Los desafíos de una nueva era


Difícil tarea para Miguel Russo y su cuerpo técnico edificar la esperanza con los mismos ladrillos de una obra inconclusa. El único capital de este viejo zorro de vestuario -además de su inteligencia y su picardía táctica- es la memoria emocional que remite al 2007, la última Copa LIbertadores que ganó el club, de la mano de su conducción y la de Riquelme en la cancha. Hoy, ambos sostienen la bandera de un cambio de época que Boca necesita como el agua. El tema es que poco pudieron hacer para meter mano en la conformación de un plantel que compartió con Gustavo Alfaro los sinsabores de 2019, con otra eliminación a manos de River.

Mirá también Mirá también Mirá también

La nueva dirigencia confía ciegamente en Russo y su capacidad para reinventar un equipo que quizá, con otro estilo de juego y algún retoque que pueda traer el mercado (además de la llegada de Pol Fernández, con influencia a determinar), pueda dar el salto de calidad que no logró en el ciclo de Lechuga.

Por eso en este debut del Boca de Miguel hay mucho por descubrir. Desde los nombres, el sistema táctico, dónde se parará el equipo, si habrá presión alta o no. A Russo, se sabe, le gustan los equipos ofensivos pero equilibrados. Es un entrenador que le gusta arriesgar pero que prepara defensivamente al equipo para eso. Enfrente tendrá un rival interesante como Universitario de Perú, mientras espera el compromiso del domingo ante Paranaense, rival de Boca en la Copa pasada, tanto en fase de grupos como en octavos.

Mirá también

En los días que lleva el nuevo cuerpo técnico con el plantel, hubo mucha charla individual con los jugadores pero pocas pistas en relación a cuál será la primera elección de Miguel. Las puertas herméticas del complejo de Boca en Ezeiza no ayudaron a echar luz sobre el tema y en las prácticas de fútbol el DT mezcló mucho a los jugadores. Es más, la lluvia de este miércoles en Buenos Aires impidió que se realizara un ensayo formal y Russo tampoco les dio pistas a los futbolistas. Hasta anoche no había una confirmación del equipo, ni oficial ni extraoficial…

De todas maneras, Miguel se inclinaría por un 4-1-3-2, con Iván Marcone como único volante central. No es imposible imaginar que delante de él se muevan Salvio, Bebelo y Obando para abastecer a dos puntas: que serían Mauro Zárate y un 9. Ahí habrá que ver si es Ramón Ábila, quien todavía sin estar al 100 por ciento desde lo físico, o Franco Soldano.

Zárate, clave para Russo (Foto: JOSE GARCIA)

Mirá también

Más allá de la baja de Andrada, Russo apuesta por una línea de cuatro tradicional (el entrenador no es partidario de la línea de cinco), con Buffarini de lateral derecho, Lisandro López y Alonso como zagueros centrales (probaría con el paraguayo y no con Izquierdoz)y la duda eterna en el lateral izquierdo.

Una rápida primera lectura es que Russo buscará lo que declaró en la conferencia de prensa: que el equipo tenga más manejo de pelota. Cuando Alexis Mac Allister regrese del Sub 23, podría ocupar el lugar de Obando. Se verá si Tevez podrá estar el domingo, como para ir evaluando cómo se encuentra. El resto se irá descubriendo en el andar. Por ahora, todo es ilusión, como en todo comienzo. Boca intentará iniciar con viento a favor. Zonda, zonda, buena zonda.

SAN JUAN (ENVIADO ESPECIAL).

Mirá también

Los jugadores de Boca bajaron a saludar a los hinchas xeneizes.

Posibles formaciones

Boca: Marcos Díaz; Julio Buffarini, Lisandro López, Junior Alonso, Emmanuel Mas; Iván Marcone; Eduardo Salvio, Emanuel Reynoso, Agustín Obando; Mauro Zárate y Ábila o Soldano.

Universitario: José Carvallo; Aldo Corzo, Federico Alonso, Nelinho Quina, Iván Santillán; Armando Alfageme, Donald Millán, Rafael Guarderas; Alberto Quintero, Alejandro Hohberg y Jonathan Dos Santos.

Cancha: Estadio del Bicentenario (San Juan).

Hora: 22.

TV: Fox Sports Premium.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *