Kobe y sus últimas horas


Van pasando los días luego del trágico accidente aéreo en el que murieron Kobe Bryant (41) y su hija Gianna (13), y más detalles se van conociendo sobre el hecho, además de lo que hizo el propio Black Mamba en sus últimas horas. En la noche previa, se sabe que la leyenda de Los Angeles Lakers fue a un shopping y las imágenes muestran cómo jugaba con su hija Bianka (3), aunque ahora se conoció dónde estuvo Kobe en la mañana del domingo antes de morir.

Según el sitio británico Daily Mail, Bryant asistió a misa junto a su hija Gianna a las 7 de la mañana en la Catedral de Nuestra Señora Reina de Los Angeles, ubicada en Newport Beach. Una vez finalizada la Eucaristía, padre e hija dejaron la Iglesia para ir hacia el aeropuerto de John Wayne y subir al helicóptero a las 09:06. Llegadas las 10 de la mañana es cuando ocurrió el terrible accidente.

Kobe junto a su hija Gianna en 2009.

Mirá también

El obispo del lugar, Timothy Freyer, informó a través de sus redes sociales que era frecuente ver a Black Mamba en las celebraciones religiosas: “Kobe fue un ícono del baloncesto que nos inspiró a través de sus palabras y acciones para establecer nuestras metas, trabajar duro y alcanzar nuestros sueños. Era un católico comprometido que amaba a su familia y amaba su fe. Como residente y feligrés de Orange County en nuestra diócesis, Kobe asistía con frecuencia a misa y se sentaba en la parte de atrás de la iglesia para que su presencia no distrajera a la gente de centrarse en la presencia de Cristo”.

En 2015, Bryant había dado una entrevista a GQ donde afirmó ser un hombre de fe: “Soy católico, fui criado católico y mis hijas son católicas”. El legendario basquetbolista de la NBA solía asistir a misa los domingos y afirman que “formaba parte de la comunidad” de su Iglesia de referencia.

Mirá también

Julie Hermes, vocero de la Catedral, amplió lo dicho por el obispo Freyer y brindó más detalles: “Imagino que fue directamente al aeropuerto, porque la misa era de 7 a 8 de la mañana. Me han dicho que en general a las 7 de la mañana era su misa. Era muy discreto. Él entraba y se quedaba en la parte de atrás, y su familia también, y luego se iba un poco antes del final del servicio. Era muy querido en la iglesia, y era muy devoto, muy dedicado a su fe”.

“Nuestros feligreses lo conocían no solo de la iglesia sino de la comunidad, porque Kobe era una gran parte de esta comunidad. Así es como yo también lo conozco. Vivo muy cerca de él en Newport Coast. Era un tipo normal, no sabrías que era una celebridad. En la fila de Starbucks y en la de Sees Candy, si los niños querían tomarle una foto, él siempre aceptaba”, agregó Hermes.

“Era un tipo normal”, fue como describió Hermes a Bryant.

Mirá también Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *