Las canchas chicas del Uruguay que le quedan por visitar a Luis Suárez

A los europeos, acostumbrados a otros escenarios, al lujo, se les sacudió la mandíbula. No pueden creer todavía las imágenes que se hicieron virales, la vulgaridad. Era cuestión de hacer play y ver como el consagrado Luis Suárez, tantas veces paseándose erguido por los pasillos de Anfield, del Camp Nou o del Wanda Metropolitano, entre tantísimos otros estadios del Viejo Continente, de repente, por propia voluntad mundialista y de mercado, bajaba de bondi en las puertas de Belvedere, del estadio del Liverpool (montevideano), cruzaba un portón oxidado y, caminando por un prolijo pastizal, se metía en el humilde vestuario visitante del equipo charrúa.

Ladrillo a la vista pintado de blanco, “puerta de metal, cinco ventanas, aire acondicionado” (tal como describe El Observador), una pizarra en el interior y todos los elementos de utilería desperdigados afuera porque, o entran los jugadores y el cuerpo técnico o entran los botines. Allí entró el Pistolero, en un ambiente que no le resultaba para nada ajeno porque tuvo una vida, claro, antes de cruzar el charco. Después llegó el partido, con el 1-0 del Bolso, la primera alegría después del cachetazo de Atlético Goianiense por la Copa Sudamericana -con eliminación incluída-, bajo la atenta mirada de la familia, acobachada sobre una punta de la pequeña cabecera popular VIP del Tricolor. Ahora bien, posiblemente haya sido el primer contraste fuerte desde su primera nueva vez en campos uruguayos. Pero… ¿Será el último? ¿Qué le queda al delantero en el certamen charrúa antes de regresar a la parafernalia edilicia de Qatar con la selección Celeste?

El Gran Parque Central, la casa de Nacional, ha sufrido muchas mejoras desde la partida de Suárez al otro lado del Atlántico. Lo mismo que el mítico e histórico estadio Centenario, que apenas ha sufrido un puñado de reformas. Cuando Luis partió, Peñarol tampoco contaba con el Campeón del Siglo, su nueva cancha. ¿Y qué más a la altura de las circunstancias? Al 9 todavía le quedan unos cuántos partidos como visitante antes de subirse al avión rumbo a tierras asiáticas. ¿Dónde jugará? ¿Algo mejor, algo peor, algo parecido a Belvedere? Salvo que los clubes que hagan las veces de local opten por jugar en un estadio de mayor ‘jerarquía’ (entiéndase, de mayor capacidad) para sacar unos buenos pesos extra de recaudación, Suárez tendrá la chance de jugar en lugares, para muchos, desconocidos. ¿Cómo qué? ¿Qué dice ese fixture para ser leído con el GPS en la mano?

Los goles de Suárez en el fútbol uruguayo

Vale aclarar que dos de esos encuentros del Clausura fuera del barrio La Blanqueada se disputarán en Centenario, donde Montevideo City Torque hace de local y donde también lo hará Albion, aunque sea por una cuestión económica. Después, según el programa de partidos, Nacional deberá jugar en… Anotá.

Vs. Plaza Colonia en el Campus Municipal Alberto Suppici (capacidad: 15.000 espectadores)

El Campus Supicci de Colonia esperá por Plaza-Nacional. Y por Luis Suárez, claro.

El Campus Supicci de Colonia esperá por Plaza-Nacional. Y por Luis Suárez, claro.

Vs. River en el Parque Federico Omar Saroldi (15.000 espectadores)

El Saroldi, la histórica casa del Darsenero.

El Saroldi, la histórica casa del Darsenero.

Vs. Fénix en el Parque Capurro (5.500 espectadores)

Con el Río de La Plata de fondo, Fénix espera por el Bolso y por Lucho en el Parque Capurro.

Con el Río de La Plata de fondo, Fénix espera por el Bolso y por Lucho en el Parque Capurro.

Vs. Sportivo Cerrito en el Parque Palermo (6.500 espectadores)

Con pasto sintético, el Parque Palermo de Central Español, donde Cerrito suele jugar con local. Detrás, el Méndez Piana y más allá el Centenario. ¿Se jugará allí?  (foto @Totalgrassuy)

Con pasto sintético, el Parque Palermo de Central Español, donde Cerrito suele jugar con local. Detrás, el Méndez Piana y más allá el Centenario. ¿Se jugará allí? (foto @Totalgrassuy)

Para Suárez, jugar en estas canchas no es problemas. De hecho, después del triunfo, este domingo posteó: “Feliz de volver a jugar en las canchas donde todo empezó!”. La humildad no se negocia.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *