La revancha del Sicario Rojas con Boca

“Rompele el tobillo. ¡Hacete más duro, carajo!”. Pasaron ocho meses y tres superclásicos más desde el que se jugó en la Bombonera del 2 de enero, en el que el paraguayo Robert Rojas fue a marcar a Carlos Tevez de manera muy liviana y Boca logró el 2-2 en los minutos finales. Al zaguero de River le costó entender la lección de Marcelo Gallardo y repitió el error en la semi de la Copa Libertadores 2020 contra el Palmeiras. Sin embargo, el Sicario tuvo su revancha personal. Un Súper desquite en el triunfo de este domingo en el Monumental.

El zaguero paraguayo fue una fiera en el juego aéreo, una de sus principales virtudes. REUTERS/Gustavo Ortiz

El zaguero paraguayo fue una fiera en el juego aéreo, una de sus principales virtudes. REUTERS/Gustavo Ortiz

Mirá también

Rojas mostró los dientes filosos desde el inicio del partido en cada anticipo de cabeza y en cada cruce. Bloqueó con jerarquía a Orsini en el único ataque directo de Boca en el primer tiempo (una contra peligrosa) y metió un puntazo hacia el lateral izquierdo en una trabada con el mismo delantero. En esa acción, justamente, quedó demostrado que el guaraní de 25 años entendió lo que su compatriota y ex River Celso Ayala le marcó desde que llegó a Núñez: le faltaba rudeza para cumplir con un requisito básico en ese puesto.

Mirá también

El partido del Sicario contra el equipo de Battaglia fue casi perfecto. Es cierto que Boca se dedicó a refugiarse en defensa después de la expulsión de Rojo, pero el 2 de la Banda ganó la mayoría de los duelos aéreos con Orsini en los múltiples pelotazos de la defensa rival para el centrodelantero. Además, estuvo ligero, ágil e inteligente para anticipar y para cerrar hacia los costados. Así, con la sólida compañía del chileno Paulo Díaz, el equipo del Muñeco dejó sin chances a los puntas de Boca y recuperó rápido el balón para mantener un bloque compacto en posición de ataque.

Mirá también

Rojas no necesitó romper ningún tobillo para convertirse en un defensor más confiable y firme. Sólo le sumó intensidad a sus cualidades naturales para la marca y comprendió que, en determinadas ocasiones, necesitaba poner la pierna con más fuerza para que los delanteros sientan el rigor físico de su presencia.

Mirá también

Con la dupla Díaz-Martínez totalmente consolidada como la zaga titular, la baja por lesión (desgarro en el cuádriceps izquierdo) del zurdo ex Defensa y compañero de Robert en la selección paraguaya le brindó al bueno de Rojas la posibilidad de redimirse, de confirmar su valor como alternativa en el fondo y de sacarse aquella espina de La Boca…

Mirá también

El reto de Gallardo que marcó a Rojas

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *