yo sé que la pasaron todos muy bien, pero yo la pasé muy mal. Fue una definición increíble en todo sentido. Obviamente, desde lo emocional, por todo lo que me ha tocado vivir este año, era muy intenso. Y encima cómo se dio, en esa primera vuelta donde hubo tres líderes, ese roce con Pernía, el ataque a Santero, cuando se larga a llover y todo cambia y Pernía empieza a avanzar y yo me empiezo a complicar … Faltaban tres vueltas y sinceramente pensé que lo perdía porque no sabía cómo aguantar ya a Damián y veía que Leonel se iba encima de Julián. Por la lluvia copiosa no se veía nada, los charcos, fue muy loco, fue realmente un nivel de adrenalina y de dificultad extremas.

 “La pasé mal, faltaban tres vueltas y pensé que perdía el campeonato”. 

-Se había dado para Pernía, que el sábado había pedido lluvia porque en pista seca ibas a tener todas ventajas …

-Es que faltando tres vueltas parecía que lo ganaba él porque venía mucho más rápido que Santero, y yo haciendo malabares para sostener a Damián. Así que en ese momento pensé que lo perdía… Hasta que vi que él se movió un poco porque en una curva agarró un charco y ya se le hizo más difícil alcanzar a Julián, pero llovía tanto, estaba tan difícil, que todo podía cambiar en una curva. Hasta que se bajó la bandera de cuadros hubo un nivel de concentración y tensión extremas.

Mirá también

-Cuando Fineschi se te puso a la par podrías haberte ido afuera. ¿Cómo tomaste la decisión de arriesgar por el tercer puesto y no dejarte pasar?

-Yo quería mantener a Damián atrás porque veía que se le venía encima Pernía a Santero, y si lo pasaba y a mí me pasaba Damián, el campeón era Pernía. Entonces tenía que tratar de aguantar. Lo que pasa es que se me hacía muy difícil porque mi auto era inferior en esa condición de tanta lluvia. Entonces tuve que usar todos los recursos y poner todo lo que tenía para tratar de aguantarlo.

Agustín festejó con su hermano Matías (Rafael Mario Quinteros).

Agustín festejó con su hermano Matías (Rafael Mario Quinteros).

-Ni dudaste …

-Obviamente podría haber salido mal. Quizá por esa defensa me iba afuera o se me rompía algo y perdía el campeonato, y Pernía lo terminaba pasando a Santero y decían “qué boludo Canapino, qué cagada se mandó”. Esto es así, si alguien tuviera la bola de cristal sería muy fácil. Pero hacés dos veces lo mismo en el automovilismo y quizás una te sale bien y otra, mal. Acá no hay recetas mágicas, es todo muy dinámico, muy cambiante. Y por eso es tan apasionante también, porque nunca es lo mismo y siempre las carreras tienen sorpresas y situaciones diferentes.

Mirá también

-Hablaste mucho y se lo dedicaste a tu viejo. Y seguís hablando de él…

-Es que fue muy duro. Con mi viejo compartíamos todo. Además, teníamos una historia de vida que ahora de grande nos había dado la oportunidad de tener una relación única, muy buena, que de chico y adolescente no había podido tener por cuestiones de la vida, cosas que pasaron. Estábamos en nuestro mejor momento tanto profesional como personal, y de un día para el otro, a los 14 días él de estar de vacaciones en la Costa, se contagio con este bicho de mierda y se murió. Así de cruel y de loco fue lo que pasó. Era el director técnico del equipo además de ser mi papá. Estar festejando este campeonato para y por él, te imaginás es una alegría y emoción que no te puedo escribir.

 “A mi viejo lo pude ver de lejos pero no lo pude velar. Fue muy cruel”. 

-¿Pudiste despedirte de él?

-Lo pude ver pero no lo pude velar. Lo pude ver de lejos. Es muy cruel todo lo que pasó con mi papá, con mis abuelos, un nivel de crueldad… Realmente hasta fue inhumano lo que me tocó vivir con estos fallecimientos por esta bendita pandemia. El nivel de crueldad es terrible.

Mirá también

-¿Cómo hicieron para reestructurar los equipos que compartían?

-Mi viejo era el DT en el Súper TC 2000 y de nuestro equipo familiar de Turismo Carretera (Squadra Canapino). En el caso del Súper con el Chevrolet, la dirección técnica la tomó Guille Cruzzetti, que fue el socio de toda la vida y amigo de mi viejo. Y como él era mi ingeniero de pista, ése espacio quedó vacío, así que le pedí a Mati que me diera una mano por unas carreras hasta que consiguiéramos un ingeniero. Y resulta que no solo se quedó todo el año sino que terminó haciendo un trabajo fantástico, me ayudó muchísimo; lejos el mejor ingeniero de pista que he tenido es mi hermano. Así que terminamos viviendo una situación muy linda a nivel familia; para él también fue una oportunidad de aprender y demostrar todo lo que puede dar. Se dio algo muy bueno por todo lo triste y feo que se vivió desde aquel momento. Hoy es alegría y satisfacción, entre tanta tristeza, tanta angustia, poder festejar, poder estar contento. Tener una alegría hace muy bien.

Agustín y Alberto Canapino.

Agustín y Alberto Canapino.

-Llegaste a 15 títulos en la Argentina y el Flaco Traverso tiene el récord con 16. ¿Te gustaría superarlo?

-Sinceramente no es algo que yo esté queriendo lograr, no es que yo a la mañana me levanto y quiero pasar a Traverso. Pero no te voy a mentir ni voy a ser hipócrita… por supuesto que me encantaría. Sé que el Flaco tiene 16 títulos nacionales, en mi caso, éste es el 15° que gané en la Argentina. No sé si se cuenta la Copa Megane, así que puede ser el 14°, depende de cómo lo quieras ver. Pero por supuesto que me encantaría superar a Traverso, así que voy a trabajar duro para intentar lograrlo.

Mirá también

-Ganaste tu primer título a los 17, sos el campeón más joven del TC, con 20, llegaste a 15 triunfos … ¿Por qué?

-No sé, no me gusta hablar de mí.

Juan María Traverso suma un título más que Canapino en el país.

Juan María Traverso suma un título más que Canapino en el país.

-Ok, pero además de ser buen piloto, ¿te metés en el auto, supervisás lo que pasa afuera? ¿Hacés algo de eso?

-Hago todo, hago absolutamente todo. Todo pasa por mí. Mucho más que antes, obviamente, porque con mi viejo formábamos un tremendo equipo. Yo soy un obsesivo, un apasionado y estoy todo el tiempo queriendo que todo esté perfecto en mis equipos, en mis autos y en mi trabajo como piloto. Quiero ser un piloto cada vez más rápido y más completo. Trabajo todos los días en mi cuerpo, mi mente, en mi profesión para intentar ser el mejor. Después, si lo soy o lo seré algún día, no sé, tampoco me detengo en eso. Solamente trato de seguir aprendiendo, mejorando y cada vez que me subo a un auto de carrera ir por todo.

Canapino con su equipo y el Cruze campeón (Rafael Mario Quinteros).

Canapino con su equipo y el Cruze campeón (Rafael Mario Quinteros).

-¿Cómo trabajás la cabeza?

-Me gusta leer mucho, soy de ver muchas historias de vida, de psicología. Soy muy autocrítico, trato de seguir técnicas de concentración, tengo algunas cositas para lo que es la parte mental, ya que el automovilismo, a mi criterio, es de las actividades psicológicas más exigentes. Acá no se puede tirar la pelota afuera porque podés perder un campeonato en un segundo. De hecho, ayer (domingo) fue una máxima expresión de la dificultad de concentración y capacidad de mantener el alto nivel. Fue muy difícil todo lo que tuvimos que hacer, lo que hizo Leo Pernía fue fabuloso, magistral. Fue automovilismo en estado puro.

El Titán en la lluvia.

El Titán en la lluvia.

-¿Tu viejo te enseñaba o vos eras curioso y veías qué se hacía en un taller?

-Más o menos a los 14, 15 años empecé a tener un poco más de relación con mi papá e iba mucho a las carreras, a las pruebas. Mientras tanto me desquitaba con los simuladores, veía todos los tutoriales que habían en Internet, leía libros, miraba carreras, entrenaba con los juegos. Tenía un nivel de apasionamiento extremo, lo hacía porque simplemente era mi pasión y lo que me gustaba. Sin darme cuenta, toda esa curiosidad y todas esas ganas me terminaron enseñando un montón de cosas que después me sirvieron para mi profesión.

Mirá también

-Y también lo volcás en el equipo de TC Pista de tu hermano Matías …

-A mí me quedó a cargo el proyecto de Mati, de hecho fue una de las últimas cosas que me pidió mi papá antes de que lo durmieran. “Ayudalo a Mati”, eso me quedó grabado a fuego. Así que el que él esté hoy llegando líder a la definición del campeonato, en su primer año con solo 21 y con todo el esfuerzo y sacrificio que hemos hecho, te imaginás que es una satisfacción gigante y una forma de mirar al cielo y decir “pa, acá estamos ayudando a Mati, cumpliendo”. Y por supuesto que quiero que salga campeón y, si no lo logra, tiene que estar más que feliz porque llegó mucho más lejos de lo que hubiésemos imaginado ese día que murió papá.

La emoción del Titán el domingo (Rafael Mario Quinteros).

La emoción del Titán el domingo (Rafael Mario Quinteros).

-O sea que este fin de semana se viene una fecha intensa con TC Pista y TC en San Juan …

-Yo quedé con poquitas chance después de la última carrera en el TC. Mati tiene chances reales. Igualmente voy a poner todo en el Villicum, voy a tratar de ganar la carrera, y el destino dirá. Lo de Mati es real, aunque era utópico pensarlo.

Mirá también

-Vos ganaste en el Villicum.

-Es un circuito que me cae bien. Ya corrimos ahí, Mati también, pero no con este auto porque tuvo un cambio de equipo a mitad de temporada, que fue su trampolín para poder pelear este campeonato. Pero su primer podio lo logró en el Villicum, así que los antecedentes son buenos. Pero, como te decía, en el automovilismo todo cambia, todo es muy dinámico, así que vamos a ver qué pasa.

¿Cómo será el 2022 de Canapino?

La muerte de papá Alberto no solo significó la pérdida de su papá, sino que también dejó un vacío en Squadra Canapino, el equipo de la familia. Agustín se hizo cargo de todo, pero ya no quiere tanto peso.

¿Dónde correrá Canapiono en el TC 2022?

¿Dónde correrá Canapiono en el TC 2022?

“Me quedé agarrando la dirección de todo el equipo, eso me desgastó y me consumió muchísimo. El año que viene quedará (Guillermo)? Cruzzetti y yo voy a continuar en el TC de la manera en que mejor me sirva. Ya sea con mi equipo o en otro lado, eso lo voy a definir cuando termine el torneo. La idea en el STC2000 es continuar con el equipo Chevrolet ”, dijo.

¿Tendrá una nueva experiencia en el exterior? “Por ahora no hay nada, pero si aparece algo interesante y concreto, por supuesto que lo voy a analizar”, recalcó.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *