Figal, la sorpresa en Boca: ¿por qué sería titular?

Estaba afuera del partido con Gimnasia. De la lista, del equipo, de la final. En la primera nómina que entregó Hugo Ibarra, Nicolás Figal seguía ausente y todo parecía indicar que se perdería otro choque decisivo, el octavo desde que se lesionó. Sin embargo, el pedido de postergación que realizó Boca y que el Lobo aceptó, para pasar el encuentro de miércoles a jueves, le jugó a favor. Y él se encargó del resto: pidió estar, el DT lo escuchó y lo probó de titular en la práctica.

La decisión del Negro sorprende porque Figal, más allá de sus ganas, todavía no está al 100%. Sin embargo, su predisposición para llegar a este partido, el día ganado por la postergación y la necesidad de cubrir una zona en la que Boca dio claras ventajas en Rosario, terminaron de darle forma a su presencia en el Bosque, que igualmente puertas adentro llamó la atención. Porque ni siquiera tiene una práctica de fútbol: lo de este jueves, en Ezeiza, fue un trabajo táctico.

Figal no está al 100%, pero el equipo lo necesita. (Prensa Boca)

Figal no está al 100%, pero el equipo lo necesita. (Prensa Boca)

Mirá también

Mirá también

Pero en definitiva, hay varios factores que inclinaron la balanza a favor del ex Independiente: el flojísimo nivel de Roncaglia (responsable directo en el primer gol de Newell’s, junto con Luis Advíncula, hasta ahora no dio la talla), la grave lesión de Marcos Rojo, el hecho de que Carlos Zambrano esté tocado (igual jugará) y la falta de confianza en el Pola Aranda (extrañamente, no entró en Rosario y terminó jugando Advíncula de 2, dando ventajas de todo tipo), también le dan un marco a su apresurado regreso.

En efecto, Ibarra siente que necesita mayor seguridad en el fondo, sobre todo en un equipo que perdió la solidez por las bajas y también el recambio defensivo. De hecho, pasó de tener el arco en cero en los últimos cinco partidos a recibir tres goles en los últimos tres. Y el DT entiende que no puede volver a dar las ventajas que dio en Rosario, sobre todo porque con Gimnasia no tiene margen de error: debe ganar para no llegar abajo de Racing a la definición del domingo.

Una ausencia también llamativa

El último partido de Nicolás Figal fue hace más de un mes: contra Lanús, el 14 de septiembre, el día que terminó en una pierna y jugando de volante, para no dar ventajas atrás. Desde entonces, Boca emitió un solo parte médico del defensor: traumatismo en la rodilla derecha. Pero su tiempo de recuperación, los siete partidos que estuvo afuera, marca que fue mucho más que eso. Es decir, el diagnóstico inicial no respondió a su larga y llamativa ausencia.

Se metió en la segunda lista de concentrados. En la primera, no estaba. Foto: @BocaJrsOficial

Se metió en la segunda lista de concentrados. En la primera, no estaba. Foto: @BocaJrsOficial

Mirá también

Mirá también

Incluso, en el club hay quienes dicen que, una vez que pare el torneo, el defensor deberá hacerse un tratamiento especial en la rodilla para no volver a vivir estos vaivenes en esa zona. De hecho, su lesión de base fue contra Unión (salió a los 39′). Dese ahí, estuvo un mes y medio parado, hasta que regresó contra Platense. Luego, se mantuvo en el equipo y hasta fue titular en el superclásico con River. Pero con Lanús volvió a resentirse. Y lo mismo le pasó en el calentamiento previo con Aldosivi (iba a ir al banco).

La cuestión es que el defensor no quería perderse justo ahora la definición del torneo y Boca lo necesita. El día de más jugó a favor, aunque no fue el origen del pedido, claro está.

De todos modos, Ibarra recién confirmará el equipo este jueves, antes del partido con Gimnasia, pero en principio Figal acompañará a Zambrano en la zaga central, junto con Advíncula y Fabra en los laterales. Sería un regreso tan necesario como inesperado…

El 11 que paró Ibarra  

Rossi; Advíncula, Zambrano, Figal, Fabra; Romero, Varela, Pol, Ramírez; Langoni y Pipa.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *