Levantan la Manu

Para el público medio, no hay dudas de que Manu Ginóbili es el mejor jugador basquetbolista argentino de la historia. Muchos incluso dirán que es el deportista más grande de las páginas doradas nacionales por encima de Diego Armando Maradona, Lionel Messi, Guillermo Vilas, Carlos Monzón, Luciana Aymar o Juan Manuel Fangio. Pero eso que la calle marca de manera tajante no es tan claro para el seguidor de la naranja. Luis Scola también entra en la discusión. Y si bien Luifa no le compite en talento, categoría en la que el bahiense domina por amplio margen, sí que entra en la balanza su liderazgo, compromiso con la Selección Argentina y el estar siempre hasta su retiro a los 41 años. Por eso mismo era lógico que el ranking de los top 75 de la NBA, con tantas opciones, dejaría inconformidad.

Ginóbili no apareció en el listado, que finalmente fue de 76, elegido por jugadores actuales, leyendas y periodistas especializados, sin parámetros específicos, salvo que hayan jugado en la NBA. ¿Está bien? ¿Está mal? Depende qué parte del vaso se mire. Sólo 26 tienen más anillos de campeón que Manu; Tom Heinsohn, con ocho coronas con Boston Celtics, tampoco aparece. Y éste, el del éxito colectivo de San Antonio Spurs, es el gran punto a favor del N° 20. Lo que no es poco. Pero en una liga en la que gusta el show y puntos, el escolta no fue espectacular por más que estuvo en un alto nivel durante sus 16 temporadas.

Mirá también

Manu se alejó del básquet y se dedicó a recorrer el mundo.

Manu se alejó del básquet y se dedicó a recorrer el mundo.

Mirá también

Su promedio de tantos en la etapa regular es de 13,3, con ninguna campaña de más de 20; en playoffs su marca es de 14, con dos años con 20. En las otras categorías no sobresalió más allá de ser un buen triplero y un fiable robador. Por eso mismo el ranking tiene a jugadores que no poseen un anillo pero sí mejores registros individuales como son los casos de James Harden (25,1 de promedio), Damian Lillard (24,6) o Russell Westbrook (23,1).

Este debate no se abrió únicamente en la Argentina. Canadá pidió por Vince Carter, quien dejó un legado en Toronto Raptors (ocho veces All Star); España hizo lo propio con Pau Gasol (dos anillos en Los Angeles Lakers y cuatro All Star); Francia reclamó por Tony Parker (cuatro títulos con San Antonio Spurs y MVP de las Finales 2007), y Congo, por el olvido de Dikembe Mutombo (cuatro veces defensivo del año y camiseta retirada por Denver Nuggets y Atlanta Hawks).

Mirá también

Manu y la histórica tapa a Harden, quien sí está en el listado.

Manu y la histórica tapa a Harden, quien sí está en el listado.

Mirá también

Presente o ausente en la lista, nadie le quita la grandeza y legado que dejó Ginóbili. Manu siempre será la bandera nacional en el mejor básquet del mundo.

YO DIGO

Leo Montero (ESPN)

Lo de Manu Ginóbili es un despropósito descomunal. Uno de los jugadores más respetados y queridos por rivales, coaches y compañeros, es increíble que no esté. Lo mismo va para el base francés Tony Parker y el pivote español Pau Gasol. Estamos hablando de tres campeones versus un montón de jugadores, más allá de los nombres, de esta era y de otra que no tienen ni por asomo la historia ni el prestigio ni la dinastía ni la era que han marcado estos tipos.

Se dice que la NBA mira números y yo todo el tiempo me pregunto: ¿de qué números hablamos? ¿Hablamos de números individuales? ¿O de un título o un premio de un año puntual? Esto es un deporte colectivo y el logro final de una competición es ser campeón. No está mal que un jugador no sea campeón y esté en la lista; si está mal que hayan obviado de manera tan grosera a tipos como Manu o Tony que han conformado una dinastía de más de 15 años entrando en playoffs y conformando el trío más ganador de la fase regular y playoffs junto con Tim Duncan, que sí tiene muy merecido su lugar entre los 75 mejores jugadores de la historia.

Y digo esto de Manu aunque hubiese nacido en Finlandia. Opino desde un lugar totalmente neutral, cero argento. Que no estén estos tres es algo tremendo.

Mirá también

Fabián Pérez (TyC Sports)

La elección de los 75 mejores jugadores deja mucha tela para cortar. En un principio estaba Kyrie Irving, quien al no querer vacunarse dejó de aparecer en la lista. Con respecto al tema de Manu, me parece injusto que no esté en la nómina. Aunque no sé si injusto es la palabra exacta. Habría que ver cuáles fueron los parámetros que utilizaron para la elección. Si el tema era por la obtención de anillos, entonces sí es una injusticia. Incluso si la elección es por logros personales, considero lo mismo, porque el ex Spurs tuvo muchos de ellos.

Ahora bien: yo creo que no se puede hablar de injusticia porque fue una cuestión muy subjetiva al no haber una regla clara. No se entiende que no hayan estado ni Tony Parker ni Robert Horry, quien ganó siete anillos de NBA. Tampoco se entiende que no haya estado Pau Gasol, que tan bien ha jugado en la liga. Por el lado del sentimiento y de los logros no está bien que Ginóbili no haya estado entre los 75/76 mejores siendo que hay jugadores que no han ganado anillos o que no han hecho historia en una franquicia, como Damian Lillard o Melo Anthony.

A Manu lo hubiese puesto y no por ser argentino, porque también hubiese puesto a Gasol.

Manu Ginóbili disfruta del retiro y pasea con sus hijos

Manu Ginóbili disfruta del retiro y pasea con sus hijos

Mirá también

Leandro Fernández (NBA.com)

Cuando se piensa con un poco de sentido común se entiende que Manu no esté en una lista de los 75 mejores jugadores de la NBA. Se respetó una parte de la historia, como fue mantener a los 50 que habían sido votados en la última oportunidad, allá por 1996. Si te ponés a pensar, del 96 para acá tiene sentido que haya habido 25 mejores jugadores que Manu.

Si repasás esos 25 nombres, casi todos los jugadores tienen un caso superior al de Manu. Hay que entender que en esta votación se buscaban a los 75 mejores jugadores de la historia de la NBA, no a quienes hayan colaborado con el juego colectivo de su equipo. Ésa fue la mayor virtud de Ginóbili, la de ser sumamente importante e histórico en una franquicia que ganó títulos. Cuando lo ves de una mirada individual, que es la manera en la cual lo hacen los votantes, los argumentos de Manu se caen. Podemos no compartir la visión con la que se eligió, pero ésa es una visión con la que coinciden muchos.

De todas maneras no hay ninguna lista que vaya a cambiar el legado de Manu en la liga. Que no esté en la nómina de los 75 mejores jugadores de toda la historia no cambia absolutamente nada. Sigue siendo una leyenda de la NBA.

Mirá también

Marcelo G. Nogueira (ESPN)

Ginóbili podría haber estado entre los 76 elegidos porque hizo los méritos suficientes en forma individual y contribuyó para su equipo en cuatro campeonatos. Lo hubiese puesto en lugar de Damian Lillard, por citar un caso.

Lo insólito de la elección es que la NBA no determinó reglas (salvo respetar a los 50 elegidos del 50 Aniversario); entonces todo quedó librado al gusto de los 88 integrantes del panel.

Mirá también

Alejandro Pérez (ESPN)

Estas elecciones están sujetas a gustos y opiniones personales, entonces va a haber tantos criterios y miradas como personas participen de esa votación. Me habría gustado que Manu Ginóbili hubiese estado, porque hizo méritos, pero no encuentro a ningún otro de los 76 elegidos que no tenga méritos consistentes para estar. Los 76 tienen un derecho bien ganado en ese grupo, como lo tenía Manu. Me duele que no esté.

Curry fue uno de los que votó y quedó en la nómina final.

Curry fue uno de los que votó y quedó en la nómina final.

Mirá también

Mauricio Codocea (Clarín)

Al orgullo patriota le duele. Y está bien que así sea. Manu ya había aparecido en otras listas, así que la ilusión estaba fundamentada. Esta vez era especial, además, porque era la “oficial”. Pero no estuvo. Y está bien. Es más: si nos despojamos del patriotismo, hasta es lógico. Manu hizo un arte del altruismo, del juego en equipo, del nosotros antes que el yo, pero pongámonos la mano en el corazón al preguntarnos: ¿Es uno de los 75 mejores de la NBA? ¿De verdad es mejor que Carmelo Anthony, uno de los máximos goleadores? ¿Es mejor que Russell Westbrook, el hombre que pulverizó todas las estadísticas? ¿Que Damian Lillard, quizá el único hombre en esta tierra capaz de sentarse a la misma mesa a la hora del tiro a distancia con Stephen Curry?

En el sentido integral de la palabra jugador, posiblemente Manu lo sea. Pero en el talento, en el uno contra uno, seguramente, no. Para entenderlo hay que pensar cuántas veces y durante cuánto tiempo Manu estuvo entre los 5 o 10 mejores jugadores de la NBA. La respuesta a eso es: ninguna.

La liga está repleta de cracks y Ginóbili nunca fue el mejor del mundo. Si fueran los 75 más “determinantes” o incluso más “importantes”, ahí sí habría que armar una protesta ante la Casa Blanca si no estuviera Manu. En este caso, su ausencia está bien.

Mirá también

Imborrable el legado que dejó el bahiense.

Imborrable el legado que dejó el bahiense.

Germán Beder (Urbana Play)

Merecía estar por todo lo que logró a nivel colectivo, en su CV tiene cuatro anillos, pero también entiendo que no haya estado. Toda selección es subjetiva y en ésta se priorizaron los logros personales más que los grupales, porque, si no, no hay una justificación para que esté Russell Westbrook.

Conozco a Manu y sé que todas estas menciones no le mueven la aguja en lo más mínimo, así que no me generó un disgusto.

Julián Mozo (CAB e Infobae)

El CV de Ginóbili, en sus 16 temporadas y 1,275 partidos, dice mucho, es suficientemente impactante, pero no alcanza para reflejar su real dimensión, lo que significó para la NBA y el básquet mundial. Manu fue mucho más que números. Incluso sus números son la envidia de millones de jugadores en el mundo.

A diferencia de otras estrellas, el bahiense no puede medirse por sólo ellos, y la NBA no lo notó.

El primer anillo, en el 2003, tras vencer a los Nets.

El primer anillo, en el 2003, tras vencer a los Nets.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *