Los tres puestos que generan competencia interna en River

River matemáticamente se rige por un sistema octal: tiene ocho de base. Gallardo, en pleno intento de renacimiento, ha conseguido un plafón de sustentabilidad con apellidos que suenan inamovibles -siempre y cuando no medien inconvenientes disciplinarios o físicos: Armani, Casco, Martínez, Gómez, Pérez, Palavecino, Aliendro y Beltrán.

Sin embargo, hay tres posiciones que generan una competencia interna quizás más intensa, pues el contraste entre las opciones del mismo estilo -o de las soluciones que pueden brindar unos u otros futbolistas- es francamente más bajo que en el resto de los puestos.

Y entonces, ante Sarmiento quizás se observe el resultado de esa puja invisible que se da en el infranqueable hermetismo del River Camp o del Monumental. Porque el deté tiene a la mano la posibilidad de testear, por ejemplo, la delantera B&B que se reclama desde las redes y las mesas de bar.

Los 29’ de coincidencia en cancha de Lucas Beltrán con Miguel Borja frente a Aldosivi propiciaron la especulación: las dos asistencias del Colibrí y la continuidad en el gol del repescado Vikingo -lleva tres en idéntica cantidad de partidos al hilo- abrieron la puerta a una modificación de esquema para tener dos referencias de ataque como ocurrió ante Vélez (0-0 por Libertadores) o Godoy Cruz (1-2 por LPF).

Sin todavía el nivel de tensión física que exigen los estándares de Gallardo, Borja -ídem Pablo Solari- quizás deba esperar un tiempo para completar los 90 minutos, aunque el grado de confiabilidad que generó su rendimiento en Mar del Plata lo mete en carrera para disputarle la plaza a Nicolás de la Cruz.

Del medio hacia atrás también hay puja

Ahora bien, sin Esequiel Barco a disposición por una sobrecarga diagnosticada el viernes, resulta improbable -pero no imposible- que el Muñeco modifique tan rápido una horma que funcionó en las dos victorias en fila, las primeras después de un mes de irregularidad. Y así, continuaría el uruguayo entre los titulares.

En esa línea también Sarmiento se dará el escenario para otra pulseada, la que se da por la banda derecha: aunque Santiago Simón supo ser un volante incisivo con claridad para la resolución, el fichaje de Solari implica una competencia fuerte entre dos talentos con similitudes técnicas y de biotipo.

Pablo César causó una buena impresión tanto en su debut frente a Gimnasia como ante Aldosivi. Y pese a que el canterano le estaría sacando una leve ventaja, no cuenta con plafón para el relax.

En defensa, un caso similar entre dos futbolistas técnicos, confiables desde la salida pero sin la fajina que distinguió a otras defensas del ciclo Gallardo. Paulo Díaz -hasta no hace mucho indiscutido- se encuentra a disposición después de superar una sinovitis de cadera, pero en su puesto ganó terreno Emanuel Mammana, de impecable partido ante Gimnasia y un buen segundo tiempo ante Aldosivi.

Además de ellos, la tercera opción es Jonatan Maidana, mucho más rocoso y expeditivo, hábil para la fajina y el talento para suplir la merma física con oficio. Otra disputa futbolera para completar los once. Ocho, por lo pronto, el Muñeco ya los tiene…

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *