“Lo lógico es que River sea campeón”


“Vos sabés que se me apagó la luz… Así, de repente. Me quedé sin voz. Sólo me había pasado dos veces: una en Tandil, en la B Nacional, cuando en un partido me agarré una moto tremenda y empecé a gritar. Y la otra fue en la Copa Argentina contra Villa Mitre, en el entretiempo, porque estábamos jugando un desastre. Ahí me volví loco. Con decir que me tuvieron que sentar y dar agua porque me estaba por morir de los nervios… Pero el domingo, no sé: yo estaba bien, el equipo jugaba bien, viste. Pero me pasó que se me acabó la voz de golpe, de un momento a otro. Seguramente haya sido el estrés”.

-O quizás ya estabas pensando en que en la próxima fecha te ibas a tener que cruzar con este River puntero…

-Y puede ser… A lo mejor me agarró el cagazo de pensar en River, je, je…

El triunfo agónico ante Colón en la reanudación de la Superliga lo encontró a Gustavo Coleoni seco, con la garganta muda pero con el corazón contento. “Realmente fue muy emocionante, merecíamos ganar. Y fueron tres puntos muy importantes para nosotros. Hemos empezado la semana con un signo más, positivo, pero el equipo sabe que hoy estamos afuera de la zona de descenso y mañana podemos estar adentro. Creo que va a ser así hasta el final, salvo que ganemos cinco partidos seguidos y nos despeguemos definitivamente. Pero va a ser difícil. Somos conscientes de eso y no nos desestabilizamos: es el mensaje que damos desde el primer día”, le explica a Olé el entrenador de Central Córdoba de Santiago del Estero, con su clásica tonada cordobesa aunque todavía guardando cierta carraspera.

Mirá también

Bromea -acaso su sello distintivo- acerca de lo que se le viene al conjunto santiagueño, que será nada menos que otra finalísima tanto para ellos como para el Millonario, aunque distinta a la que disputaron en diciembre por la Copa Argentina. Tan distinta que a uno lo encuentra remando para engrosar el promedio y al otro, intentando escaparse pero en la punta. “Jugamos contra el mejor de América, no hay dudas de eso. Y deportivamente, por funcionamiento y equipo, indudablemente River es el máximo candidato a ganar la Superliga. La lógica indica que por fútbol y presente, River debería encaminarse al título. Pero también es cierto que esto es fútbol y pueden pasar muchas cosas…”, resalta el Sapito. Y una de esas cosas es lo que buscará hacer el sábado en el Monumental: ganarle al acorazado de Napoleón.

Mirá también

-Del duelo de diciembre, ¿qué diferencias notás entre ambos planteles?

-Que River no es el mismo sino aún mejor, je… Cada día juega mejor. Marcelo ha cambiado el sistema y le ha dado al equipo otra tónica en función del diseño, aunque la idea sigue siendo la misma. Y a su vez, nosotros también estamos mejor que en el duelo del año pasado: hicimos una buena pretemporada y consolidamos el compromiso del equipo, agregándole capacidades individuales y colectivas. El equipo está mejor en relación al funcionamiento del balón pero debemos tener la misma concentración y el mismo estado de alerta que la otra vez. Creo que, incluso, ahora le agregamos algunas capacidades que le dan más valor al equipo.

-Y mirando a la distancia aquel cruce copero, ¿cambiarías algo de lo que planificaste?

-No, yo pienso que hicimos un buen papel y no nos traicionamos. Sí es verdad que me dolió el 3-0 de la Copa Argentina porque no era para que se diera ese resultado… Aquella vez, nosotros tuvimos dos chances clarísimas, no las aprovechamos y el fútbol es así. Y ahora estamos en esa búsqueda que te comenté, viste… Hemos encontrado mejores caminos para llegar al gol. Tenemos un tiempo más y más paciencia para poder asociarnos. No debemos ser tan verticales. Anteriormente éramos de presionar y salir rápido y no era casualidad: era porque los lugares donde nos entrenábamos no daban para dar más de cinco o seis pases seguidos. Entonces, al tercer toque ya había un jugador corriendo para sumarse en ataque. Ahora pienso que si no te defendés con el balón, se vuelve todo muy difícil… Así que deberemos tener paciencia para buscar los caminos. En esos aspectos digo que llegamos un saltito arriba de la final del año pasado. Ojalá lo podamos plasmar en el juego.

Mirá también

-O sea, ¿van a buscar tener un poco de calma y ser más pensantes a la hora de tener la pelota?

-Sí, sí, puede ser ése el concepto. El de poder protagonizar y pelearla con la posesión del balón. No sufrirla tanto… Sobre todo ante River, que tiene un funcionamiento muy aceitado y que a la hora de los controles inducidos todos sus jugadores son muy buenos. Además, ahora Casco y Montiel hacen al equipo muy amplio y eso es fundamental. Porque primero hay que ser amplios para luego ser profundos. La verdad es que me saco el sombrero con Gallardo porque ha cambiado el sistema y el equipo no se resintió. El rendimiento sigue siendo muy bueno.

-River es un concierto de variantes…

-¡Sí, terrible! Por ejemplo: nosotros decimos que vamos a posicionar a un jugador sobre el cinco de ellos, que es Enzo Pérez, pero Enzo toca y se va para afuera y termina siendo un 7 ó un 8. Entonces al 9 tuyo, que era el que tenía que seguirlo a Enzo, le tenés que decir que no vaya, que no lo siga hasta allá a ese loco… River va cambiando constantemente, es tremendo. Tiene muchas variantes pero a su vez eso es un desafío lindo para nosotros. Una hermosa prueba para poder consolidar lo que venimos haciendo y para agregarle nuevas capacidades al equipo.

-Y en esa búsqueda, ¿el empate sirve?

-Nosotros tenemos que sumar. Mirá, de los últimos siete partidos hemos perdido uno solo, estamos afuera de la zona de abajo empatando tres o cuatro. Y gracias a esos empates, cuando vos ganás, salís del quilombo. Entonces por eso digo que hay que sumar, de local y de visitante. Ahora tenemos una parada difícil, con un River con ventaja, que tiene el objetivo de la Superliga, que es lo único que le falta ganar. Y cuando River se enfoca en algo fijo es jodido… Tiene un solo objetivo ahora, no tiene otra cosa por jugar, así que se hace un River muy fuerte y más aún con el estímulo de ir por eso que le falta. Pero yo confío mucho en mis jugadores, vamos a estar a la altura. Hay que tener la suerte de embocar las que te quedan ante River, porque una vez que ellos se ponen arriba en el marcador, pensar en revertir el resultado se vuelve algo casi imposible. Nosotros ya lo sabemos, porque en la final tuvimos dos y no las aprovechamos…

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *