“Gallardo quiere la Superliga y nosotros, también”


Se enfrió. San Martín de los Andes no está apto para bermudas. No, no. Pega y fuerte el frío flashback invernal: hasta se prevé que hoy caigan algunos copos de nieve en las cumbres del cordón cordillerano. Pero el comedor del Loi Suites está calefaccionado. Por eso Rafael Santos Borré se siente cómodo. De buzo, shorts y sandalias deportivas, se acomoda en una de las sillas beige a rayas rojas del cinco estrellas. “¿Si es bravo? Y, hay terrenos difíciles. Complicados. Con subidas y bajadas. A veces hace mucho frío y nos cuesta entrenar. Pero estamos intentando hacer lo mejor posible en esta pretemporada, ya que tenemos objetivos muy importantes por delante”, dice. La estepa patagónica no lo achica. Quiere aprovechar cada segundo en Chapelco Chico. Porque desea, como Marcelo Gallardo, como cada integrante de la delegación de River, ganar la Superliga. Una obsesión con olor a copa.

-Contra Independiente pueden quedar punteros de la Superliga. Para ese partido faltan apenas 11 días. ¿Es un arranque de año diferente porque muy rápidamente jugarán una final?

-Sí. El primero es un partido muy decisivo. Es el que nos va a permitir ponernos líderes y, si lo ganamos, de ahí en más depender de nosotros mismos. Nos estamos enfocando para sacarlo adelante y poder mantener latente la chance de conseguir ese objetivo corto que tenemos.

-Depender de ustedes mismos en un torneo de liga, ¿se parece en algo a lo que se vive en una copa?

-Yo creo que sí. Cuando empiezas a depender de tí mismo, se te hace fundamental el partido a partido. Porque ya sabes que ganando le mandas la presión a los demás equipos, ¿no? Por eso será crucial ganar ante Independiente: para poder tener esa ventaja de llegar a los partidos como punteros.

-¿Esta Superliga se encara, entonces, con una mentalidad copera?

-¡Sí, sí! ¡Claro! Hay momentos del torneo en el que se puede jugar con mentalidad copera. También es cierto que existen otros en los que se te vuelve un poco largo. Pero faltando tan poco…

-¿Qué? ¿Ahí sí es como una copa?

-En este intervalo de pocos partidos el enfoque es como si tuviéramos una Copa ahí cerca, que sabes que el partido a partido te puede llevar a ganar el título.

-Venís de un 2019 especial: lo cerraste siendo el goleador del equipo, ganando la Copa Argentina… Incluso, se te dio la posibilidad de anotar en una final de Libertadores. A pesar de todo lo positivo que viviste, ¿todavía te duele lo que ocurrió en Lima?

-Pues creo que eso siempre le va a quedar marcado a uno. Era una final de Copa Libertadores, para el grupo era muy importante. Sin embargo, ya nos hemos ido sacando de encima el dolor de a poco. Entendimos que había que enfocarse en el objetivo siguiente para poder ganar la Copa Argentina, algo que se consiguió…

-Un título que, ante la decisión de pelear la Superliga, resultó importante: no tienen que estar pensando en el repechaje de la Copa Libertadores.

-Sí, claro. Pero más que centrarme en la Copa Argentina, lo hago en todo lo que hizo el equipo a lo largo del año anterior: pelear la liga, la Libertadores, ganar títulos…

-Tenías razón cuando dijiste que era más difícil la final ante Flamengo que la que disputaron ante Boca.

-Sí, claro. Fue más difícil por la mentalidad que había que tener. Venías de salir campeón, de hacerlo en un superclásico, de jugarlo fuera de tu país y con todo lo que pasó… Entonces, volverle a meterle a tus jugadores la mentalidad de querer ir por otro título era algo muy difícil. Nosotros, durante el camino de la Copa 2019, nos marcamos ese objetivo y pensamos en que lo podíamos conseguir. Pero el desgaste fue muy grande. Y creo que eso al final siempre te termina marcando.

-¿La Superliga anestesiaría u haría olvidar lo de Lima?

-No. No tiene nada que ver. Porque ganar la Superliga no te va a devolver el ser campeón de la Copa Libertadores. Sí sería algo muy lindo para nosotros. Sabemos que para el club es muy importante competir en todos los torneos. Es un lindo reto para nosotros.

Mirá también

-¿El torneo local es la obsesión de Gallardo?

-Es un título que él no tiene. Y quiere conseguirlo. Él es ambicioso, nosotros también. Queremos ganar todo, lo que representa una virtud. Y el ganar todo implica quedarnos con la Superliga. Y si tienes el objetivo ahí cerca, ¿por qué no ir por él?

-¿Les machacó Marcelo esta idea?

-Gallardo lo ha tomado con mucha tranquilidad. Obviamente, él quiere conseguirlo. Ya logramos la Copa Argentina, ahora el nuevo enfoque es el torneo local. Luego ya empezar a jugar otra vez la Libertadores, la Copa de la Superliga, la Argentina…

-Trofeos que quedarían hermosos en el museo que te prepararon en tu casa de Colombia. ¿Cómo surgió la idea?

-Fue una sorpresa. Yo tenía todas las cosas guardadas: camisetas importantes, medallas de los títulos en Colombia y en la Argentina, el trofeo de goleador, preseas que me gané con la selección juvenil… Las tenía guardadas en varias maletas. Pero en diciembre, mi esposa -Anita Caicedo- me sorprendió: junto con mis suegros y mi cuñado me armaron en casa ese detalle, que fue muy especial.

Mirá también

-¿Qué le falta al museo?

-Y, creo que lo que falta es la Superliga, puede ser algo lindo… Después, por qué no, meter otro trofeo de goleador en alguna liga en la que esté. Y más adelante me gustaría ganar algo con la Selección Colombia.

-Dijiste ”en alguna liga en la que esté”. ¿Ya pensás en volver a Europa?

-Sí, claro. Uno siempre quiere tener la oportunidad de dejar el nombre de su país en alto. En Argentina hemos hecho las cosas muy bien, gracias a Dios, pero uno siempre tiene la ambición de seguir consiguiendo más. Ojalá pueda regresar.

-¿La inestabilidad y el dólar no te haría repensar tu continuidad ?

-No, en ese sentido estoy muy tranquilo. Soy parte de un gran grupo, tengo buenos compañeros, un equipo que pelea por todo. No me quiero apurar a tomar una decisión que más adelante me pueda costar.

San Martín de los andes (enviado).

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *