Las bandas elásticas – Olé


Uno tiene características técnicas muy diferentes a las de Dani Alves, Rafinha y el Dani del Real Madrid, Carvajal. El otro tampoco es el alemán Philipp Lahm ni tampoco el brasileño Marcelo. Es más, Gonzalo Montiel y Milton Casco tal vez no figuren en la lista top de modelos de laterales-volantes ni generen la misma emoción en los hinchas de River que el Oso Pratto, Armani, Ponzio, Enzo Pérez, Scocco o Juanfer… Sin embargo, el pibe de 23 años de González Catán y el entrerriano ambidiestro de 31 pirulos son las alas del equipo del Muñeco. Los jugadores que abren espacios. Los que aportan profundidad. Los que recorren de punta a punta los 105 metros de la cancha y también cumplen tareas de relevo y de distribución en el centro del campo. Los que vuelan por los costados y terminan seguido en posición de 9 en la zona de definición. Son las bandas elásticas de un equipo flexible por naturaleza. Y la última reinvención de Gallardo.

Mirá también

Los dos laterales pasaron de ser marcadores de punta que atacaban en el 4-1-3-2 del River 2018/2019 a ser atacantes que defienden en el modelo 2020. El ejemplo más claro del valor de ambos laterales-volantes en el 3-5-2 (ó 3-3-2-2) que Napoleón diseñó para reemplazar la intensidad del transferido Exequiel Palacios con otro módulo táctico fue el 1-0 ante Independiente: Casco robó una pelota a metros de la posición clásica del cinco y habilitó a Montiel, que pasó al ataque como un tradicional wing y asistió a Borré con un centro perfecto al corazón del área. En el segundo partido del año, frente a Godoy Cruz en Mendoza, los aviones del Muñeco volvieron a ser determinantes y hasta llegaron a los mestros más calientes: el ex Newell’s metió un zurdazo cruzado que besó el palo izquierdo y el arquero Rodrigo Rey le tapó a Cachete un mano a mano al borde del área chica.

Mirá también

Las antiguas palabras del prestigioso DT holandés Louis Van Gaal explican perfectamente el propósito de estratégico de estos movimientos: “Antes se preparaba a los laterales para destruir a los wines. Pero ya no sirve que el futbolista esté ahí; ahora los extremos tienen que llegar desde atrás”. Está claro: esta última reinvención del Muñeco apunta a desconcertar la presión del rival y sumar caudal hacia en centro de la cancha con un jugador impensado: Casco. Como lo hizo Guardiola en Bayern Munich con Lahm o con David Alaba.

Mirá también

Para que MG pudiera llevar a cabo esta propuesta fue fundamental la evolución constante de ambos defensores, sobre todo de Montiel, que se formó como zaguero central mientras Casco arrancó como delantero por sus condiciones técnicas naturales y fue retrocediendo con los años hasta llegar a Primera (en Gimnasia LP) como marcador de punta. Es más, el progreso del juvenil le suma otra cualidad que potencia sus chances de ser convocado a la Selección y de pegar el salto a Europa: River ya rechazó un oferta del West Ham inglés para sumarlo a préstamo y tener la opción de comprarlo en junio en diez millones de libras.

El mapa del calor de Montiel y Casco contra Godoy Cruz: claramente estuvieron más tiempo en campo rival que en el propio. El ataque es hacia arriba.

Montiel ya es más que “el bombero” de Gallardo. Casco, más que un dotado técnicamente. Son las bandas elásticas de la Banda.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *