Mac Allister: “Lo de la gente va a ser más grande”

Un campeón del mundo que no estaba en el radar de muchos. Un campeón del mundo que unos meses antes apenas un par de personas le pedían fotos en un aeropuerto. Un campeón del mundo que un mes antes no estaba seguro ni siquiera de ir al Mundial. Un campeón del mundo que convirtió al desconocido Brighton en un equipo por el que madrugan los argentinos para verlo. Alexis Mac Allister, un campeón del mundo que se prende a charlar con Olé con esa tranquilidad y calma como la que tuvo para asistir a Di María en la final.

-Dijiste que tenías una vida aburrida por lo de rutinaria y ahora ya te gustó… Jugás con eso en las redes.

-No sé si es que me gustó, pero a veces me causa gracia. La gente me escribe y me dice: ´¡cómo podés aburrite vos! Si tenés una vida perfecta, jugás al fútbol…’. Yo lo dije por el lado más de que tengo la misma rutina de siempre y no porque me aburra mi vida. Disfruto mucho yendo al sillón de mi casa, tomando un mate, mirando fútbol, compartiendo con una persona que quiero. Veo más esas cosas simples de mi vida, más que nada eso. Y el otro día se me ocurrió poner esa historia con la foto con mi perro, por poner algo divertido.

-¿Ves mucho fútbol? Armaste una mini revolución nombrando a Equi Fernández para el Brighton.

-Miro mucho fútbol argentino. Obvio que con la diferencia horaria, a veces tengo partidos que arrancan 12.30, una de la mañana. Generalmente si es un partido importante o uno de mis hermanos, lo arranco. Ahora después que lo termine es otra cosa, je. Tengo una aplicación con bastantes canales de Argentina y eso me facilita mucho. El fútbol argentino me dio mucho, y disfruto de mirarlo. Trato de aprender. Dije eso de Equi porque puede jugar de interno, de 5, juega con las dos piernas. Si me preguntan, que lo tragan.

-¿Saben en el club que en Argentina ahora siguen al Brighton?

– Yo les conté un poco que la gente argentina, luego de que vieron el recibimiento que me hicieron, se sumaron mucho: se sintieron parte, lo disfrutaron y empezaron a apoyar al Brighton. La gente vio el cariño que le tengo al club y el que me tiene el club a mí. Desde ese momento hay un apoyo más fuerte. Que se levanten para ver al Brighton es un orgullo. Hay una comunidad argentina que nos apoya mucho a mí y a ellos. Y se ponen contentos.

-Ese recibimiento post Mundial fue muy cálido. ¿Te lo imaginabas? ¿Fue un punto de inflexión en la relación?

-Para mí no fue un punto de inflexión. Siempre tuve el cariño y el apoyo del club desde que llegué. Fue muy fuerte el primer año porque no me tocó jugar mucho. Yo venía de Boca, un jugador argentino… Esperaban mucho de mí y el primer año no me pude adaptar fácilmente e igual me apoyaron siempre. Sí fue un punto de inflación para la gente argentina con el Brighton cómo me recibieron.

-¿No tenías ni idea del recibimiento?

-La verdad que no. Ahí es cuando te empezás a dar cuenta de todo lo que significa ganar un Mundial. Me vinieron a buscar al aeropuerto, me llevaron directo y me anticiparon que había algo, ¡pero no tanto! Es más, a mí me daba vergüenza levantar la copa luego de saludar a todos y me insistían porque había “algo más”. La levanté y explotaron los papelitos.

-¿En qué más te diste cuenta la diferencia de ser campeón del mundo?

-Las redes sociales. No solo en crecer en número sino en los mensajes que te llegan. Todos los días hay gente diciéndome cosas, agradeciéndome por ganar el Mundial. Con el tiempo será mucho más grande. Y hay mucha gente que me reconoce que antes no me reconocía. Siempre cuento la historia que seis meses antes del Mundial, estaba en medio del aeropuerto de La Pampa y apenas una o dos personas que se me acercaron y me pidieron una foto. Volví del Mundial a La Pampa y había 15 mil personas. Creo que en ese sentido es donde veo un cambio muy grande.

-¿Dónde está la camiseta del partido contra Polonia?

-Tengo todas las camisetas del Mundial guardadas. Nos dan dos por partido y siempre una se la daba a los que estaban allá de mi familia: mi tío, mi mamá, mi papá, hermanos…. Creo que la de Polonia la tiene una mi tía. La del gol la tengo en casa guardada. No sé si va a un cuadro o qué pero queda para siempre.

-Tenés la fecha de la final como contraseña del wi fi. ¿Y la del 30 de noviembre?

-¡La fecha del gol con Polonia!. La tengo en la cabeza pero no la tengo en ningún lado. Estoy pensando en hacerme un tatuaje. Se me había ocurrido toda la espalda. Voy a necesitar bastantes fechas, dibujos y la voy a tener todas presente.

-Te diste cuente lo mal que le pegaste en ese gol.

-Creo que fue la primera vez que le pego tan mal a una pelota y es gol. Fue terrible. La veía venir perfecta y me dije: ‘Acá la agarro y la clavo en el ángulo. Y cuando le pegué y le pifié. me quería morir. Cuando la vi entrar despacito que pegaba en el palo fue un alivio.

Selección Argentina 22-3-2023

Mac Allister marcó el 1 a 0 de Argentina

-En esa corrida para festejar, ¿qué pasó por tu cabeza?

-Primero fue felicidad y alivio porque era un partido muy importante y teníamos que ganarlo. Después de abrazar a mis compañeros fui buscar a mi familia. Ellos tenían una bandera que decía “La Pampa”y el número 20 de mi camiseta y yo siempre los localizaba antes. Pero ese partido fue en otro estadio. Veníamos jugando en el Lusail y acá fuimos al de los containers, el 974. Y eran diferente ubicaciones. Estuve mucho tiempo buscándolos. Recién los vi en el entretiempo, justito. Cuando hice el gol sabía que tenía que ir para ese lado. Los miré y les tiré un beso.

-En las mesas familiares se opina de fútbol, pero en ninguna con tantos jugadores como la de los Mac Allister. ¿Qué te decían?

-Nosotros somos muy futboleros. Todo el tiempo es hablar de fútbol, de ver en qué se puede mejorar. En Qatar, después de los partidos, teníamos día libre en el que podía venir la familia. Y de repente estábamos 4 ó 5 horas tomando mate, comiendo algo y hablando. Siempre las tengo presente esas charlas, está bueno para aprender.

-¿Qué hacen tus hermanos en la cancha mejor que vos?

-Los dos tienen capacidades muy diferentes a las mías. Kevin, en el uno contra uno, te digo que es impasable. Yo lo viví en los entrenamientos, es una locura. Le podés preguntar a cualquier compañero que te lo va a decir: tiene una fuerza, te mete el brazo y no lo pasas. Y de Francis la inteligencia que tiene, ahí nos parecemos un poco. Pero tiene un pase largo muy bueno que me saca ventaja.

-¿Cómo fue ese abrazo con tu papá en la cancha? ¿Le decís Pela todavía?

-Pela o Charly. Ese momento fue muy emotivo. Ahí le dije Pela porque cuando es emotivo, trato de decirle Pela. Nosotros somos un poco cerrados y me sirve como para romper el hielo. Me acuerdo que cuando nos encontramos lo abracé, no le dije nada y cuando lo vi ya estaba llorando: le toqué la pelada y le dije: ‘tranquilo Pela, no llorés más”. No caemos todavía de lo que fue.

Alexis Mac Allister 22-3-2023

El recibimiento de Brighton a Mac Allister

-Se viene el reencuentro con la gente, quizá ahí empiecen a caer. ¿Cuántas entradas te pidieron?

-Tuve un millón de pedidos. Obviamente que les dije a mis papás que vamos a priorizar familia, los amigos cercanos. Lo que vamos a vivir ahora es una locura. No me quiero ni imaginar. Sé que lo que me imagine, será mucho más chico de lo que me va a pasar. Ya ese día que volvimos, lo que vivimos en el micro fue una locura. Ojalá y creo que lo de ahora de la gente va a ser incluso más grande.

-¿Cómo explicaste ese día del micro y la fiesta en Argentina en Brighton?

-Cuando llegué acá, ellos tenían en mente todo y me decían: “Es una locura, lo que es vivir eso, no me quiero imaginar”. Se ríen mucho de que los hinchas argentinos que, cuando cantamos, le metemos la manito (hace el gesto). Y me vuelven loco con eso. Cada vez que cantan, me miran y hacen así (otra vez mete gestito). Disfrutan mucho de la gente argentina. El otro día, contra el West Ham, se detuvo el partido unos minutos y nos pusimos hablar con un rival, Declan Rice. Me felicitó y nos pusimos hablar de las cinco millones de personas en la calle. ‘Yo juego para Inglaterra, pero lo que vivieron ustedes es una locura’. Tiene razón. Estamos muy agradecidos y somos privilegiados por eso.

-¿Qué mensaje le darías a esa gente pensando en el partido con Panamá?

-Agradecerles lo que vivimos desde la Copa América y en el Mundial. El apoyo cuando nos fue bien o mal. Sentimos mucho el apoyo. Que sigan de la misma forma porque nos sirve, lo disfrutamos. Ahora es momento de disfrutar. Los que tenga la posibilidad de ir a la cancha que hagan una fiesta como siempre lo hace. Y los que no puedan, nosotros sabemos que están ahí apoyando. Y como país es momento de disfrutar este logro tan importate que logramos. No hay mejor forma que hacerlo todos juntos

-¿Y tu mamá también es futbolera? ¿Aconseja? ¿Opina?

-Es muy futbolera. Ella también está muy acostumbrada. Pero cuando nos juntábamos en Qatar iba más por mi persona, si estaba disfrutando. Igual siempre una bombita te tira. Se le escapa. O te dice algo de un compañero. Y vos la mirás diciendo ´callate la boca que están todos acá’ . Es una persona que vivió con mi papá y está acostumbrada a este mundo.

-¿En quién te apoyabas cuando se acercaba el Mundial y no sabías si estabas en la lista?

-Me apoyo mucho en mi papá. Es una persona, que si no me quiero apoyar en él, va a estar igual ahí. Vive para el fútbol, se preocupa por nosotros. No sabía si iba a estar en la lista, podía pasar. Muchos amigos me consultaban y te juro que no sabía. Pero él siempre me dijo: ‘Quedate tranquilo que vas a estar. Si vos seguís así, vas a estar. Incluso si estás bien, vas a terminar jugando de titular’. Siempre confió en mí.

-Messi es un imán en la cancha. ¿Cómo hacés para no darle la pelota siempre?

– Darle la pelota a Leo es lo que más necesitamos nosotros porque siempre hay que buscar al mejor. Siempre está bien ubicado, muy inteligente. Si está libre y se la puedo dar, se la doy. Porque es el mejor del mundo y el más desequilibrante. Si veo que está en una posición para recibir encerrado, lo mejor es buscar a otro. Porque si se la das con 3 ó 4 adelante, lo complicás aún más. Hay que entender esos momentos.

-¿Qué te sorprendió más de Messi durante el Mundial?

-Hace una jugada muy buena contra Australia en el segundo tiempo. Que se pasó a cuatro o a cinco, tira una pared y luego lo bloquean y termina en corner. Y después la del gol de Juli (Alvarez) contra Croacia. Fue terrible. Porque lo hizo contra un defensor que es muy fuerte, muy joven, muy grandote. Y bueno en un momento en el que se empieza a mirar mucho la edad, él sigue siendo el mismo y tiene esa capacidad para engañar, para girar.

-Cuando hizo esa jugada, fuimos con Rodrigo (De Paul) directo a él. A Juli lo dejamos un poco al costado y le dijimos: ‘¡Qué hijo de puta! ¡ ¡Qué jugadas hiciste!

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *