“Iba al mercado con la calculadora”

El fútbol tiene historias de superación increíbles como la de Franco Russo. Zaguero central, llegó a entrenar con la Primera de All Boys y se fue, sin debutar, a probar suerte a España, convencido de que podía dar el salto. Sin embargo, nada fue lo que esperaba: una lesión, el club no lo quiso, y deambuló por el Ascenso con la guita justa para comer hasta que en agosto, ocho años después de irse del país, tuvo su bautismo en la Liga.

Mirá también

“Al segundo día de entrenamientos me rompo el cuádriceps y de una semana para otra me dijeron que iba a firmar un contrato de cuatro años y al día siguiente me dijo el entrenador que ya no me querían. Ahí estaba sólo viviendo en Madrid en una habitación”, contó Russo (26 años), hoy en Mallorca, donde pudo cumplir su sueño de debutar en la Liga.

Franco Russo en su debut en Liga con Mallorca.

Franco Russo en su debut en Liga con Mallorca.

Su segunda prueba, en el Lleida Esportiu (Tercera División), tampoco terminó bien: “Me dejan en un hotel y al día siguiente me tenía que venir a buscar el director deportivo del club. Yo estuve todo el día esperando y me llamó por la noche para decirme que se había olvidado”. Sin embargo, por un conocido llegó al Tamarite (Cuarta División): “En ese momento tuve que decidir si ir a esa prueba o volver a Argentina”.

Mirá también

Sobre su peor momento: “Siempre se dice que el futbolista vive muy bien y que gana mucho dinero cuando uno está arriba… pero yo en el Tamarite cobraba por aquel entonces 50 euros por semana. Terminaba los partidos y me pagaban 50 euros y también la casa. Iba al mercado con la calculadora. No salía de mi casa ni para tomar un café. La prioridad era comer”.

Pero de ahí todo fue en subida. Russo pasó por las formativas de Espanyol de Barcelona, de ahí al Ontinyent (Tercera División) y dio el salto a Segunda cuando llamó la atención del Mallorca. Logró el ascenso a Primera, pero casi no tuvo protagonismo y en 2019 pasó a préstamo al Ponferradina. Parecía que otra vez se alejaba el sueño, pero este año finalmente se ganó un lugar en el primer equipo.

Mirá también

“En Argentina nos movemos por sueños. Hoy soy feliz por mirar para atrás y ver lo que se logra con trabajo y esfuerzo. Si lo pienso ahora, venir sin contrato a una prueba es muy difícil, a All Boys ya no podía volver y tuve muchos obstáculos como para abandonar”, finalizó en una charla con el sitio oficial del Mallorca.

Contrato hasta 2024

Debutó en agosto y fue titular el fin de semana pasado en la victoria del Mallorca sobre Levante. Hoy Russo siente que finalmente alcanzó su sueño y, a base de buenos rendimientos, a principios de 2021 renovó su contrato hasta el 30 de junio de 2024.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *