La pelota nos enciende la ilusión

Entre los futboleros, hay unos cuantos nostálgicos de los torneos de verano. Aquellos cruces amistosos entre todos los equipos grandes, más otros emergentes y a veces algún invitado extranjero, primero en Mar del Plata y después también en otras sedes, de amistosos terminaban teniendo poco y nada. Se armaban unas roscas descomunales que dejaban pica para todo el año.

Partidos “livianos”, “de prueba”, “duros por la pretemporada”, que llegaron a costarle el puesto a más de un entrenador, y en los que varios jugadores vivieron sus primaveritas de idolatría y tuvieron sus tapas de Olé.

Eduardo Domínguez, nueva esperanza en Independiente (Prensa Independiente).

Eduardo Domínguez, nueva esperanza en Independiente (Prensa Independiente).

Un clásico chileno jugado por primera vez fuera de su territorio nos dio el aperitivo este viernes. Ahora salen a la cancha los nuestros: Independiente y San Lorenzo vienen del fondo del mar, de una temporada con menos para recordar que para dejar atrás bien pronto. Tienen problemas institucionales, deudas, inhibiciones, dificultades para conformar sus planteles, fugas de figuras.

Pero tienen también gloriosos escudos que defender, obligaciones de responder a la expectativa que genera todo nuevo ciclo y de devolver a sus clubes a los lugares donde la historia los encumbró.

Mirá también

A la cabeza de esas aventuras se han puesto Eduardo Domínguez y Pedro Troglio, dos entrenadores probados y respetados, que llegaron con mensajes optimistas y grandes esperanzas de crecimiento en sus carreras.

Troglio quiere hacer soñar a San Lorenzo.

Troglio quiere hacer soñar a San Lorenzo.

Mirá también

Sus equipos están como los hinchas: cansados, con covid, o contactos estrechos de familiares y amigos infectados, aburridos de las pálidas, zarandeados por las cambiantes indicaciones que nos dan los especialistas, buscando la app para poder entrar a la cancha.

Pero con la ilusión de que este año sí, de mirá cómo juega este pibe, de con ese espíritu vamos a pelearla; la ilusión que despierta cuando empieza a rodar la pelota, y a la que no vamos a renunciar.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *