le pusieron la campera de una organización terrorista

La FIFA prohibió, hace más de 15 años, que los protagonistas emitan “mensajes políticos, religiosos o personales” durante las competencias. Quienes lo hacen se enfrentan a fuertes sanciones y eso es lo que ahora puede pasarle a Xherdan Shaqiri, que casi sin saberlo vistió una campera de un grupo denominado como terrorista por varias naciones.

Mirá también

Mientras daba una entrevista tras la victoria por 2-0 como local ante Irlanda del Norte, el jugador del Olympique de Lyon fue sorprendido por una persona que le colocó una campera sobre los hombros sin mediar palabra. La imagen parecía bastante típica: un futbolista luego de jugar, con un abrigo liviano, que es asistido por un utilero que le da un camperón más grande.

Sin embargo, el escenario era bien distinto. Primero, porque el hombre que llegó hasta la figura suiza no tenía la ropa de la selección, después porque el propio jugador lo miró sorprendido, con cara de desconocerlo completamente. La escena cobró sentido cuando se notó que representaba el abrigo.

Mirá también

Sin dejar de hablar con el periodista, Shaqiri se dio cuenta que se traba de una campera con el escudo del Ejército de Liberación de Kosovo, una organización terrorista que busca por la independencia total de ese país de Serbia. Cuando el ex Liverpool reconoció el escudo, soltó una sonrisa y se quitó la campera, aunque sin hacer referencias en cámara.

Mirá también

SERBIA SE QUEJARÁ ANTE LA FIFA

Esta acción disgustó por completo al país que se encuentra en conflicto con Kosovo y por eso el presidente de la Federación Serbia de Fútbol, Jovan Surbatovic, aseguró que enviará una carta a la FIFA para pedir una sanción por el incumplimiento de la norma que prohíbe, desde 2004, este tipo de manifestaciones. Con el agravante del caso de tratarse de una organización considerada terrorista.

Mirá también

De acuerdo a la interpretación de Surbatovic, el delantero suizo es culpable de “promover la organización terrorista del ELK”, más allá de que se notó que en ningún momento era consciente de lo que pasaba o de las intenciones del sujeto que se acercó hasta él.

Mirá también

En clara respuesta a este planteo, desde la federación suiza se mostraron en contra de las expresiones políticas dentro de un terreno de fútbol, pero también descartaron que Shaqiri haya apoyado manifestación ni mucho menos que haya tenido un gesto a favor de esta organización.

Mirá también

“Es inaceptable que la gente quiera hacer un mal uso de los estadios de fútbol, y en este caso la entrevista de un jugador después de un partido, para hacer propaganda política. Xherdan Shaqiri reaccionó de manera ejemplar, mantuvo la calma y no respondió”, publicó la federación en Twitter.

Mirá también

En otro mensaje, aseguró que ya identificaron a la persona en cuestión: “El culpable fue interrogado por la policía y se le impuso una prohibición de estadio”. De esta manera, intenta desligarse de cualquier responsabilidad que pueda derivar en una sanción no solo al jugador sino también a la selección.

Shaqiri tiene una historia contra Serbia. 
EFE

Shaqiri tiene una historia contra Serbia.
EFE

SHAQIRI, IDENTIFICADO CON LA LUCHA

Más allá de que en esta ocasión el ex Liverpool no protagonizó ningún reclamo, su risa y la forma en la que se tomó esta situación no son sorpresivas. Si bien juega para Suiza, nació en Kosovo y sus padres son albaneses, la población mayoritaria de ese lugar. Todos debieron emigrar luego de la guerra tras la desintegración de la ex Yugoslavia.

Mirá también

Si bien se asentó desde pequeño en Suiza, Shaqiri siempre se sintió parte de Kosovo y desde el principio pidió por la independencia. Si bien en 2008 es una república reconocida internacionalmente, Serbia aún la considera como una provincia de su territorio con cierta autonomía, algo que genera conflictos internos.

Mirá también

Por eso, en el Mundial de 2018, cuando Suiza y Serbia se enfrentaron Shaqiri no desaprovechó su oportunidad. Los suizos dieron vuelta el partido sobre la hora justamente con su gol y, además de sacarse la camiseta, hizo el gesto de un águila, el símbolo de la bandera albana, una etnia muy perseguida por los serbios en aquella época.

Mirá también

Esto generó fuertes críticas desde distintos sectores. Shaqiri, al igual que Xhaka en el 1-1 -también de esos orígenes-, habían incumplido con la norma que impone la FIFA. Más allá de la investigación del ente, no hubo sanción durante el torneo.

Shaqiri y el águila de la polémica. EFE.

Shaqiri y el águila de la polémica. EFE.

Mirá también

“Sinceramente, a mí me daba igual el rival. El gol y la celebración eran para mi pueblo que siempre me ha apoyado, para mi patria y para mis padres”, había explicado Shaqiri aquella vez.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *