“Licha dijo lo que sentimos los hinchas”

Gustavo Costas ya no se pone los cortos en Racing desde hace largos años ni lo dirige. No tiene un rol dentro del club e, incluso, vive afuera del país: desde 2019 está radicado en Asunción, Paraguay. Pero a la distancia, cuando habla de sus colores preferidos, el hincha estalla en su corazón y aparece su enorme espíritu de pertenencia. En pocos protagonistas del fútbol anida un fanatismo tan profundo por la Academia como en este entrenador que, a los 58 años, espera ofertas tras su paso por Guaraní.

Gustavo Costas vivió una etapa muy difícil en lo institucional en Racing.

Gustavo Costas vivió una etapa muy difícil en lo institucional en Racing.

Pegado al televisor durante los partidos de su Racing, atento a cada información que recibe diariamente a través de portales de noticias o redes sociales, el hombre sufrió y sufre por este 2021 muy malo en lo deportivo para su amado club. Y por supuesto que las fuertes declaraciones de Lisandro López, tras la eliminación en la Copa Argentina, lo movilizaron.

Costas fue mascota del equipo de José Pizzuti en el glorioso Racing de 1966.

Costas fue mascota del equipo de José Pizzuti en el glorioso Racing de 1966.

“Aunque pudo haber algunos a los que no les gustó, para mí Licha dijo lo que pasa en el club. Dijo lo que hoy sentimos los hinchas de Racing. Me identifiqué con sus palabras”, le cuenta Costas a Olé, desde una mirada muy crítica hacia la actualidad de la Acadé. El DT de dos ciclos al frente del equipo, en tiempos agitados en lo institucional (1999-2000 y 2007), hizo alusión a las crudas apreciaciones del capitán, quien entre otras cosas disparó: “Tiene que haber una reestructuración del plantel. Hay que tomar mejores decisiones en el fútbol. No quiero que Racing sea un club cómodo. SI tengo que ser el primero en hacer este cambio, lo seré”.

Gustavo Costas dirigió a Racing en dos ciclos: 1999-2000 y 2007.

Gustavo Costas dirigió a Racing en dos ciclos: 1999-2000 y 2007.

-¿Por qué coincidís con Licha?

-Porque Racing no está bien en lo futbolístico. No lo veo bien. Y lo digo más allá de los resultados. Yo esperaba un Racing distinto. Todos esperábamos pegar el gran salto después de ganar campeonatos, de tener buenos equipos que competían arriba, de entrar a la Libertadores, a la Sudamericana… Y en este 2021 Racing deja mucho que desear. Como institución el club está mucho más prolijo que antes, mil veces mejor, ya sin los quilombos de antes, cuando no te pagaban y no había nada… Cuando vas al club siempre hay cosas nuevas y no están los quilombos que tienen otros, como Independiente o San Lorenzo.

Viene de dirigir a Guaraní de Paraguay. Se tomó un descanso de dos meses y ahora espera propuestas.

Viene de dirigir a Guaraní de Paraguay. Se tomó un descanso de dos meses y ahora espera propuestas.

-¿A qué atribuís que no se da ese salto?

-Por ahí no se trajeron los que se tendrían que haber traído. Elegir un poco mejor. Como dijo Licha… Se trajeron muchos jugadores en el último tiempo, pero como apuestas. Y desgraciadamente no llegaron esos jugadores que podían darte ese salto para pelear una Copa, llegar a una semi o final. El lamento de la gente es que Racing tenía un equipo así. Racing necesitaba dar el salto y se estancó. Tenía todo… En vez de traer tantos jugadores… Si no tenés jerarquía, es difícil competir…

Multicampeón en el fútbol de sudamérica, en Independiente Santa Fe de Colombia ganó cuatro títulos.

Multicampeón en el fútbol de sudamérica, en Independiente Santa Fe de Colombia ganó cuatro títulos.

-¿Qué efecto creés que pueden provocar las palabras de Lisandro?

-Me parece que positivo. Fue para jugadores, dirigentes, para el Mago (Capria, asesor futbolístico)… Capaz que sirvió para despertar, para lograr una reacción. Y ojalá que los cambios empiecen desde ahora porque quedan muchos partidos. Y Racing tiene que sacar puntos para, por lo menos, meterse en la próxima Libertadores. No podemos faltar ahora, que habíamos empezado a jugarla siempre. No como antes, cuando nos costaba un huevo entrar. Y hay que saber jugarla. Quizá él habló con el plantel después. Yo hablo de afuera, no tengo el detalle de adentro. Licha habló con calentura, la misma que mostró dentro de la cancha. El primer tiempo contra Godoy Cruz… Lo dijo Claudio (Úbeda), que fue de lo peor desde que asumió. Y eso ya venía sucediendo en partidos decisivos… Racing llegó a la final contra Colón sin patear al arco…

Gustavo Costas fue capitán y un puntal en la defensa del Racing que ganó la Supercopa de 1988.

Gustavo Costas fue capitán y un puntal en la defensa del Racing que ganó la Supercopa de 1988.

-En cuanto al juego, ¿qué te transmite Racing?

-Sinceramente, Racing no transmite. Y mirá que Claudio cambió el modo de jugar. El otro día lo puso a Licha de enganche, con Cvitanich y Copetti arriba. Si te ponés a analizar los nombres y el esquema, puso un equipo ofensivo. Claudio no tiene la culpa. Lleva un tiempo de trabajo. A este Racing le falta agresividad, intensidad en la marca. Por momentos la tiene y después se viene abajo. En los dos goles que nos hizo Godoy Cruz, el equipo estuvo muy pasivo para marcar. Los dejamos patear, no fuimos encima, mirábamos… Adelante también falta rebeldía de tres cuartos hacia adelante. Parece un equipo tibio, timorato… Por lo que veía de los gestos de Licha, pedía estar más arriba, atacar, que los de atrás marquen… El abc del fútbol.

Gustavo Costas, junto a sus hijos, Gonzalo y Federico.

Gustavo Costas, junto a sus hijos, Gonzalo y Federico.

-¿Imaginás a la dirigencia haciendo una inversión fuerte en refuerzos a fin de año?

-Si vos querés pegar el salto, tenés que traer jugadores de jerarquía. No 20.000 jugadores, pero alguien del nivel de Arias, de Mena.

-¿Seguís con la ilusión de volver a Racing algún día o ya te resignaste?

-Uno tiene siempre la ilusión. Pero no creo que me llamen.

-¿Por qué?

-Capaz que no les gusto. Pero más allá de eso, nadie sabe cómo trabajo. Si piensan que no sirvo para Racing, no me voy a ofender ni nada. Mientras Racing esté bien, yo estaré bien.

-¿Nunca te dieron ganas de averiguar por qué no volvieron a llamarte?

-He ido al club, me han invitado siempre. Conmigo han sido muy atentos, me mandaron camisetas cuando se salió campeón. Las tengo en mi casa. Pero si a mí no me querés, no me querés. Ya está.

-¿Y dirigir en otro club del fútbol argentino?

-Hay momentos que me dan ganas de ir. Pero después veo cómo está el país en general y está muy difícil para vivir. En cuanto a lo futbolístico, cuando hablan de que en el fútbol argentino te devora la presión… En todos lados es así. Te contratan y arriba del avión ya tenés que haber ganado tres puntos. Pasa en Arabia, en Colombia, en Paraguay… Es una exigencia terrible para los entrenadores. En Paraguay hay equipos que cambian cuatro técnicos en un campeonato. Es una locura. Gracias a Dios, en estos 22 años de carrera, paré cuando yo quise.

-¿Como ahora?

-Paré porque venía trabajando muchísimo. Nunca había tenido vacaciones, vacaciones. Tenía 15 días y me iba a Argentina a ver a mi vieja, mi familia, mi hermana, mi vieja. Pero no descansaba. Ahora decidí parar dos meses y ya pasaron. Ahora ya escucho ofertas, algo bueno, empezaré a trabajar de nuevo.

-Sonaste como candidato a dirigir la selección de Paraguay. ¿Qué tan cerca estuviste?

-La gente me quiere muchísimo. Fue más de la gente que de los dirigentes de la federación de Paraguay. Cuando salgo a la calle, la gente me pide para la selección, En todos lados. Pero ojalá que al Toto (Berizzo) le vaya bien. Yo tengo muy buena relación con él y quiero que le vaya bien, que saque buenos resultados que lo acomoden en la tabla de los que entrarán al Mundial.

A los 58 años, después del descanso que necesitaba este DT multicampeón en Sudamérica, aguarda propuestas para seguir cosechando títulos como lo hizo en Perú (dos con Alianza Lima), Paraguay (Cerro Porteño), Ecuador (Barcelona) y Colombia (cuatro en Independiente Santa Fe). En su época de futbolista, antes de ser mascota del equipo de José Pizzuti en 1966, fue referente del elenco se coronó en la Supercopa de 1988. Hoy, al mismo tiempo que espera retomar la actividad, implora por una levantada de Racing. Porque como dijo en la nota, “si a Racing le va bien, yo también estaré bien”.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *