la trama de una interna peligrosa

“¡No te creas que sos el dueño del club!”. Fue hace unas semanas atrás, cuando Sebastián Battaglia decidió poner como titular frente a Arsenal a Alan Varela y lo hizo en contra de alguna sugerencia recibida en la previa en una de las reuniones y charlas futboleras habituales que se dan en el búnker de Ezeiza luego de los entrenamientos. El reto, si parece tan duro como contundente al leerlo, sonó mucho peor cuando salió de la boca de Juan Román Riquelme y entró sin intermediarios directamente en los oídos del DT

Mirá también

Mirá también

Mirá también

La relación entre las dos figuras más importantes del armado de este Boca no pasa por un buen momento y la tensión entre ellos se percibe a la distancia en el Centro de Entrenamientos del club, sin tranquilidad en la derrota, en el empate ni en la victoria. Battaglia siente poco apoyo por parte del Consejo de Fútbol, no está tranquilo y le da la sensación de que esperan que pierda un par de partidos para que se vaya, según le contaron a Olé desde su entorno.

Lo que ocurrió cuando decidió apostar por Varela es un ejemplo más dentro de una lucha de poder en la que el DT se ve presionado y obligado a ceder en muchos casos, pero en otros se decide por tomar sus propias decisiones. En esa ocasión, la sugerencia ante la baja de Pol Fernández había sido que le diera una oportunidad a Esteban Rolón. Así como otras veces el pedido había sido por Nicolás Orsini y Norberto Briasco.

Mirá también

Compraron mal y quieren recuperar algo, pero la culpa no es de Seba. Para él, Orsini es el tercer nueve, pero lo presionan. Lo mismo con Briasco. La otra vez que estaba en el banco lo iba a poner unos minutos para darles el gusto y el propio jugador le dijo que no estaba bien”, contaron a Olé desde el entorno del DT.

“Seba confía en los chicos que tuvo en la Reserva, de hecho su número 5 era Equi (Fernández), pero se lo dieron a préstamo. Y ahora está pidiendo que suban al 10 de la Reserva (Taborda) y le dan vueltas. También quería a Pavón, había levantado y le iba a servir en este semestre sin Villa. Pero algunas se las tiene que comer“, agregó la fuente.

Mirá también

Tal como ocurría con Miguel Ángel Russo, a Battaglia le sugieren a quien poner en las reuniones que son frecuentes en el predio, ya sea por parte de Riquelme o de sus laderos Bermúdez y Cascini, no tanto a través del Chelo Delgado, que es el hombre de mayor confianza de JR pero no se involucra tan a fondo en estas cuestiones como sus dos compañeros. “El diez ve bien a éste o el diez piensa que podría tener una oportunidad aquél”, suelen insinuar desde el Consejo, según coincidieron distintas fuentes ante la consulta de Olé. Y otras veces cuentan que llega a través de Mariano Herrón, integrante del cuerpo técnico cercano a Román que estuvo con Russo y ahora sigue con Battaglia.

Si bien pueden parecer normales las charlas entre un entrenador con poca experiencia y ex compañeros de trayectoria que trabajan en el mismo lugar, los modos y las formas agravaron una relación desgastada desde el micro gate para acá, con palos a la vista de todos en distintos momentos. Ya sea Riquelme, ante una pregunta por el esquema en una entrevista, mandando a preguntarle “al entrenador” porqué elige jugar con tres delanteros y no con enganche. O Battaglia cuestionando el estado del campo de juego de la Bombonera -y patio de la casa del ídolo máximo. O Riquelme haciendo claros gestos de fastidio en su palco.

Riquelme, el domingo en su palco de la Bombonera.

Riquelme, el domingo en su palco de la Bombonera.

Mirá también

“Seba siente poco apoyo del Consejo”, aseguran quienes conocen al DT. Y a la vez aclaran que no es tonto y sabe que a través de periodistas afines mandan a restarle crédito en algunas decisiones, embarrarlo en otras y a decir que está en la cuerda floja. Para luego, llegado el caso, negarlo sin ponerse colorados. “Son cínicos, los que están al lado de Román te mienten en la cara, pero él sabe de dónde sale todo, lo sabe desde que era jugador”.

“Si gana es el Consejo, si pierde es Battaglia”, es otro de los motivos de bronca del entrenador y su gente. “No se crean todo el relato del predio”, advirtió otra fuente a este medio cuando se le atribuyó responsabilidad al Consejo en el cambio de puesto de Pol Fernández, de la derecha al centro del mediocampo.

Mirá también

Mirá también

En medio de irregularidad en el juego y en los resultados, en la búsqueda de una identidad que nunca termina de aparecer, el momento de alta tensión interna claramente no ayuda a este Boca que se juega la clasificación en la Copa de la Liga y en la fase de grupos de la Libertadores. 

A Battaglia hasta se lo nota nervioso en las conferencias, con frases desafortunadas que antes no se les escapaban, y desesperado por encontrar el equipo. “No está tranquilo. Pero no quiere irse. Hasta fin de año piensa seguir, salvo que lo echen o los resultados sean muy malos. Riquelme lo puso pensando que podía manejar todo todo, pero no. Seba ahora va a tratar de morir con la suya“, asegura su gente. Y completa una fuente que está todos los días en Ezeiza: “Román está furioso y Seba, que se dio cuenta de que lo mandaban al nicho, ahora mete mano sin avisar. Hay que ver cómo sigue esto, pero está todo mal”. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *