La dura vida del segundo de Messi


Desde el 2006, cuando el italiano Fabio Cannavaro se quedó con el Balón de Oro, ningún zaguero ha podido conquistar este premio. Eso sí, el lunes, el holandés Virgil van Dijk estuvo muy cerca: quedó a apenas siete votos de Leo Messi. En 2017, Van Dijk fue noticia mundial al convertirse en el defensor más caro del planeta: el Liverpool se lo compró al Southampton por 85 millones de euros, cifra top hasta ese entonces por un zaguero. Van Dijk comenzó su carrera en el Willem II de Holanda, jugando de… lateral derecho.

Mirá también

Y no andaba bien: el Willem II lo dejó libre (hoy se deben querer morir), así que, en 2010, se fue al Groningen. “Era un lateral lento y no era lo suficientemente bueno para jugar de central. Nunca fui un jugador destacado hasta que jugué para la Sub 19 y me convertí en capitán. Luego todo fue mucho mejor”, contó en febrero de este año en una entrevista con el periodista español Guillem Balague para la BBC Radio 5.

En su primer club en Holanda lo dejaron libre…

Mirá también

A los 16 años trabajó como lavaplatos en un restaurante de Breda, ciudad holandesa en la que se crió. “Ganaba unos 350 euros al mes y estaba tan contento que podía invitar a mis amigos a McDonald’s”. Años más tarde, cuando se confirmó su pase al Liverpool por 85 millones de euros, Jaques Lips, su jefe en el restaurante donde lavaba copas, dijo: “Sigo sin creerme que haya valido tanto, es increíble”.

Arrancó su carrera como lateral.

Una curiosidad es que en su camiseta prefiere que figure su nombre, Virgil, y no su apellido. Esto tiene una explicación: la mala relación con su padre. Con respecto a esto, uno de sus tíos, Steven, contó: “Se separó de su madre dejándola con tres niños y eso nunca le sentó bien”. Su madre es de Surinam y su padre, de Holanda.

Sólo usa su nombre en la camiseta porque está peleado con su padre.

En junio de 2013, Van Dijk firmó con el Celtic de Escocia, donde en una Champions se comió un 6-1 ante el Barcelona (no jugó Messi). Luego pasó al Southampton y, ya en 2017, fue al Liverpool, donde se consagró este año ganando la Champions. Algo increíble: ni Ajax ni PSV ni Feyenoord, los grandes de Holanda, jamás se fijaron en él…

Con su novia, a quien conoce desde que eran chicos.

¿Qué le gusta fuera del fútbol? “Las películas de Disney. Y me encanta llevar a mis hijos a Disneylandia”. Además es fana de Prison Break (la vio ocho veces) y de Game of Thrones. Eso sí, no es muy amante de las redes sociales. Van Dijk, que está casado con su novia de la infancia, es tan querido por los hinchas del Liverpool que ya le hicieron su canción: “Él es nuestro defensa central, él es nuestro número 4, Lo vemos defender y lo vemos marcar, el pasará el balón con calma como te gusta… Es Virgil van Dijk, es Virgil van Dijk”.

Mirá también TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2