Jugó contra el Real Madrid con dos clavos en la mano

Garra charrúa, noma’. Ronald Araújo tuvo una impresionante muestra de caracter en el Barcelona y demostró que está para grandes cosas: jugó contra Real Madrid tan solo cinco días después de someterse a una operación y lo hizo con dos clavos en la mano. Pidió estar y ayudar a sus compañeros, y Xavi Hernández dio el visto bueno.

El pasado 5 de enero, el defensor uruguayo sufrió una grave lesión durante el encuentro ante Linares por la Copa del Rey. A pesar de haber seguido en cancha sin problemas, el DT decidió sacarlos en el entretiempo para evitar un inconveniente peor. Después del partido, se confirmó que Araújo sufrió una fractura en el segundo y tercer metacarpiano.

Mirá también

El 7 de enero ya pasó por el quirófano y la intervención se realizó sin ninguna complicación. “Hola familia. Paso a contarles que gracias a dios estoy bien y que la operación fue buena. Ya estoy pensando en recuperarme y volver pronto”, rezaba el mensaje del uruguayo que publicó el Culé en sus redes sociales.

Este martes, en vísperas del duelo ante el Merengue por la semifinal de la Supercopa de España, Ronald ya se entrenó a la par de sus compañeros con un vendaje, el mismo que utilizó para El Clásico del día siguiente.

La radiografía de Araújo. (Foto: Twitter)

La radiografía de Araújo. (Foto: Twitter)

Mirá también

Llegado el día, dejó en claro su condición de crack. Disputó el encuentro a tiempo completo pese a todavía tener una cicatriz por curarse y dos clavos en su mano. Sin problemas, fue uno de los puntos altos de Barsa, siendo únicamente superado por Vinícius Jr. en el primer gol del Real.

Se la jugó y cumplió. (EFE / Julio Muñoz)

Se la jugó y cumplió. (EFE / Julio Muñoz)

Así le quedó la mano

Mirá también

El triunfo del Real ante Barcelona

Ya sin las luces a las que nos habíamos acostumbrado. Sin argentinos en cancha y con más promesas que realidades, el Real Madrid venció 3 a 2 al Barcelona y pasó a la final de la Supercopa. En Riad, por momentos, el clásico volvió a tener aquellos pasajes de buen fútbol que pusieron al fútbol español en la cima del mundo. Eso sí, el final de la historia volvió a ser la mismo de los últimos tiempos, los de blanco, con una sonrisa, y los blaugranas, con la cabeza gacha…

Hay que marcarlo, desde lo futbolístico, la diferencia entre el Real y el Barsa esta vez no fue tan grande. El Real siempre pareció un púgil regulando en una batalla que parecía tener a mano, pero el KO nunca apareció y los de Xavi estuvieron a la altura a pesar de tener que siempre remarla desde atrás.

El equipo de Ancelotti accedió a la final. (EFE/Julio Muñoz)

El equipo de Ancelotti accedió a la final. (EFE/Julio Muñoz)

Mirá también

Primero Vinicius (después de una siesta de Sergio Busquets), después Benzema y, ya en el alargue, Federico Valverde, fueron los tres golpes al mentón para el equipo culé. Pero, el Barsa nunca desistió de seguir luchándola, y gracias a Luuk de Jong y Ansu Fati (con una 10 que parece seguir bendecida), el partido siempre existió.

Quizás, al que más le pegó la derrota fue al propio Xavi Hernández, quien tuvo su primer derby como DT, y no pudo romper una llamativa racha: los últimos cinco entrenadores del Barcelona perdieron su primer clásico (Luis Enrique, Valverde, Setién, Koeman, y ahora Xavi).

Así las cosas, el Merengue ya espera en la final por el ganador de la otra semifinal entre el Atlético del Cholo y el Bilbao. Vale mencionar que, desde hace tres años, la Supercopa de España se define con los dos finalistas de la última Copa del Rey y los dos mejores de La Liga. Mientras tanto, Ancelotti ya se relame en busca de otro título…

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *