Indignación en Francia por las reacciones de Mbappé y Galtier

El primero en encender la mecha fue Alain Krakovitch, director de la división de larga distancia de la compañía ferroviaria francesa SNCF, quien el mismo sábado, luego del viaje del Paris Saint Germain a Nantes para disputar la sexta fecha de la Ligue 1, apuntó contra el conjunto parisino por la decisión de trasladarse en avión, pese a que la distancia entre ambas ciudades es de menos de 400 kilómetros (385) y a que existen trenes de alta velocidad que cubren ese mismo trayecto en dos horas.

La crítica, apuntaba especialmente al uso desmedido de los aviones y a la contaminación que este medio de transporte genera en plena crisis energética y ambiental. Y una vez instalada la polémica, no tardaron en sumarse voces a favor de esta postura, entre ellas la de la Ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Castéra, quien le dio su apoyo a la propuesta de la SNCF de transportar a los equipos de fútbol en sus desplazamientos por Francia. 

La polémica continuó creciendo con el paso de las horas y este lunes llegó hasta la conferencia de prensa del PSG previa al trascendental partido frente a la Juventus por la primera fecha de la Fase de Grupos de la Champions League. Y entre pregunta y pregunta de fútbol, llegó la pregunta que generó aún más ruido en Francia. No puntualmente por la consulta, sino por la reacción de Christophe Galtier y Kylian Mbappé al escucharla.

Es que inmediatamente, en cuanto el periodista terminó de preguntar, los dos se miraron y no pudieron contener las carcajadas (principalmente Mbappé). Y encima, Galtier se hizo cargo de la respuesta y con una broma que generó aún más indignación. “Sospechaba que íbamos a tener esta pregunta”, respondió el técnico. “Para serte muy sincero, este lunes por la mañana hablamos con la empresa que organiza nuestros viajes. Estamos viendo si no podemos movernos en un yate de vela”.

Mirá también

​El video no tardó en viralizarse en las redes sociales y poco a poco la noticia comenzó a generar un gran revuelo en Francia, a tal punto que terminó convirtiéndose en un tema de Estado. De hecho, el Ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, apuntó duramente contra Mbappé por su reacción.

Era el momento más inoportuno para reírse. Creo que todos tenemos que tomarnos en serio el cambio climático”, aseguró Le Maire en diálogo con el canal canal BFMTV.

Mirá también

Además, sobre la ironía de Galtier, expresó: “está fuera de lugar”. En la misma línea, el Ministro, aunque no se declaró cerrado a limitar con regulaciones el uso de vuelos privados, insistió en su posición de que “el reto del cambio climático supera la cuestión de los aviones privados y de las piscinas”. 

Antes que el titular de Economía, Galtier ya había sido objeto de críticas de otros miembros del Gobierno, como la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, quien nuevamente en su cuenta de Twitter le dijo que normalmente da “respuestas más pertinentes” y que tienen que hablar de sus polémicas palabras.

Por otro lado, alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, en la misma red social también lanzó un rapapolvo en dirección de Mbappé y Galtier: “¿Se despiertan, chicos? Esto es París”.

La polémica también generó ruido dentro del PSG

Las críticas por las reacciones de Mbappé y Galtier también golpearon con fuerza dentro del mismo club. Según detallan los medios parisinos, la respuesta del DT y las risas no cayeron para nada bien en las altas esferas del club y menos después de ver la repercusión que tuvo el tema en todo el mundo. 

Mirá también

Por otro lado, fuentes internas del PSG le reconocieron a RMC Sports que, en los 25 desplazamientos que hace el club a lo largo de la temporada, “siempre se hace un estudio atendiendo a distintos criterios, como el coste del viaje, el tiempo de trayecto y la accesibilidad, para poner en las mejores condiciones a los jugadores”. De hecho, el líder de la Ligue 1 remarcó que hace tres semanas viajó en micro a Lille.​

También la ligó Leo

El pasado viernes, la ONG Attac incluyó a Lionel Messi dentro de una campaña en las redes sociales contra los vuelos privados.

Bajo el título “Los ultra-ricos destruyen el planeta”, Attac hizo notar que “de junio a agosto, Lionel Messi ha realizado 52 vuelos con su avión privado, es decir 1.502 toneladas de CO2 (dióxido de carbono). Es tanto como genera un francés en 150 años”.

La ONG se quejaba de que, pese a todo, para la ministra de la Transición Energética, Agnès Pannier-Runacher, los que quieren restringir el uso de los aviones privados se equivocan.

Fue precisamente su colega, el ministro de Transportes, Clément Beaune, el que contribuyó a relanzar el debate sobre esos vuelos privados, a mediados de agosto, al indicar que estudiaba algún tipo de regulación y que lo más conveniente y lo más eficiente sería que eso se consensuara a nivel europeo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *