La decisión final de Russo


La sonrisa con la que Miguel Ángel Russo entra por segunda vez en cuatro días al coqueto hotel Del Bono Park, ubicado casi en las afueras de la ciudad de San Juan, ya es una marca registrada. Su marca registrada. De la misma manera que el DT quiere que empiece a serlo este Boca que arribó en la noche del sábado a esta provincia para disputar el segundo y último amistoso de la pretemporada previo al reinicio de la Superliga, el domingo 26 contra Independiente a las 21.45, en la Bombonera. El juego de este domingo ante Paranaense, rival al que Boca enfrentó -y superó- dos veces en la última Libertadores, servirá para que técnico siga sacando conclusiones y, con la reanudación del torneo local a la vuelta de la esquina, ya empezar a modelar un 11 definitivo para afrontar las siete fechas que quedan.

Miguel ya dio algunos indicios de lo que pretende para el equipo. El dibujo, por ejemplo, parece tenerlo bastante claro. El 4-1-3-2, más allá de algún retoque, habría llegado para quedarse. Y eso quedó claro el jueves pasado frente a Universitario, en la primera prueba del equipo. Es que el técnico le da mucha importancia en el juego a la figura del volante central. Hace un tiempo, no cabía duda de que ese lugar era propiedad de Marcone, pero hoy ya no es tan así: Russo le sacó la telaraña a Campuzano y no sólo fue su mediocampista central en el primer amistoso; el colombiano, que por rendimiento casi no tuvo posibilidades de jugar con Alfaro, está decidido a ganarse el puesto y, según cuentan, de a poquito va convenciendo al entrenador. Miguel sabe que tiene que recuperarlo para que vuelva ser un volante de selección.

Mirá también Mirá también

Más allá de analizar nombres propios, algo a lo que el DT le esquiva permanentemente, lo que sí se dejó ver el jueves fue el plan que tiene para este Boca: un equipo más batallador, parado unos cuantos metros más adelante con respecto a la etapa anterior y saliendo a presionar bien arriba para forzar el error del rival cerca del área contraria. De hecho, Tevez elogió al nuevo DT justamente por ser “diferente” y por buscar que “Boca juegue bien al fútbol”. Pese a la falta de precisión propia de los trabajos de pretemporada, algo de esto pudo verse en el partido contra los peruanos, en el que el hombre de la sonrisa apostó a dos volantes muy veloces (Salvio y Villa), a un jugador de buen pie suelto delante del 5 (Bebelo Reynoso) y a dos nueve que no jugaron tanto de nueve (Tevez y Soldano).

Mirá también

¿Russo ya tiene el 11 para el debut? Posiblemente en su cabeza sí, o por lo menos una clara idea de lo que quiere. Y un modelo de equipo que terminará de potenciar cuando se reintegren al plantel dos piezas clave para él como Mac Allister y Capaldo, que anoche fueron titulares en el arranque del Preolímpico Sub 23. En ese sentido, Miguel está conforme. Aunque hubiese preferido algún refuerzo más para disputar la segunda parte del torneo, la Copa Superliga y la fase de grupos de la Copa. Sobre todo, un 9 de categoría como podía ser Paolo Guerrero, por más que Miguel ya tenga en mente cómo arreglársela con Ábila, Soldano, Hurtado (cuando vuelva de la selección) e incluso Zárate y Tevez.

Mirá también

El equipo que Russo pondrá en cancha ante los brasileños (lo confirmará a último momento) seguro no será el mismo que juegue dentro de una semana contra el Rojo, ya que la idea inicial es parar un 11 diferente al del jueves para ver en acción a todos. Pero sí le vendrá bien para hacer una última evaluación antes de jugar por los puntos.

“Acá no hay titulares y suplentes, todos rendimos examen y el que esté mejor va a jugar”, avisó Tevez, el capitán ante Universitario, haciéndose eco del mensaje que el DT le bajó al plantel apenas asumió. Quedan 90’ para terminar de ganarse su confianza.

SAN JUAN (ENVIADO ESPECIAL).​

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *