Luis Suárez, el arquero – Olé

[ad_1]

Los partidos despedida son esos partidos informales en el que los protagonistas apuestan a divertirse para entretener al público. Sin nada en juego más que el homenaje al que dice adiós, en este caso Diego Forlán, las risas no faltaron en el estadio Centenario de Montevideo.

Y así lo entendió Luis Suárez. El compañero y amigo de Lionel Messi entró a los 14′ del segundo tiempo a atajar, tras haber jugado en el primer tiempo. Con la complicidad que Juan Castillo, que hasta ese momento estaba atajando y se hizo el lesionado, Lucho entró a jugar en una posición que le gusta y suele hacerlo en las prácticas de fútbol informal con su selección.

Hay que decir que se lo tomó bastante en serio y se lució con tres atajadas. La mejor de ellas fue la última ante un remate fuerte cruzado y arriba del propio Forlán, que ya antes de rematar se reía por tener enfrente a Lucho. Obviamente, el 9 del Barcelona lo tomó con mucho humor pero demostró que, si lo llegan a necesitar en esa posición, puede dar una mano. O las dos.

Mirá también Mirá también Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

[ad_2]

Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *