Las sanciones de la Federación de Indonesia tras la tragedia

Indonesia atraviesa un duro momento luego de que los incidentes en una cancha dejaran un saldo de 125 muertos. Es por eso que tras el enfrentamiento en el estadio Kanjuruhan entre la policía y los fanáticos del Arena FC, desde la Federación decidieron suspender de por vida a dos dirigentes.

Mirá también

En una conferencia de prensa Erwin Tobing, presidente del comité de disciplina de la Federación Indonesia, aseguró que tanto Abdul Haris, dirigente del comité de organización del Arema FC, como un miembro de la seguridad “no deberán más ejercer actividades en el mundo del futbol, de por vida”.

Mirá también

Además tomaron la decisión de imponerle a la institución una multa de 250 millones de rupias indonesias (unos 16.670 euros, 16.345 dólares). Aun así, el reclamo de la hinchada fue hacia la policía que ante los incidentes arrojaron gases lacrimógenos, reprimieron a los fanáticos con violencia y no recibieron ningún tipo de sanción.

Mirá también

¿Qué fue lo que ocurrió?

a. La violencia estalló cuando los hinchas del Arema FC entraron a la cancha a las corridas tras la derrota 3 a 2 ante el Persebaya Surayaba, en el estadio Kanjuruhan, con capacidad para 45.000 personas. La policía reprimió y, según informó el inspector general jefe de la policía de Java Oriental, Nico Afinta, hubo 125 muertos.

Según el funcionario, 34 personas murieron dentro del estadio y el resto en camino a los hospitales o ya dentro de ellos.​ El sitio Intred explicó que las víctimas fueron trasladadas a dos hospitales. Allí hubo 110 fallecidos. Pero después el Jefe de la Oficina de Salud del Distrito de Malang, Wiyanto Wijoyo, confirmó que había más fallecidos, dos de ellos policías.

Mirá también

“Murieron por el caos, los empujones, los pisotones y la falta de aire“, dijo Wijoyo citado por TVOne, ya el domingo 2 de octubre de 2022 por la mañana.

Mirá también

Wijoyo agregó que los heridos definitivamente eran más de cien y fueron enviados al hospital Saiful Anwar y al hospital Kanjuruhan. Después se supo que hay un número indeterminado de heridos en tres hospitales de la ciudad y del distrito de Malang.

Muchos de los hinchas intentaron atacar a los jugadores rivales. La policía reprimió y así explotó la violencia. “No solo invadieron el campo, también dañaron autos policiales e incendiaron objetos en el estadio. Las acciones de los simpatizantes obligaron a las fuerzas de seguridad a repeler, incluso utilizando gases lacrimógenos”, explicó el sitio Detik.

Se informó que hubo 13 vehículos destrozados, diez de ellos pertenecientes a la policía. Los enfrentamientos continuaron afuera del estadio.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *