Firmas, fotos y emoción por River


“Yo soy hincha de Boca, pero acompañé a mi familia. Haceles una nota que están desde temprano acá…”.

La señora no quiere dar ni su nombre. Está rodeada de 3.000 hinchas millonarios. Es una infiltrada. Pero una infiltrada de corazón. Porque lleva un par de horas allí, al costado de la Ruta Nacional 40, esperando a que su marido y su hijo puedan cumplir un sueño único: sacarse una foto, saludar, tocarle la mano al pasar a alguno de los futbolistas de River que habitualmente ven por tevé, que salen en los paquetes de figuritas, pero a los que jamás vieron cara a cara. Que decidieron este domingo devolverles el cariño a esos hinchas que el viernes realizaron un histórico pasillo de 6,5 kilómetros para recibirlos. 24.000 gargantas riverplatenses entonado los hits que más pegan en el Monumental.

Ramón y Ciro, hijos de la fana xeneize, viajaron desde Neuquén capital sólo para estar allí, pegaditos al celoso vallado de seguridad. “Vinimos exclusivamente a esto. Estamos re agradecidos al club”, explica papá. “Estamos a 1.200 kilómetros de la posibilida de ver a River”, remarcan.

Los jugadores de River con los hinchas a la salida del hotel en San Martín de Los Andes.

“La familia está dividida”, revela el hijo, quien se tomó fotos con Matías Suárez, Javier Pinola y Lucas Martínez Quarta. Detrás de cámara, mamá sonríe. Está feliz. No le importa su empatía cromática futbolística. Boca queda en un segundo plano si los tuyos están felices.

Karen también se acerca a Olé con su camiseta. La histórica. La más vendida de la historia de River. La del 9 de diciembre de 2018. Con parche de campeón y todo. “La firmó Pinola, Martínez Quarta, Casco y Zuculini. ¡Es la re emoción!”, plantea. En 2019 estuvo en la cancha, pero “esto no es igual”, esto “es una emoción muy grande”. Javier también es de Zapala y lleva a upa a su hijo. “Sacamos fotos y Suárez nos firmó la bandera. Es histórico. Único. El viernes viajamos para esto…”, se emociona quien hizo base en San Martín de los Andes a la espera de esta chance.

La idea surgió del plantel. Y se concretó luego del primer turno de entrenamiento en El Desafío. La RN 40 quedó parcialmente colapsada por los fanas que se acercaron rápidamente y desde temprano a Chapelco Chico para intentar saludar a sus ídolos. El lunes comienza nuevamente la rutina laboral, se termina el descanso y las chances de hacerse una escapada extra large desde los puntos cercanos -y no tanto- de la Argentina. Por eso, hubo un estimado de 2 kilómetros de cola para llegar al lugar en el momento en el que el micro del plantel atravesaba el arco de ingreso al predio en el que hace base.

Los jugadores de River con los hinchas a la salida del hotel en San Martín de Los Andes.

Hay filas de autos, camionetas y hasta bicicletas. Los fanas fueron incluso caminando desde San Martín. 15 kilómetros a pie, con un frío que nada tiene que ver con los veintisiete grados del sábado, y la amenaza de lluvia latente. Nada importa. Porque el plan era estar cerca de River. Y se cumplió. Al que madruga…

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ENVIADO ESPECIAL).

Mirá también Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *