Ferro quedó a un punto del descenso

Con hilo y aguja en la mano, Ferro intentará cerrar una herida que todavía tiene abierta. Con hilo y aguja, el punto de sutura le dejó sabor a poco a un equipo que estiró a diez los partidos sin lograr triunfos en el campeonato y que quedó a apenas un puntito del último puesto en la tabla, sí, a un puntito de la zona del descenso. Pese a que luchó y mostró una mejor cara que en sus últimas presentaciones, Oeste se tuvo que conformar con el 2-2 ante un Defensores de Belgrano que no logró alcanzar los puestos de Reducido.

EL 1-0 DE ENZO DÍAZ

Intenso y eléctrico. Con muchos goles y de ida y vuelta. Cambiante y sin un protagonista principal. Así fue el primer tiempo en el Bajo Núñez. El Verde tuvo la iniciativa y, luego de la reacción del Dragón, logró ponerse otra vez en partido. Por un lado, estuvo la capacidad goleadora de Enzo Díaz. Por el otro, la calidad de Juan Manuel Olivares y el golazo que aportó Fernando Chávez.

EL GOLAZO DE OLIVARES

Digno de la irregularidad que vienen manejando en la temporada, ninguno de los dos pudo sostener los buenos pasajes de fútbol. Para nada. Las equivocaciones desnudaron las falencias defensivas y expusieron las dudas que manejan en la última línea.

BOMBAZO DE CHÁVEZ PARA DEFE

La visita golpeó en el inicio con el goleador de la Primera Nacional. El 9 apareció solito en el segundo palo y la empujó luego de un corner. Sin embargo, cuando parecía que iba a aprovechar el envión del 4-0 a JJ Urquiza por la Copa Argentina, una genialidad de tiro libre de Maravilla equilibró el resultado. Como si fuera poco, el local lo dio vuelta con un zapatazo desde afuera del área. Aunque el hambre de gol de Díaz fue suficiente para poner el 2-2.

DOBLETE DE DÍAZ PARA FERRO

El complemento fue un copy paste de lo que sucedió en la primera etapa. Porque hubo poca generación de fútbol aunque muchísima intensidad para ir en busca de la victoria. Porque ambos dejaron espacios en el fondo y casi se terminan quedando con las manos vacías. Porque Agustín Benítez evitó el triunfo de Ferro tras un cabezazo de Claudio Mosca. Porque Mariano Miño le ahogó el grito a Juan Ignacio Baiardino. Un punto que aún no cicatriza…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *