La historia de Rey con River


Fue a los 13 años cuando, en una decisión difícil pero repleta de convencimiento, Rodrigo Rey dejó Las Parejas -ciudad ubicada a unos 100 kilómetros de Rosario-, saludó a su mamá Silvia y a su padre Gustavo y se marchó hacia Núñez. Allí lo esperaba la Novena de River, lo que sería el inicio de su carrera como arquero profesional. “Conozco mucha gente en el club, se me cruzan muchas cosas por la cabeza”, contó la primera vez que pisó el Monumental hace unos cuatro años, aunque defendiendo los colores de Godoy Cruz y con victoria incluida (fue 2-1).

Precisamente el Tomba fue el equipo que le permitió debutar debajo de los tres palos y en donde a partir de este sábado tendrá su segundo ciclo en el conjunto mendocino. Sí, el Flaco se formó en el Millonario pero nunca pudo asentarse allí, más allá de que vivió en la pensión y hasta estudió en la escuela del club. El fútbol invitó a pasar por Newell’s, por la Selección Sub 20, por el fútbol de Grecia (consiguió tres títulos en el PAOK) y el año pasado lo encontró en el Pachuca de México.

Dejó una buena imagen en su primer ciclo en el club mendocino.

Rodrigo es uno de los siete refuerzos que llegaron en este mercado de pases para el Tomba, en este nuevo camino que desandará en 2020 de la mano de Mario Sciacqua, quien llegó para reemplazar a Daniel Oldrá en el cargo. Y el arquero santafesino, de 28 años, sabe que no hay tiempo que perder: el elenco mendocino marcha último en la tabla, es el que más goles en contra sufrió en esta Superliga (36 en 16 PJ) y que viene de dos duras derrotas al hilo (0-5 vs. Talleres y 0-2 con Defensa).

Rodrigo Rey volvió al Tomba. Foto: prensa Godoy Cruz

Y no sólo eso: Rey entiende que su regreso al club será una dura prueba de fuego en lo personal, y que rápidamente deberá calzarse los guantes: Godoy Cruz es el equipo al que más le llegaron y que ostenta el mayor número de atajadas, 62.

Pavada de recibimiento el que le darán a Rey, que en su primera parte dejó una muy buena imagen y en su momento hasta se lo nombró como uno de los arqueros que River tenía en carpeta para suplir la salida de Marcelo Barovero. Nada de eso sucedió, finalmente, aunque este sábado se dará su tercer choque ante el de Núñez.

¿Y cómo le fue al Flaco? Ganó en el Monumental en 2016 (2-1) y luego no pudo en 2017, cuando los de Gallardo vencieron 2-1 en Mendoza con goles de Lucas Alario y Rodrigo Mora. Habrá que ver si este sábado en el Malvinas puede salvarle las papas a un Tomba que anda de capa caída…

MENDOZA (ENVIADO ESPECIAL).

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *