Estudiantes abrió una escuela de oficios para sus jugadores

“Si no estudiás, no podés jugar”. Desde hace un tiempo, ésa es la línea que bajó Estudiantes para sus deportistas en general y para sus jugadores de Inferiores en particular. De hecho, en el 2015 abrió un secundario exclusivo para sus juveniles que, para poder jugar en sus categorías, tienen que estar al día con su escolaridad. Pues bien, ahora el club anunció la apertura de una escuela de oficios, que también se ampliará de manera libre a sus socios y simpatizantes.

A partir de un convenio firmado entre la Fundación Estudiantes, que preside Juan Sebastian Verón (actual vice del club), y la Universidad Tecnológica Nacional, los deportistas que practican distintas disciplinas en el club tendrán acceso gratuito a cursos de electricista domiciliario y de armador y reparador de PC.

Mirá también

Verón, vicepresidente de Estudiantes, en el anuncio de la apertura de la escuela de oficios del club.

Verón, vicepresidente de Estudiantes, en el anuncio de la apertura de la escuela de oficios del club.

Mirá también

Las clases tendrán la modalidad teórico-práctico, buscando capacitar y nutrir a sus estudiantes de los elementos y del conocimiento indispensable para poder tener alguna salida laboral, sobre todo para aquellos deportistas amateurs, que así tendrán la posibilidad de aprender un oficio.

La visión de Estudiantes está muy clara en ese sentido: su dirigencia considera que no sólo debe involucrarse en el aspecto social sino también en la formación de sus deportistas a todo nivel. Y también poder brindarles otro tipo de beneficios a sus socios y simpatizantes.

Mirá también

El colegio secundario para Inferiores

Si bien Estudiantes tiene un colegio privado que contempla todos los niveles, inicial, primario y secundario, y que está ubicado en el Country Club de City Bell, en el 2015 el club abrió un bachillerato con orientación en Ciencias Sociales exclusivo para sus jugadores de Inferiores (a cargo de Sebastián Turner, coordinador de Educación y deporte de la institución), con el fin de que la escuela sea un complemento esencial y obligatorio a su crecimiento como futbolista. La formación del ser humano, de la mano con la del jugador de elite.

Es por eso que, para jugar en sus categorías, los juveniles del club están obligados a asistir a clases y a tener las materias aprobadas. Para eso, la institución se basó en una estadística que marca que ocho de cada diez chicos que se inician en el fútbol amateur de un club, dejan la escuela. Y sólo el 20% de esos jugadores llegan a firmar un contrato profesional. Así, el objetivo es que tengan herramientas por si no tienen la posibilidad de seguir una carrera en el fútbol.

Por eso, esta escuela de oficio busca brindarles nuevas oportunidades a ellos y a todos los deportistas del club.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *