Leo-Cristiano, el final de un clásico

Durante casi 20 años fue el antagonista perfecto, la contrafigura ideal, el competidor máximo de nuestro Leo Messi. Así renovaban el asombro del mundo, batiéndose marcas uno al otro en plena elite. Ellos mismos han reconocido que la presencia del otro los hizo mejores.

Infelizmente, como todo tiene un final, Cristiano Ronaldo parece haber tomado una decisión estupenda para sus finanzas y para el futuro de su familia, pero que para el fútbol implica un retiro de la escena en la cual le disputaba el protagonismo al genio argentino.

Así se fue CR7 del Mundial (Foto Nelson Almeida / AFP)Así se fue CR7 del Mundial (Foto Nelson Almeida / AFP)

La info cuenta que el portugués, golpeado por su última mala temporada en el Manchester United y su feo final con la selección de su país en Qatar, tendría acordado jugar sus últimas dos temporadas en el Al Nassr de Arabia Saudita, por 200 millones de euros cada año, como introducción a una relación más prolongada y que le daría todavía mayores dividendos después.

La idea de la familia real árabe es que CR7, tras jugar dos años y medio en su ignota liga, se convierta en el embajador de la candidatura del país (junto con Grecia y Egipto) a sede del Mundial de 2030, al que también aspira Argentina junto con Uruguay, Paraguay y Chile.

Los grandes duelos con Leo en Barcelona y Cristiano en el Madrid (AP Photo / Paul White).Los grandes duelos con Leo en Barcelona y Cristiano en el Madrid (AP Photo / Paul White).

Mientras Cristiano viaja a Arabia para definir las condiciones de su nuevo proyecto de vida, Messi está cercano a prolongar por dos años su vínculo con el PSG. Esto es, mientras paladea jugar algún tiempo más en la Selección para disfrutar de hacerlo como campeón mundial, se asegura mantenerse hasta 2025 en la elite de Francia y en Champions League. En el más alto nivel competitivo.

Acaso esos dos años y pico mayor que es Cristiano, más no haber encontrado equipo en Europa que siguiera creyendo en él y ver a Leo indefectiblemente en la cima del mundo, lo hagan desistir de seguir discutiéndole méritos, y preferir una tentadora jubilación de privilegio y un futuro de lobista.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *