gol con ayuda y ovación

Paul Gascoigne marcó una era y una forma de jugar en Reino Unido. Vistió la camiseta de distintos clubes, siempre siendo clave, y lució, sobre todo, en Rangers, donde este domingo participó de un partido de leyendas del club ya retiradas. Un bálsamo en una actualidad atravesada por su adicción al alcohol y a las drogas.

Mirá también

El ex volante participó de un encuentro en el que se encontró con viejos conocidos y que de alguna manera fue una nueva bienvenida a la vida social: sus distintos problemas le generaron estar un situación incluso de pobreza durante un tiempo y hoy busca recuperarse.

Mirá también

El inglés jugó unos minutos ante un estadio lleno que lo recibió con aplausos y ovación. Sobre el final, pisó el área y buscó definir, aunque el físico no colaboró. Quienes si lo ayudaron fueron los rivales: un defensor se la devolvió para que pateará otra vez, ahora con dirección pero sin fuerza, y el arquero se tiró simulando esforzarse, pero dejando que el balón ingresara.

Mirá también

Una vez convertido el tanto simbólico, todos los compañeros y contrincantes se acercaron a abrazarlo y a saltar con él. Gascoigne, emocionado, casi entra en lágrimas y se sumó al festejo con sus compañeros.

Mirá también

UNA VIDA DIFÍCIL

La alegría del ex jugador y el esfuerzo de sus compañeros no es casual. Post retiro, ya en 2004, Gazza acrecentó su adicción al alcohol y a lo cocaína a tal punto que terminó de apoderarse de él. Tuvo internaciones por sobredosis, inconvenientes con la policía y llegó a estar internado contra su voluntad en una clínica de rehabilitación.

Mirá también

Su manager llegó a pedir ayuda en los últimos años, incluso sabiendo que eso iba a enojar a Gascoigne, y el presidente de la Asociación de Futbolistas de Inglaterra habia dado a entender que, en 2010, el ex jugador estaba en situación de pobreza y se habían viralizado imágenes suyas viviendo en la calle.

Mirá también

Gascoigne, en su peor momento. (The Sun)

Gascoigne, en su peor momento. (The Sun)

El deterioro físico de Gazza quedó evidenciado en este partido entre figuras históricas del Rangers. Con apenas 54 años, le costaban varios movimientos que en su época de jugador le salían naturalmente. Al menos se llevó una buena ovación.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *