los ídolos que podrían ir al banco

No es un partido más en la temporada. Es el que los hinchas y jugadores resaltan en el calendario. Es el que puede definir una campaña. Es distinto, especial. Es un clásico. Y para ganarlo se necesita, además de fútbol, de un conjunto de cosas: jerarquía, experiencia, concentración, chapa. Lanús y Banfield tienen varios nombres por lado que pueden aportarles eso.

Y hay dos en particular que son ídolos, volvieron hace poco, y matan por estar. Son Diego Valeri y Darío Cvitanich. Pero… ¿juegan? Ésa es la gran pregunta que se hacen todos en el Sur del GBA. Y todo parece indicar que ninguno de los dos irá de arranque el sábado.

Mirá también

Mirá también

El regreso del Pelusa revolucionó Cabrero y Guidi. Arrancó como titular en la primera fecha de la Copa de la Liga, pero luego fue rotando por decisión del CT. En la fecha cinco fue baja por tener bronquitis. Su regreso parecía ser ante Colón, el fin de semana pasado, pero se decidió preservarlo para que se ponga a punto para enfrentar al Taladro.

Valeri no le marcó al Taladro en siete encuentros. Foto: Prensa Lanús

Valeri no le marcó al Taladro en siete encuentros. Foto: Prensa Lanús

Sin embargo, podría ir al banco. En un partido en el que un ídolo debería jugar siempre, Jorge Almirón duda en utilizarlo por el físico y por el esquema. Pero, ¿no es un encuentro para que salte a la cancha y demuestre su determinación? El DT no está tan seguro.

Mirá también

En la vereda de enfrente sucede algo muy similar. Cvita pegó la vuelta en este mercado de pases pero comenzó con el pie izquierdo. La primera fecha quedó afuera por una contractura en el gemelo izquierdo, y luego, de la tercera a la quinta jornada se ausentó por un desgarro en el recto anterior de la pierna diestra.

La categoría de Cvitanich, que mojó tres veces ante el Grana en 11 enfrentamientos. Prensa Banfield

La categoría de Cvitanich, que mojó tres veces ante el Grana en 11 enfrentamientos. Prensa Banfield

El último domingo, ante Unión, entró y en minutos le cambió la cara a un equipo que había mostrado muy poco. Ya está apto para jugar y demostró que su calidad sigue intacta, metiéndolo a Diego Dabove en un aprieto. Los hinchas, claro está, lo quieren adentro.

Ambos volvieron para este tipo de partidos. Para aportar todo lo que se requiere en un choque de este calibre. Para ser la manija y la voz de mando. Pero hoy, las dudas son muchas…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *