La increíble cifra de goles que River pierde ante Banfield

El 6 de junio de 2014, en plena génesis de su ciclo en River, Marcelo Gallardo ya advertía que había nacido “para los grandes desafíos”. La Sudamericana, la Libertadores 2015, los cruces con Boca y el épico Madrid, entre otros históricos etcéteras, validaron su afirmación.

Sin embargo, este deté domador de adversidades se ha topado en 2021 con situaciones de inusitada complejidad. Que lo han forzado a resolver exitosamente problemas bastante complejos y muchas veces con recursos escasos.

Planeó un partido decisivo de CL con apenas 11 futbolistas disponibles, poniendo a un jugador de campo lesionado en el arco debido a que arrastraba 19 bajas por Covid-19, y lo ganó. Le tocó reconstituir un equipo por el desguace producto de convocatorias FIFA y lesiones, y lo sacó adelante con una cosecha de cuatro puntos de seis… Incluso en ese contexto se mantuvo en la pelea por la LPF.

Los goles que River pierde por las bajas frente a Banfield.

Los goles que River pierde por las bajas frente a Banfield.

Sin embargo, el nivel de dificultad ha crecido en la previa del partido frente a Banfield, cruce en el que defenderá la punta conseguida en el superclásico: el deté no sólo perdió a diez jugadores sino también el 78,6% de los goles que marcó en el torneo: seis de ausentes tuvieron presencia en la red, marcando 22 de los 28 goles de River en la liga local.

Y de este modo el número de bajas es tan significativo como lo que conceptualmente las pérdidas representan para Gallardo: el poder de fuego y la capacidad para capitalizar cada situación a favor fue algo que este modelo 2021 bis ha conseguido mejorar respecto de versiones anteriores. 

Por ello, que no esté Julián Álvarez es de por sí un problema, no sólo por los siete goles que marcó en la LPF o los otros tres que hizo hacer a través de pases decisivos, sino también por la contundencia que el Araña ha logrado demostrar en lo que va del semestre liguero: el 31,81% de sus tiros (22) terminaron adentro. Un nivel de eficiencia levemente inferior al de José Sand (35,7%) y que supera por mucho el de Martín Ojeda (23,25%), los dos goleadores del campeonato.

Su baja adquiere mayor peso puesto que esta vez no tendrán acción Matías Suárez (tres goles) ni Braian Romero (cinco), y que los relevos de ocasión -Federico Girotti, Agustín Fontana y Benjamín Rollheiser- aún no han logrado marcar.

El andamiaje también se resiente

Enzo Pérez sigue sin poder entrenarse a la par.

Enzo Pérez sigue sin poder entrenarse a la par.

Ahora bien, lo que River ha transformado en gol nació de un juego colectivo sostenido por un esqueleto a la vez desarmado. Sin el equilibrio, el pase preciso, el quite ni el empuje de Enzo Pérez -enjundia que logró trasladar a la red frente a Aldosivi y Sarmiento- o la visión y el sacrificio de Nico de la Cruz -hizo cuatro goles y dio una asistencia- el turno será de quienes por decantación ingresarán al equipo.

Es decir, un Santiago Simón escurridizo e inteligente pero todavía ajeno a los festejos, un Agustín Palavecino que parece ir recuperando terreno o un impredecible Carrascal, hasta aquí autor de tres goles pero de irregular andar…

Y entonces allí radica este nuevo gran desafío para Gallardo: la reestructuración obligada frente a un rival que cuenta con un 9 dulce (ver Juanma te…) y la necesidad de éxito en un contexto adverso. Porque una victoria podría ejercer todavía más presión sobre Talleres, aunque perder puntos podría implicar perder esa pole position que siempre brinda tranquilidad al pelear un torneo.

Para ello deberá compensar con retoques tácticos y de apellidos las pérdidas que se amontonaron como nunca antes. Gallardo, entonces, tiene en la cabeza las probables formaciones, cómo mover las fichas, de qué manera bloquearle caminos a Banfield… y el gol.

En su cabeza hay un gol…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *