Estudiantes llora a Alejandro Sabella, maestro de la “escuela” Pincharrata –




Estudiantes de La Plata llora la partida de Alejandro Sabella, uno de los “Maestros” de la histórica escuela “pincharrata” que deja un legado imborrable, entre otras cosas, por la Copa Liberadores de América de 2009 y el torneo Apertura 2010, los últimos títulos del club.

“¡Hasta siempre, Profesor! Usted es la estrella que elegimos y que llevaremos con orgullo en nuestro pecho. Gracias por tantas enseñanzas y por su legado. Descanse en paz, la Familia Pincha lo recordará eternamente”, fue el mensaje con el que Estudiantes despidió a Sabella a través de sus redes sociales.

El vínculo de Estudiantes con Sabella nació en 1982 cuando, a los 28 años, todavía como jugador decidió volver a Argentina luego de su paso por Inglaterra para sumarse al equipo de Carlos Salvador Bilardo.

Hasta siempre, Profesor! Usted es la estrella que elegimos y que llevaremos con orgullo en nuestro pecho. Gracias por tantas enseanzas y por su legado

Descanse en paz, la Familia Pincha lo recordar eternamente pic.twitter.com/74D3Qpoj8V

Estudiantes de La Plata (@EdelpOficial) December 8, 2020 Allí, Sabella se destacó en un recordado mediocampo que formó junto a Marcelo Trobbiani, José Daniel “Bocha” Ponce y Miguel Ángel Russo.

El “pincha” de Bilardo conquistó el torneo Metropolitano de 1982 y con la partida del “Narigón” al seleccionado argentino, el equipo quedó a cargo de Eduardo Manera, quien luego encabezó la conquista del Nacional de 1983.

Sabella, dueño de una zurda prodigiosa, se ganó el cariño de los hinchas de Estudiantes que lo adoptaron como propio a pesar de no haber surgido de la cantera platense.

A principios de 1985, “Pachorra” se fue a Gremio de Porto Alegre tras recibir una importante oferta económica para la época pero su paso por Brasil no fue el mejor, ya que no pudo adaptarse y luego de un año retornó a Estudiantes a préstamo por tres meses.

De esa experiencia por Brasil le quedó grabada una frase del entrenador Valdir Espinoza: “El fútbol es una lucha por los espacios, el que mejor y más rápido los ocupa, gana”.

Su segundo ciclo como jugador no tuvo el éxito del primero pero el destino le tenía preparado un nuevo capítulo de su historia con Estudiantes.

En marzo de 2009 y ante la renuncia de Leonardo Astrada, la dirigencia de Estudiantes encabezada por Rubén Filipas contrató a Sabella como entrenador.

En su presentación, con el equipo en medio de la Copa Libertadores, el flamante DT leyó una carta donde expresó su orgullo por volver al club que lo “recibió como un hijo más”.

Para armar su cuerpo técnico decidió rodearse de dos hombres de la casa como Julián Camino, su compañero del equipo campeón en 1982, y Claudio Gugnali, también surgido de las divisiones inferiores del “León”.

Sabella enderezó al equipo que clasificó en la segunda posición del grupo por debajo de Cruzeiro, de Brasil, al que se reencontraría en la final.

Con un equipo liderado por Juan Sebastián Verón y compacto en todas sus líneas, Sabella logró la cuarta Copa Libertadores para Estudiantes y se metió en la historia grande del club.

Mariano Andújar, Leandro Desábato, Rodrigo Braña, Verón, Enzo Pérez y Mauro Boselli fueron las figuras de un equipo histórico que dio la vuelta en el Mineirao de Belo Horizonte en la edición número 50 del máximo torneo continental.

A fin de ese año, Estudiantes quedó a un paso de la gloria cuando estuvo a punto de ganarle al Barcelona de Josep Guardiola y Lionel Messi en la final del Mundial de Clubes en Emiratos Árabes.

Su charla previa al partido fue grabada y difundida tiempo después y quedará por siempre como uno de los mejores planteos tácticos del siglo XXI.

Con buena parte del equipo campeón de la Copa Libertadores, Sabella formó un nuevo equipo que peleó los dos frentes en el primer semestre pero recién pudo alcanzar el objetivo en la segunda parte del año con la obtención del Apertura 2010.

Luego de casi cien partidos dirigidos, dos títulos inolvidables y casi dos años al frente del equipo, Sabella renunció a su cargo de entrenador en febrero de 2011 por diferencias con la directiva.

Su exitosa primera experiencia como líder de un cuerpo técnico le abrió las puertas del seleccionado argentino.

Tras superar un cáncer, Sabella pudo volver a sentir el cariño de la gente de Estudiantes en la inauguración del estadio de 1 y 57 en noviembre del año pasado.

Más de diez años después de la obtención Libertadores, Sabella se reencontró con viejas glorias del club y también con muchos de sus dirigidos en esa etapa gloriosa.

Estudiantes llora la partida de su “Maestro”, el último técnico campeón y un emblema de la escuela que dejará un legado imborrable entre los “pincharratas”.





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *